El carbón: Cigarrillo de las regiones mineras


Fotografía: Daniela Angée Taborda

Fotografía: Daniela Angée Taborda

La minería hoy es la mayor causa del desplazamiento de la agricultura en regiones como Boyacá, generando también daños ambientales y afectando la salud pública. 

 

Autores: Daniela Angée Taborda, Juan Camilo Montes Ramírez

 

Entre las verdes montañas de la cordillera oriental, la arquitectura de un pueblo colonial y un clima que exige el uso de abrigo, está el municipio de Tasco, en el norte del departamento de Boyacá. La agricultura y minería son la principal fuente laboral en el lugar. El Páramo de Pisba es un Parque Nacional Natural que comprende un total de 45000 Km2 de los cuales 1800 Km2 son de jurisdicción tasqueña, el resto (43200 Km2) se divide entre las poblaciones de Socotá (35550 Km2), Socha (1350 Km2), Pisba (810 Km2) y Mongüa (5490 Km2). La mayor parte de la población de Tasco (6601 Personas) vive en el sector rural (4716 personas) el cual está, en su mayoría, en zona de páramo.

En Tasco la población está polarizada, de un lado los mineros y del otro los ambientalistas, debido a que la minería desde hace dos décadas se ha convertido en el motor económico de los habitantes, pero afectando los recursos naturales y contaminando el lugar. Además, que hasta el 2011 fue indiscriminada, es decir, sin controles, de manera ilegal y con minas en zona de páramo. Entre esta división de la población sobresalen las afectaciones que son visibles, cualquier persona que viaje al lugar podrá encontrarse con ‘parches’ negros de minas activas, así como desérticos de las inactivas.

Fotografía: Daniela Angée Taborda

Fotografía: Daniela Angée Taborda

Además el páramo de Pisba es una fuente hídrica para 130.000 personas de los departamentos de Boyacá y Casanare. Lo cual significa que la extracción del carbón dejará su polvillo y podrá llegar a la población, los ríos y la fauna, ya que son partículas que pueden viajar en el aire y quedar en cualquier lugar, es decir, que por mínima que sea la contaminación, las comunidades estarán corriendo riesgos de salud.

La Mancha Negra 

Coge la nevera, la cuelga en su hombro izquierdo, se pone una gorra y sale a vender sus yogures, helados y aromáticas. Todos los días lo hace, de eso vive. Está casada con un tasqueño y vive ahí hace 32 años. Doña Inés León, una mujer de mediana edad, ojos claros y corta estatura. Su recorrido es a pie, mientras ve las minas de carbón que hacen parte del paisaje de las montañas en la región. A ella le “da una tristeza, que la gente del mismo pueblo no defienda su terruño”, dice que las personas solo tienen un interés económico y carecen de sentido de pertenencia por la naturaleza.

Junto a esta ausencia (no defender su terruño) que expresa doña Inés, está el carbón, un mineral con componentes tóxicos para el ser humano así como contaminantes para el medio ambiente. Este es un combustible fósil que lo compone carbono, hidrógeno y oxígeno, que forman una mezcla heterogénea con material orgánico e inorgánico, donde el segundo es el que causa la polución del mineral en el momento que el polvillo tiene contacto con el agua, esta unión puede aparecer en su extracción y transporte. Con esta combinación se suman una lista de posibles elementos tóxicos entre los que se encuentran el plomo (Pb), mercurio (Hg), níquel (Ni), cromo (Cr), cobre (Cu), entre otros.

El carbón entonces expone la vida vegetal y humana con estos elementos químicos, primero por la emisión de gases que contamina el aire, segundo por los drenajes con ácido de metales disueltos que contamina el agua y tercero por la destrucción a la vida vegetal que causa una mina; así como la alteración de los paisajes, porque ahí – en las montañas – es donde se realiza la extracción minera.

Fotografía: Daniela Angée Taborda

Fotografía: Daniela Angée Taborda

La minería presente en Boyacá no es poca, así lo revela un censo minero realizado por el Ministerio de Minas y Energía en 2011. Para entonces, en Boyacá habían 2649 minas, de las cuales 1804 contaban con título minero y 845 no. Además data a este departamento como el primero a nivel nacional en explotación de carbón mineral con el 53.5% de minas de este tipo en el país.

En lo corrido del 2011 habían 133 minas en el área rural de Tasco, así lo reveló un informe que nos facilitó la inspección de policía municipal. Pero de igual forma en el transcurso del 2011, fueron suspendidas cerca de 37 minas, de las cuales el 62% fue por falta de licencia ambiental y el 38% porque eran ilegales.

El terruño

El sol salió y la noticia recorrió cada casa. La explotación minera a gran escala había llegado a Tasco. Ese 10 de febrero de 2013, Mauricio Reyes, líder ambiental, se levantó como de costumbre y a eso de las seis de la mañana lo llamaron para decirle “que habían subido con unos equipos, que decían que eran equipos de Hunza”. Inmediatamente fue a confirmar. Después de hacerlo, junto a él, tasqueños y habitantes de la región, se unieron en una sola voz por su terruño e hicieron un campamento en la vereda ‘Calle arriba’ para bloquear la vía a la mina ubicada en la vereda Santa Bárbara. Hunza Coal, empresa canadiense, pretendía extraer mas de 700.000 toneladas de carbón anualmente.

Sí bien en 2011 se cerraron minas, en lo corrido de los siguientes años, los ambientalistas se unieron en torno a la protección del páramo, pero hubo algo que marcó y visualizó el problema del Parque Nacional Natural Pisba: La llegada en febrero de 2013 de Hunza Coal. Desde 2009 la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) otorgó a la multinacional canadiense el título minero que le permitía extraer carbón en zona o terruño de páramo.

Sobre este caso, existe una diferencia respecto al contexto en el cuál se dio la licencia, lo primero es que en ese momento el Plan Nacional de Desarrollo 2006-2009 (Tomo I) (Tomo II) (PND) permitía este tipo de extracción en zona páramo, mientras que el de 2010-2014 (tomo I) (tomo II) (momento de la llegada de Hunza Coal) los protegía, así como el Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT) de Tasco.

La delimitación entre páramo y subpáramo la establece la resolución 0769 del 5 de agosto de 2002, del Ministerio de Ambiente. Para el caso del Parque Nacional Natural Pisba es a partir de los 3000 metros sobre el nivel del mar (msnm). El área urbana de Tasco se encuentra a una altura de 2530 msnm, pero su zona rural llega hasta los 3800 msnm. Además, la resolución 2727 del 13 de septiembre de 2011 de Corpoboyacá (Corporación Autónoma Regional de Boyacá), prohíbe en su articulo número siete, la minería en zona de páramo.

Fotografía: Daniela Angée Taborda

Fotografía: Daniela Angée Taborda

Frente a este contexto, los ambientalistas junto con la comunidad tasqueña entraron a una mesa de acuerdos, en la cual siempre se negaron a permitir la extracción minera de carbón y la mejor manera fue justamente obstaculizar el paso hacía la vereda Santa Bárbara (lugar donde se encontraba la mina) a las personas de Hunza Coal. Además había otra razón que empoderaba la lucha del campamento y era que la minería presente en el lugar, era artesanal, es decir, informal, por ejemplo, sin el uso de explosivos, mientras que la multinacional pretendía hacer la extracción a gran escala (700.000 toneladas anuales).

El campamento desarrollado por la población afectada y otros sectores del país que los venían apoyando (Greenpeace, ILSA, PODION, entre otros), logró poner la atención nacional sobre el páramo de Pisba y su problemática, así como detener el proyecto de Hunza. Ante esto, las autoridades se vieron obligadas a revisar el estado de las minas, además, constatar si los propietarios tenían los títulos mineros y las licencias ambientales. Si se encontraba alguna irregularidad, se procedía con la suspensió

¿El cigarrillo o el polvillo?

Cada vez que una persona respira está expuesta a llevar dentro de sus fosas nasales polvillo de carbón, que son pequeñas partículas que pueden viajar largas distancias (depende de las corrientes de aire) y llegar a sitios donde no haya esta actividad. Al suceder esto, no existe persona (mineros y habitantes de zonas tanto cercanas como lejanas) que no este expuesta a que llegue a su nariz (el polvillo de carbón), “continúa por los bronquios y llega a los alvéolos, el lugar de intercambio entre el aire y la sangre”, afirmó la doctora Gloria Londoño Ramírez, auditora médica de Coomeva.

Al llegar el polvillo de carbón a los alvéolos, quedan depositados y es imposible extraerlos, “quién le saca un pulmón a alguien, lo lava y vuelve y se lo mete o se lo introduce al cuerpo”, es algo imposible, aseguró la doctora Londoño. Esto compromete la salud, porque empieza a quedar obstruido el lugar de intercambio entre sangre y oxígeno, lo cual podrá generar bronquitis crónica, enfisema, silicosis, e inclusive, cáncer de pulmón.

Fotografía: Daniela Angée Taborda

Fotografía: Daniela Angée Taborda

En Tasco, “en estos momentos no hay minería en el páramo”, afirmó un informante de la Alcaldía, “Hay minería en zona de pronto de lo que se conoce como subpáramo o pie de páramo”, pero tienen los títulos mineros y las licencias ambientales. Se encuentran a nombre de María Elisa Gómez, Hugo Márquez Acero y Manuel Márquez Acero. Además Un minero va y trabaja, no trabaja el día completo, lo trabaja por ahí de las 7:00 AM a las 2:00 PM, se saca por ahí $40.000, $50.000”, lo cual hace rentable este oficio, expresó la misma fuente.

En Colombia, según el censo minero que realizó el Ministerio de Minas y Energía,  hay 14.357 minas, sin contar las que no permitieron entrar a los censadores. De carbón según el mismo (el censo), hay en Boyacá, Cundinamarca, Norte de Santander, Antioquia, Valle del Cauca, Cauca, Santander, Huila, Risaralda y Córdoba. Lo que quiere decir que nadie está exento de los peligros del polvillo, ya que de 32 departamentos que tiene el país, en 10 se realiza explotación minera de este tipo.

 

Infografía: Daniela Angée Taborda

Infografía: Daniela Angée Taborda

Fotografía: Juan Camilo Montes Ramírez

Fotografía: Juan Camilo Montes Ramírez

 

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

About danielaangeet

Estudiante de quinto semestre de comunicación social y periodismo. Editora y difusora de la revista Expresión Digital en las redes sociales.