El color negro del win: Lo que sale de la boca del Wuayúu (II)


guajiraup

 

Reportaje por: Daniel Fernando Velázquez Villegas y Diana Carolina Grisales Botero

Fotos: Daniel Fernando Velásquez Villegas

Mapas: Daniel Fernando Velásquez Villegas y David Calderón

 El lado oscuro del Win, la lucha de un pueblo por el derecho a una fuente de vida.

Como parte del proyecto de expansión,  Cerrejón diseñó un plan para desviar 26 kilómetros el cauce del  río Ranchería, ya que debajo de este tramo ubicado dentro del terreno que tienen en concesión, se encuentran 500 millones de toneladas de carbón. El proyecto 60 millones Después de 39 años de explotación del terreno guajiro y en el marco de las políticas de expansión del Cerrejón; la empresa crea un proyecto que pretende aumentar la explotación de carbón de 30 millones de toneladas a 60 millones de toneladas. Según explica Mauricio Ramírez, administrador público residente en Riohacha, “hay muchas posibilidades de explotar carbón, pero llega un punto en que no es rentable seguirlo haciendo en tantas profundidades”. Como parte del proyecto de expansión,  Cerrejón diseñó un plan para desviar 26 kilómetros el cauce del  río Ranchería, ya que debajo de este tramo ubicado dentro del terreno que tienen en concesión, se encuentran 500 millones de toneladas de carbón. A todo este gran proyecto lo denominan “IiWO’UYAA”, que hace alusión a la primavera en la lengua wayuunaiki. Según palabras de Vicenta Siosi, líder Wayúu residente en Riohacha,

Autor: Daniel Villegas - David Calderón

Autor: Daniel Villegas – David Calderón

En 2011 invitaron a las autoridades tradicionales de la zona a una reunión en Albania. “A mí me dijo mi tía, que es la autoridad tradicional de Pancho, que la habían invitado a una reunión y les explicaron el proyecto, luego los invitaron a otra reunión en la mina y les dieron un libro, que se supone son los estudios de viabilidad que ellos hicieron. Me contaba mi tía que ellos quieren desviar el río y quieren que firmemos unos papeles, pero nosotros no podemos firmar nada porque para eso toda la comunidad debe estar al tanto, entonces les dijimos que vinieran a las comunidades. Fueron a Pancho el 28 de marzo del 2012. Estaban también dos representantes de la oficina de asuntos indígenas del Ministerio del Interior, dos abogados, representantes de la contraloría y de la personería; había también un ingeniero especializado en aguas, representante de la empresa INGETED, que iba a hacer el desvío. Todos ellos llegaron allá porque la ley 99 ordena que todo proyecto debe ser socializado y concertado con las comunidades”.

Autor: Daniel Villegas

Autor: Daniel Villegas

Teniendo en cuenta que las autoridades tradicionales de la zona son Wayúu, es  de carácter imperativo contar con un traductor que les ayude a comprender los asuntos que se tratan durante la reunión, sin embargo, por lo que cuenta Vicenta, los traductores sí estaban, pero sólo tradujeron los saludos. La presencia de funcionarios del gobierno y las actas de concertación firmadas durante la reunión de socialización con los grupos de interés, demostraban que el proyecto de desviación del río era un hecho. “Ellos no dijeron esto es un proceso y les estamos consultando, no, ellos dijeron, vamos a desviar el río, eso va a ser una gran obra de ingeniería, todo va a seguir igual pero les vamos a dar unas compensaciones, pidan lo que ustedes quieran”, recordó la líder wayúu. La comunidad, aunque ingenua, no podía comprender por qué razón si todo iba a seguir igual la empresa quería compensarlos.

Autor: Daniel Villegas

Autor: Daniel Villegas

El río se va a secar  Ante las dudas de algunos de los asistentes a la reunión, los funcionaron aceptaron que habría una serie de afectaciones; que el agua vendría más turbia y que posiblemente el río se secaría en verano, unos meses antes de lo habitual. Lo más grave es que ellos mismos, en otros documentos, plantearon que se podría presentar una pérdida parcial de agua del acuífero del río.

Los Wayúu que han vivido allí desde siempre, saben que el río no se seca nunca. En las épocas sin lluvia baja su caudal, pero nunca se seca. Esto despertó la alarma tanto de Vicenta como de algunas autoridades ambientales. Cuando anunciaron que en la siguiente reunión se recibirían las peticiones de compensación y se protocolizarían los acuerdos, el miedo y la incertidumbre crecieron. Las comunidades pedían hilos para la confección de chinchorros y mochilas, algunos solicitaban kits escolares, otros pedían un tanque para la escuela y un parque. Al enterarse de esto Vicenta les dijo: “pero el río tiene sus pescados, ustedes tienen que pedir algo que reemplace ese sustento, pidamos un estanque piscícola, un sistema de industrialización para el cultivo de cereza silvestre”. Cuando Cerrejón volvió al siguiente mes para la concretización del acuerdo y escuchó las propuestas, se negó. Argumentando que ese tipo de cosas requerían agua y que era más factible darles una cancha de fútbol o el parque. Vicenta, indignada, estaba segura que el río se secaría; pensaba en cómo alimentarían los pozos profundos del acueducto y los molinos de viento, de dónde iban a tomar agua los animales que vienen de las tierras áridas de la alta Guajira, arreados por sus dueños con el fin de saciar la sed durante las épocas de extremo calor. Qué iba a pasar con las plantas medicinales y los espíritus del río, a dónde irían a limpiarse de los malos sueños y las malas energías, de dónde saldría el barro con el que esculpen vasijas y platicos. Sumida en el desasosiego decide entonces escribirle una sentida carta al Presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos, expresando sus temores frente al proyecto del Cerrejón y frente al futuro incierto del pueblo Wayúu si éste se llevaba a cabo. Al mismo tiempo, esta gran líder se percató de enviar copia de la carta a varios amigos y conocidos que esperaba pudieran ayudar a difundirla. Según cuenta,  “la carta salió en El Espectador, salió en el noticiero CM&. Se hizo tanta bulla que después hicieron una manifestación, una expedición por el río, un foro de dos días en Riohacha para el cual Corpoguajira, entidad encargada de velar por los recursos ambientales de la región, brindó su apoyo; hasta las FARC mencionaron el tema del río en la inauguración del proceso de paz en Oslo”. Al acudir a Corpoguajira en busca de licencias y estudios ambientales, Leonel Inciarte, del grupo de administración del agua, aseguró que el proyecto del desvío nunca fue formal y por tanto la corporación no había recibido una solicitud de licencia. Existen estudios de sedimentación que determinan consecuencias negativas de la actividad minera actual, pero nada más.

Foto: Daniel Villegas

Foto: Daniel Villegas

“Nos salvamos de milagro” Después de todo el alboroto creado por la carta, el Presidente Santos realizó un comité en Maicao al cual asistieron personas que antes habían sido escogidas por un departamento de protocolo. Vicenta fue vetada para participar en dicha reunión y el tema del río Ranchería también. Aún sin ninguna respuesta por parte del Presidente, todo el movimiento generado sirvió para que no sólo la comunidad Wayúu se concientizara de los alcances reales del proyecto, sino para que muchos colombianos se enteraran de lo que estaba pasando en una región conocida por la belleza de sus paisajes, pero olvidada por el Estado, según lo sienten las comunidades. “Nos negamos a la desviación porque los viejos dicen que si nosotros permitimos que el río se desvíe, nuestra comunidad se va a acabar.

. La empresa Cerrejón emitió un comunicado informando de la postergación del proyecto, justo antes de presentarlo en una plenaria del Senado, alegando que el precio del carbón había bajado. Indagando a fondo sobre este argumento y la posición de la compañía minera, no fue posible obtener ninguna respuesta.

¿Dónde va a vivir Pulowi, madre de todo lo que hay en el agua? Aún después del aplazamiento del proyecto de desviación del río, la explotación de carbón que se realiza en La Guajira está afectando considerablemente a la cultura Wayúu. Por un lado, muchas de las comunidades ribereñas han tenido que ser reubicadas porque sus viviendas ya no son seguras, esto implica que han tenido que dejar atrás el arraigo que trae para ellos la tierra, lugar donde descansan sus ancestros. “La pérdida del territorio es para ellos una expropiación”, afirma Aníbal Mercado, director de la Administración del Consejo de Palabreros. Por otro lado, se ven obligados a adoptar nuevos estilos de vida en sus nuevos lugares de residencia. +

En documentales como “La muerte negra”, explican que al día de hoy, además de la sedimentación, hay una contaminación del agua con ácido sulfúrico que se origina por el contacto entre el agua y el carbón (mineral compuesto de azufre). El ganado y los chivos beben líquido contaminado y cuando no mueren, pueden llegar a intoxicar a los seres humanos que consuman su carne. Los habitantes del resguardo indígena afirman que las plantas y el ambiente se cubren de polvillo y plomo proveniente de los explosivos utilizados para sacar carbón del subsuelo, así mismo, estas explosiones provocan movimientos de tierra nunca antes vistos en la región.

A modo de reflexión ¿Si el agua y el aire son riesgosos para la salud de quienes habitan la región, que va a pasar con estas comunidades? ¿Tendrán que dejar su arraigo en búsqueda del wïn, líquido vital para el sostenimiento de los seres humanos? ¿Tendrán que renunciar a sus tradiciones en aras de garantizar un futuro saludable para las nuevas generaciones? ¿Qué aportes trae esta actividad económica para el país? ¿Acaso las regalías, dinero destinado a subsanar el daño a las comunidades, son realmente empleadas en la mejora de sus condiciones de  vida? El porcentaje de regalías que paga la empresa Cerrejón corresponde  solamente a un 8% de su ganancia y aún cumpliendo con esta responsabilidad, las comunidades no reciben todo lo que les corresponde.  

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>