Un arroz que se quedó en bajo


 

Banner

 

Por: Mellissa Álvarez Figueroa, Natalia Muñoz Gonzalez y Juliana Herrera Giraldo. 

La llamada crisis arrocera en que se sume Colombia actualmente, deja ver un panorama que resulta poco favorable para los agricultores que se dedican al cultivo del arroz. De esta problemática se cuecen varias posiciones, intentando encontrar un equilibrio que beneficie desde los agricultores hasta los consumidores y que no deje a ninguno como “un arroz pelao”.

La Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz) y algunos agricultores de la zona tolimense, actualmente no cuentan con una buena relación. Según estos arroceros, la federación no les brinda el apoyo suficiente para mejorar en el campo; por otro lado, Fedearroz comprueba que sí se hacen estudios de investigación para beneficiar al agricultor.

En las planicies tolimenses de Saldaña el día empieza muy temprano para los agricultores arroceros. Estos tienen que aprovechar las primeras horas de la mañana para hacer la mayor cantidad de actividades posibles, ya que después, esos 40° característicos del clima de esta región no dejan respirar. Aquella temperatura ascendente hace pensar que el infierno se ha manifestado en la tierra.

Agricultor Arrocero

Sin embargo no se escuchan quejas de parte de ninguno de estos hombres y mujeres de manos cansadas, ya que  la mayoría de ellos piensan que “si no se trabaja no se come” y bajo esa frase aprovechan aquellas horas en las que que el aire aún es fresco y cada bocanada no se convierte en un vaho de sudor salado.

La mayoría de habitantes de Saldaña trabajan en los cultivos de arroz. Para ellos, el infierno no son los 40° que hacen sudar a chorros, su condena es más grande, pues consiste en la lucha contra el gremio de Fedearroz.

 - Felipe Rondón

 

EL ARROZ DE CADA DÍA

Más del 45% de la población mundial consume arroz, este representa el 80% de su dieta y  mil millones trabajan este cereal.

Del mismo modo en que se produce arroz, su consumo es colosal, tan solo piense

Arrozcultivoen cuántos platos que son puestos en su mesa contiene el cereal: lechona, tamal de arroz, bandeja paisa, arroz atollado, arroz con leche, arroz con huevo… la lista de platos es infinita, su diversidad y facilidad no discrimina estrato, de

Desde el estrato 1 hasta el estrato 6  se come arroz.

Hace algunos meses, casi un año, se empezó a ver un racionamiento de arroz ,  en las cafeterías, en los hogares, incluso los restaurantes de arroz chino ya no es igual o simplemente cerraron; los costos aumentan y como aseguran varios consumidores, los sustitutos del arroz no son nada seductores, a no ser que quiera remplazar su plato de arroz por sorgo o avena.

¿Se puede imaginar usted una vida sin arroz? ¿Cuánto está dispuesto a pagar por una libra de arroz? este alimento de la canasta familiar parece que empieza a incrementar su valor, afectando  el bolsillo de los colombianos.

LA SEMILLA  VS. EL CULTIVO

“Yo no utilizo semilla de Fedearroz, en Saldaña estamos usando una semilla llamada Venezuela 21…la cual llega de contrabando. Es la realidad, tú preguntas y el 70% de los arroceros usa Venezuela 21″,dice Felipe Rondón, agricultor de Saldaña.

Estas medidas se toman a raíz de que Fedearroz no distribuye una semilla como la requiere el arrocero, de excelente calidad y que brinde buena producción. No se trata de la importación ilegal, se trata de que el arrocero, ese campesino que trabaja 12 horas diarias, cuatro horas más de las legales vigentes, tiene la necesidad de comprar esta semilla.

Infografía

Muchos agricultores compran la certificada, la compran una vez  y conservan lo mejor de esa cosecha para volver a sembrar otro cultivo para su consumo, lo cual es legal. Por otro lado, su comercialización es ilegal ante la mirada contundente del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y La Federación Arrocera. Esta es la realidad que vive día a día el agricultor.

De acuerdo con Roberto Botero, líder de Dignidad Agropecuaria, junto a otros representantes del gremio a nivel nacional, se reunieron con el ministro de agricultura Aurelio Iragorri y plantearon una posible solución:

‘’Teniendo en cuenta que el arroz importado no está siendo moderado  con las políticas que contiene el TLC, se deben estipular unas políticas justas en proporción con la cosecha nacional’’ otra de las peticiones escuchadas por el ministro es la necesidad de controlar el contrabando arrocero ya que como lo explica Roberto ‘’El arroz a Colombia entra como Pedro por su casa’’.

“La lucha como productores para que se nos fije un precio mínimo de referencia que garantice la recolección nacional y se sepa a cómo se va a vender… ya que con esto se decide si se siembra o no se siembra” dice Roberto Botero.

EL SUBSIDIO PARA GRANO

“Nosotros somos el gremio que atiende, gestiona, administra, investiga, desarrolla y promueve el cultivo de arroz en el país y en todo lo relacionado con el comercio exterior… sean necesidades de los agricultores”, afirma Edwin René García, funcionario de Fedearroz.

Vehículo

En la Federación se implementan muchas estrategias para que el arrocero se tecnifique más, esto lo hacen por medio de capacitaciones rurales en Tolima, las cuales no tienen costo alguno.

El ingeniero Henrry Morales perteneciente al Fondo Nacional del Arroz informó el pasado mes de abril en la emisora ‘Viva el Campo’ que se proporcionaron una serie de cursos, hablando de la competitividad de los cultivos, de los tratados de libre comercio y de por qué el agricultor de hoy debe tecnificarse.

“En el año 2013 el gobierno dijo que para el caso del arroz tenemos 10 mil millones de pesos” afirma Edwin René García, estos 10 mil millones de pesos deben ser distribuidos equitativamente para su debida repartición, esto equivale a 20 mil pesos por hectárea por cada agricultor registrado; así que la federación decidió que esta distribución de ayudas será directo a la industria. Para ilustrar, García dice que se hizo una compra de 28 estaciones meteorológicas y una inversión para permanentes capacitaciones, él termina diciendo:

“Lo que se busca con el agricultor es que se modernice y compre maquinaria”

LO QUE SE ESCUCHÓ

‘’Hace dos o tres años sembramos una semilla de Fedearroz en 11 hectáreas y no nos nació ni una pepa”, afirma Felipe Rondón Gutiérrez, agricultor quien habla con desconsuelo y cólera al momento en que se le menciona a su representante y el de todos los arroceros del país.

Felipe no siente representación de Fedearroz , considera que el dinero que la Federación toma, tiene destinaciones dudosas.

Cairo

Los subsidios destinados para los agrónomos parece que no son invertidos en lo que el pequeño y mediano agricultor necesita.  “que bueno que la federación sacara una semilla al precio que es, es que para esto usted tiene que tener plata, ellos tienen un << Fomento arrocero>> ¿Dónde está el apoyo que tienen para nosotros?”. A José Ignacio Sierra y a su esposa les gustaría que Fedearroz llegara a su pequeño corregimiento en el kilometro 15 vía al Cairo y les dijera: “Mire… esto le tenemos a los agricultores que han perdido, les venimos a traer esta semilla para que echen para adelante”… ‘’pero ellos no vienen’’ dice el señor Sierra mientras se pone su gorra sucia por el polvo.

La mayoría de los agricultores del Cairo y Saldaña coinciden con José Ignacio en la falta de apoyo para el sostenimiento adecuado de los cultivos, entre otras necesidades, como la investigación para la creación de una nueva variedad de semilla, esto conllevaría a una producción de alta calidad y mayor rentabilidad tanto para el agricultor como para la industria y el consumo.

 

MOLINO, EL FACTOR CLAVE PARA NO DEJAR ESTE ARROZ EN BAJO

 - Jose Manuel Suso,  molino La Esmeralda

En esta lucha constante por alcanzar un precio justo son los molinos quienes le compran el arroz a los agricultores, lo procesan y lo comercializan. De acuerdo a lo que ellos digan se gana o se pierde, a veces sin tener en cuenta  el esfuerzo que cuesta cada grano del blanco cereal  para los agricultores, ya que cultivar arroz requiere un enorme nivel de cuidado y dedicación, que se espera encontrar reflejado en un beneficio monetario que dé cuenta de ese tiempo que se ha invertido.

Compra

“Hay muchos agricultores vendiendo su arroz y hay poquitos molinos que lo compran, en el país estamos hablando de 100 molinos pero ¡solamente dos o tres molinos manejan más del 60% de las compras con un peso muy fuerte!” afirma Roberto Botero.

Desde el 2009 no se registraba en Colombia un precio tan alto en el campo arrocero, según cifras de Fedearroz, hace seis años el precio por tonelada fue de 1,081,257 en el mes de enero, los siguientes meses tuvieron un bajón en su precio hasta 721,275. En lo que se lleva de este año 2015,  el precio por tonelada se sostiene por encima de 1,196,786.

Según estadísticas de Fedearroz, el consumo de arroz en los colombianos se mantiene en 41Kl percapita hasta el 2013.  ‘’Los colombianos somos los únicos en América que venimos decreciendo en el consumo,  porque no hay arroz suficiente y porque la gente no es capaz de pagar el arroz ’’ dice José Manuel Suso, gerente administrativo del molino La Esmeralda S.A.

Los molinos no pierden en esta situación, ellos se basan en ley de la oferta y la demanda, si baja la producción en el campo, ellos aumentan el precio para el consumidor y si por el contrario, hay una buena producción, el precio en el mercado va a estar moderado, como se dice coloquialmente ‘ganan por derecha y ganan por izquierda’.

arrozmolino

En el año 2009 el gobierno cerró las fronteras con Ecuador y Perú para importar arroz, hecho que impactó a más de un industrial porque gracias a los beneficios del Pacto Andino, el arroz podría entrar al país con 0% de arancel, mientras que en este momento por acuerdos del TLC, el arroz de Estados Unidos entra con un arancel del 80%. Esto se ve reflejado a la hora de ir a comprar la libra de arroz en la tienda o supermercado; lo que aseguran los industriales es que no hay arroz para cubrir la demanda de consumo en los colombianos.

Por el momento, los productores de arroz de las diferentes zonas del país, se limitan a pagar un impuesto obligatorio a la hora de ir al molino, con este dinero que se retiene, los industriales lo depositan en Fedearroz para destinarlo a investigaciones científicas.

 - José Manuel

El arroz se consume a diario en la mayoría de dietas y se escucha con frecuencia los beneficios que trae. Los colombianos deben estar sujetos a las variaciones de su precio, a los problemas que radiquen entre su gremio y sus productores. Este cereal, como base de la pirámide alimenticia y como alimento esencial en la canasta familiar,  hace pagar en ocaciones un precio volado con tal de tenerlo al alcance.

Es desconcertante escuchar a una gran cantidad de agricultores que no se sienten representados, no sienten el apoyo suficiente y que tienen una permanente incertidumbre de cuál será su situación de productividad en las cosechas futuras. ¿Cuánto está dispuesto a pagar por el arroz?

“Es como le digo yo… eso está como botar la moneda a ver qué cae, si sello o cara… entonces ¡Uno tiene que estar en la jugada!”

José Ignacio Sierra pequeño agricultor del Cairo k15

 

En la siguiente transmisión se podrá escuchar una idea de los procesos arroceros que se realizaron en Saldaña y las denuncias que  esta comunidad  manifestó contra  Fedearroz.

 - Emisión radial

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>