La guerra civil de América


Por: Michael Puertas. Editado por: Camilo Valderrama

América pasó de la incertidumbre a la zozobra. Los peores pronósticos se cumplieron y el cuadro escarlata cayó frente al Deportivo Pereira de local. Esta derrota lo deja muy comprometido en el Grupo B y mirando de reojo el polémico cuadrangular de equipos históricos que se realizará en enero.

Esta frase la encontré anoche en una cuenta de Twitter, y decidí acuñarla, tal vez porque es lo más cercano a lo que sucedió anoche en la cancha (y para tristeza, vergüenza y deshonra de esta enorme hinchada) en los graderíos del estadio Olímpico Pascual Guerrero.

Y aunque ninguna guerra es justificada, algo que tienen en común, es que todas tienen un detonante, y el de ayer fue la “actuación” de América ante el Pereira, 10 minutos de una utopía que nos parecía ver a un equipo con algo más de voluntad y deseos de ganar 3 puntos que lo dejaran en la cima del cuadrangular por encima de Rionegro, pero no pasó de eso, de una utopía que de a poco se desvaneció en la noche caleña.

Pereira le encontró la manija al partido, hizo eco en la presión a un José Rodrigo Castillo que lució perdido totalmente como recuperador, a un Steven Tapiero que fue más voluntad que juego con pausa y claridad, y de un Jhon Pérez a quien pareciera, la camiseta le queda como una cobija.  Los visitantes aprovecharon su buen momento, y el orden con el que explotaron las falencias de América, un balón filtrado a espalda de una lenta zaga defensiva y un error de Suarez en la salida, y a cobrar. 2 a 0, y tres puntos muy bien obtenidos por parte de los pereiranos en el otrora inexpugnable templo americano.

Pero en el segundo tiempo, los aires de confrontación empezaron a asomar, el ambiente se tornó pesado en la tribuna popular, el anillo de seguridad del ESMAD no daba a entender otra cosa. Hasta que finalmente, sucedió lo que nadie quería, pero lo que todo el mundo presagiaba, invasión a la cancha, pelea con la policía hasta con armas blancas en mano (lo cual muestra la ineficiencia de los dispositivos de seguridad), y el caos reinante en el Pascual.

Se tenía rabia, sí, pero de la rabia se pasó al miedo, al temor de ser herido por una puñalada. Robarse trapos de la propia hinchada americana, golpearse como salvajes frente a las cabinas de  transmisión de los medios, hacer que la gente que solo va  a ver un partido  tenga que refugiarse en los camerinos, destruir una móvil de televisión…Eso no es de hinchas, eso es de vándalos, de inescrupulosos que se escudan en  esta camiseta para cometer cuanta barbaridad les venga en mente.

Lo sé, estamos cansados (me incluyo), pero no es la forma de protestar ante la actitud displicentemente famélica de estos jugadores; existen los banderazos, las protestas afuera de la tribuna, los trapos colgados al revés, no se…hay mil métodos, ¿Pero ingresar a la cancha, romper con todo y con todos?…felicidades, genios, lo único que lograron, es que hoy seamos objeto de vergüenza nacional, que el hincha americano se sienta más burlado que de costumbre, que sea estigmatizado, y peor aún, que el club tenga que jugar a puertas cerradas, con una fuerte sanción económica en Dimayor, y para rematar, con el pago de los daños ocasionados por el vandalismo rampante que anoche tristemente se apareció en el Pascual.

Pero no solo eso, formaron la guerra civil de América, los hinchas “agarrados” en redes sociales, los periódicos y noticias hablando única y exclusivamente de los desmanes, y lo más doloroso, un futuro por demás incierto, sin saber si quiera si el equipo podrá jugar en su propio estadio, con más deudas de las que ya se poseen, y con el temor sembrado, de que este comienzo guerrerista, nos lleve a límites insospechadamente trágicos.

Cualquier duda o comentario háganla saber a la cuenta en Twitter @MichaelPuertas

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>