Una ‘muerte digna’: Caso de Brittany Maynard.


Por: Estudiantes de séptimo semestre de Comunicación Social- Periodismo.

 “No hay nada en el mundo sobre lo que cada hombre tenga título más inexpugnable que sobre su propia vida”. Arthur Schopenhauer
El suicidio asistido es una forma de eutanasia que consiste en  la decisión y acto mismo de la terminación de la vida de una persona en etapa terminal de una enfermedad incurable. Para realizar este procedimiento no es necesaria la presencia de médicos y estos no están autorizados para administrar la sustancia letal. Es el paciente quien tiene la autonomía tanto de suministrarse el medicamento como de decidir no realizarlo. Las entidades de salud están en la obligación de prestar sus servicios en caso de que después de tomado el medicamento el paciente se arrepienta.
Para que se lleve a cabo este procedimiento, un médico debe dar el aval de que el paciente se encuentra en estado terminal. La eutanasia es una “acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente”. Según La Organización Mundial de la Salud (OMS)
La eutanasia se puede realzar de diferentes maneras:

eutanasiados

eutanasiauno

El suicidio asistido o la muerte asistida es ilegal en muchos lugares del mundo a excepción de países como Suiza, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y cinco Estados Federales de los Estados Unidos como, Oregon, Montana, Washington, Nuevo México y Vermont. En Latinoamérica, Argentina aprobó la Ley de ‘muerte digna’ en 2012, que les permite a los pacientes con enfermedades terminales el derecho a rechazar procedimientos para prolongar artificialmente sus vidas en caso de sufrimiento. En México, desde el 2008 existe la normativa para el ‘bien morir’, aplicada para personas desahuciadas que viven en la capital; en este país los pacientes piden dejar de recibir asistencia médica para no prolongar sus vidas.
Britanny Maynard
Uno de los casos más recientes sobre el suicidio asistido, es el de Brittany Maynard, quien cumplió con su decisión de morir voluntariamente, apoyándose en la Ley de la Muerte Digna que rige a partir de 1997 en el Estado de Oregon, provocando una oleada de debates sobre el derecho a morir por voluntad propia.
Maynard había anunciado que acabaría con su vida el primero de noviembre para no sufrir los estragos del tumor cerebral de tipo  ’glioblastoma multiforme’, diagnosticado en enero por los médicos que atendían su caso. Brittany decía sufrir, por los efectos de las medicinas que le eran suministradas y los tratamientos para su enfermedad que le provocaban hinchazón en el rostro, fuertes ataques epilépticos y dolores constantes de cabeza.
Esta joven fue sometida a una craneotomía parcial y una resección parcial del lóbulo temporal, para detener el crecimiento del tumor, pero en el mes de abril determinaron la agresividad del cáncer que acabaría con su vida en un período de seis meses. Por esto junto su familia, su esposo Dani Díaz, su madre y su padrastro, decidió mudarse de San Francisco, donde no existe la ley de Muerte Digna a Oregon, en la que si rige actualmente.
A pesar de hacer pública la decisión de acabar con su vida, Brittany estuvo llena de dudas y confusiones, como lo expresó en un video subido a YouTube, ”Todavía no ha llegado el momento adecuado para morir”. “Todavía me siento suficientemente bien y todavía tengo suficiente alegría y sigo sonriendo junto a mi familia y amigos, por lo que parece que todavía no ha llegado el momento adecuado”.
El caso de Maynard, ocasionó controversia en los principales medios de carácter internacional.”Adiós a todos mis queridos amigos y familiares que amo. Hoy es el día que elegí para irme con dignidad ante mi enfermedad terminal, este terrible cáncer cerebral que se ha llevado tanto de mí… pero que podría haber tomado mucho más”. Lo anterior, lo escribió a manera de despedida y fue un mensaje compartido por millones de usuarios en la web. “Brittany  falleció, pero su amor por la vida, la naturaleza, su pasión y su espíritu perduran”, dijo la presidenta de la organización Compassions & Choices, Barbara Coombs Lee.
Brittany Maynard, reconoció que es injusto que la mayoría de la gente no pueda acceder a la muerte con dignidad, por no contar con los recursos físicos, jurídicos y la atención médica adecuada.
Sin embargo a causa de la decisión de esta joven, la fundación Compassion & Choices utiliza más estrategias legales y medidas electorales para que este derecho sea aprobado en más Estados de EEUU. Esta organización ha puesto en marcha diversas propuestas educativas en cinco Estados (California, Colorado, Nueva Jersey, Massachusetts, Connecticut) con el fin de promover la legalización del derecho a la ‘Muerte digna’.
Desde los medios de comunicación, este es un tema que por su gran impacto mediático ha reabierto el debate de la eutanasia y de la muerte asistida en todas las esferas y contextos  del mundo, ya que el papel de los medios ha sido crear un show que desde el caso de Brittany Maynard, ha contribuido no solo a la división de las opiniones entre  quienes están de acuerdo y quienes la rechazan, sino también a la presión ejercida que de alguna u otra forma se le ejerce a la persona que aún no define su decisión de morir.
Ante temas controversiales como este, ¿cuál debería ser el papel de los medios de comunicación? ¿debe ser neutro, parcializado o simplemente informativo? Los medios son un espejo que refleja la forma en como la sociedad actúa. Pueden ir delante de la sociedad o atrás, basados en valores y fundamentos que no son vigentes.
Los medios también son actores sociales que inculcan y reproducen  costumbres, valores, pautas e ideas. Lo que hacen, influye en la gente, en sus pensamientos, sus comportamientos y  la conformación de sus valores. Por ende, vemos evidente que los medios no han asumido un cubrimiento suficiente y responsable del asunto. ¿Quien puede juzgar si es buena o mala la eutanasia? Seguramente habrán muchas respuestas a favor o en contra dependiendo de la óptica, ya sea religiosa, jurídica, económica, política, o moral con la que se mire.
La eutanasia en Colombia
En el caso de Colombia, la Corte Constitucional despenalizó el homicidio “por piedad”, que hasta ese momento era sancionado con tres años de prisión. En este caso, se aplica cuando las personas expresen su voluntad de poner fin a su vida, asistidos por un médico.
En el antiguo Código Penal, artículo 326, se tipifica como delito el ”Homicidio por Piedad”, esto es causarle la muerte a otro llevado por una motivación personal de piedad, sin que medie el consentimiento de la víctima, con el fin de terminar su sufrimiento a consecuencia de una lesión corporal o enfermedad.
Desde el año 2012, se puso en discusión la práctica de la eutanasia y la asistencia al suicidio, y para ello se viene constituyendo un proyecto donde se reglamente la forma de proceder hacia los pacientes que tengan condicionada su vida, por una enfermedad letal e irreversible, para poner fin a la misma.
El Senador Armando Bennedetti hace defensa a la eutanasia, pero asegura que no se ha reglamentado por temor a obispos y curas, sobre todo en un país altamente religioso y de ideas conservadoras arraigadas como lo es Colombia.
Las condiciones para despenalizar el homicidio por piedad son además del padecimiento de una enfermedad incurable, situaciones que se deben expresar reiteradamente por el afectado, que se tome la decisión de manera consciente y autónoma y que el acto se realice por un médico. En Colombia el doctor Gustavo Quintana, es reconocido como el doctor muerte, su labor, más allá de la sanación se ha desplazado a la ayuda a morir en condiciones de dignidad.
El debate generado por este caso es también un asunto económico, pues las entidades que se encargan de realizar las muertes asistidas cobran, no solo por los medicamentos letales que administran, sino también por la labor de acompañamiento (servicio prestado). Así como las entidades de salud que cobran por los tratamientos que buscan alargar un poco más la existencia de los pacientes con enfermedades terminales.
Planteado así,  ambos servicios van más allá de alargar un poco más la existencia o darle una muerte digna al paciente, el mecanismo de salud se inclina por el dinero que puedan ganar, al fin y al cabo la salud y con ella la vida son su negocio, sobretodo en nuestro país.
La eutanasia es así mismo un asunto político, pues desde la protección del Derecho Fundamental a la vida, se está reconociendo la autonomía y propiedad que tiene cada individuo sobre su existencia, es por ello, que se debe respetar esta decisión como parte de la libertad que tiene una persona.
Una decisión personal
Como asunto político y económico, éste también es un tema tocado  por la religión y el catolicismo, ya que se considera que sí Dios dio la vida a los seres humanos, él es el único que puede quitarla, desaprobando sin ningún tipo de consentimiento este acto o esta decisión.
La Iglesia Católica debe de replantear su postura sobre este tema, así como su máximo ente, el Papa Francisco lo hizo con el matrimonio entre homosexuales, para dar un apoyo espiritual desde el catolicismo.
“El mundo es un hermoso lugar, los viajes han sido mi mejor maestro, mis amigos cercanos y mis padres son quienes más me han dado. Tengo incluso un círculo de quienes me acompañan en torno a mi cama mientras escribo … Adiós mundo. Compartan buena energía. Vale la pena!”. Brittany Maynard
Se debería dimensionar la eutanasia, como una decisión personal, que busca brindarle al paciente una muerte digna, que permita la elección ante el sufrimiento desmesurado de una enfermedad, sin prejuicios ni presiones externas.
Realmente se debe  tener cierta madurez mental y ser un libre pensador para adoptar y aceptar este tipo de ideas, puesto que una persona conservadora o fundamentalista religiosa, desaprobaría inmediatamente esta posición a la que hemos llegado. Finalmente se considera que esa decisión es tan personal que ninguna ley debería regularla, pues como se cita al comienzo:
  “No hay nada en el mundo sobre lo que cada hombre tenga título más inexpugnable que sobre su propia vida”

Este texto es el resultado de un ejercicio de creación colaborativa al estilo wiki, realizado por los estudiantes de séptimo semestre 2014-2 en la materia de Convergencia de medios III.  Ver Proceso de creación

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>