El Tolima, un nevado en agonía


LA ILUSIÓN DEL NEVADO DEL TOLIMA

Foto: Angie Ortiz

Foto: Angie Ortiz   Nevado del Tolima, cara nororiental.

Redacción: Angie Ortiz.

Fotografía: Angie Ortiz.

Video: Juan Felipe Arias, Juan Camilo Vélez.

Infografía: Juan Felipe Arias.

Desplazamiento y extinción de fauna y flora, desaparición de nacimientos de fuentes hídricas y aumento de temperatura, son algunas de las consecuencias del deshielo de los nevados de zona tropical colombiana.

Como peñas desérticas, casi que en su total desnudez es como se ve ahora el pequeño nevado del Tolima. Estudios paulatinos realizados desde el año 2009 por las corporaciones autónomas como Cortolima y la CRQ, demuestran que en aproximadamente 5 años este nevado será historia.

Con la extinción de  varios nevados como Chiles y Cumbal en Pasto o Pan de Azúcar y Puracé en Cauca a lo largo del siglo XX; y el actual Paramillo del Quindío y Paramillo de Santa rosa, las estadísticas de deshielo actual de los nevados Santa Isabel, Ruiz, Cisne y Tolima que comprenden el área andina de la cordillera central de  Colombia, estima alrededor de 15 años para su extinción total.

Foto: Angie Ortiz   Paramillo del Quindío (Nevado Extinto)

Foto: Angie Ortiz Paramillo del Quindío (Nevado Extinto)

El deshielo progresivo de los casquetes glaciares en el Parque Nacional Natural Los Nevados es ocasionado mayormente por el cambio climático que viene experimentando la tierra hace alrededor de 10.000 años, a lo que se le suman factores como la ganadería, la contaminación y el flujo turístico. El mal manejo de los recursos hídricos y la emisión de gases por cuestiones de industria son también grandes causales de la deglaciación.
El turismo ecológico puede ser una de las fuentes mayores de ingresos para los mismos campesinos; sin embargo, esta actividad es reconocida como una amenaza para los andes colombianos, pues puede ser uno de los principales causales del deterioro progresivo de los suelos de páramo y superpáramo. Aunque el beneficio económico para los campesinos es obvio, esto también implica una serie de consecuencias para el ecosistema debido al incremento de desechos, la contaminación atmosférica y el aumento del flujo vehicular, así como se puede pensar en la construcción de carreteras o senderos para facilitar el acceso a la alta montaña.
Los cultivos que se producen en el páramo de manera orgánica son la papa, papa criolla, cebolla, apio, perejil, árnica, hierbabuena, caléndula y manzanilla entre otras plantas aromáticas a 3700 msnm.

Foto: Angie Ortiz  Ganado en el Paramillo del Quindío a 4.700 msnm.

Foto: Angie Ortiz Ganado en el Paramillo del Quindío a 4.700 msnm.

Foto: Angie Ortiz  Residuos dejados por turistas en El Valle del Placer (Latas de atún y zapatos)

Foto: Angie Ortiz Residuos dejados por turistas en El Valle del Placer (Latas de atún y zapatos)

Foto: Angie Ortiz   Suelo de páramo afectado por el peso equino.

Foto: Angie Ortiz Suelo de páramo afectado por el peso equino.

Con el fin de determinar las causas y las posibles consecuencias de la disminución de la masa glaciar y nevada en los nevados de zona tropical colombiana, nos dimos a la tarea de caminar el exigente ascenso al nevado del Tolima tomándolo como referente para dar cuenta del retroceso glaciar en él, ya que actualmente es el nevado con menor área de casquete glaciar; y de paso hacer un par de recorridos adicionales para evidenciar el daño causado en los ecosistemas de páramo, superpáramo y nieves.
Nos encontramos con Fredy López, guía de montaña del Parque Nacional Natural Los Nevados desde hace 10 años, el cual ha dado cuenta de los cambios en el ecosistema durante toda la década. Es importante tener en cuenta que a pesar de las afectaciones de suelo generada por las actividades agropecuarias de los campesinos; es erróneo culpar a éstos de manera directa; pues son familias desplazadas por la violencia que, en aras de su sustento, justifican los cultivos y la ganadería aún cuando son cuidadores de su mismo territorio; entonces ¿Cómo decirle a un campesino de qué vivir?

Foto: Angie Ortiz   Cuenca Río Totare (Valle del Placer)

Foto: Angie Ortiz Cuenca Río Totare (Valle del Placer)

La desaparición de estos nevados no significa solamente el fin del ecosistema de alta montaña (páramo); sino también la afectación de regiones como Caldas, Quindío, Risaralda y Tolima que se nutren del agua producida por los nacimientos hídricos que se desprenden directamente de ellos.

Desde el Nevado del Tolima nacen más de cinco afluentes que surten los acueductos de este departamento. Ríos como el Combeima, Totarito, Alvarado y Cocora, prácticamente desaparecerían.

UN VIAJE A LA REALIDAD

El Parque Nacional Natural Los Nevados se encuentra ubicado en la cordillera central de la región andina Colombiana. De él hacen parte los municipios de Villamaría, Santa Rosa de Cabal, Pereira, Salento, Villahermosa, Anzoátegui, Santa Isabel, Murillo e Ibagué.

Existen tres vías principales de acceso al nevado del Tolima que se realizan desde Ibagué, pasando por Juntas y El Rancho, para llegar a la cara sur del volcán; este recorrido toma un día entero de ascenso. La segunda opción parte igualmente desde Ibagué pasando por Juntas y el Camino de las Perlas para llegar a El Salto, la cara oriental del nevado y el Cañón de los Termales; éste recorrido toma 2 días de caminata. La tercera opción inicia en Armenia, Salento y Valle Del Cocora para llegar a la cara nororiental del nevado contando con dos rutas alternativas para el ascenso al nevado: Por el bosque o por estrella de agua; tomando ambas 2 días de caminata.

Siendo elegida la tercera ruta por cuestiones de cercanía al eje cafetero; iniciamos entonces la travesía hacia lo que sería la develación de la agonía del Tolima.

El camino hasta el Valle del Cocóra es fácilmente realizado mediante vehículo particular o colectivo. Éramos 4 personas en total, incluyendo la guía y teníamos presupuestados 6 días de estadía iniciando el viernes en la noche con un equipaje demasiado pesado. Una vez llegados al Cocóra se instalaron las tiendas de campamento y repartimos nuestras pertenencias en sólo 3 maletines grandes para enviarlos en mula hasta el Páramo de Romerales; pues éste es el peso máximo que soporta una bestia de carga en la montaña y el camino es demasiado exigente para llevar los maletines a cuestas siendo la primera vez que teníamos esta experiencia.

Nos levantamos El sábado a las 5:30 de la mañana, prendimos la leña para hacer el desayuno y posteriormente recogimos el campamento. A las 8:15 iniciamos la caminata eligiendo subir por Estrella de Agua. Todo el camino era boscoso y empinado y a medida que íbamos ganando altura se hacía mucho más difícil respirar. El sol era bastante fuerte y la deshidratación cobra lugar cuando tragar saliva se convierte en una puñalada en la garganta.

En medio del ascenso es fácil darse cuenta cómo los lugares que menos accesibles son para el hombre están mejor conservados, con áreas más verdes y caminos no tan pronunciados; y por el contrario los lugares de fácil acceso, por ejemplo hasta la casa del colibrí, son víctimas de las huellas de niño gigante que lo aplasta todo a su paso. Caminos deslavados, peñas puntiagudas y flora selvática pisoteada son algunos ejemplos del daño que el hombre le proporciona a la tierra incluso con sólo posarse sobre ella.

El recorrido se dividió en dos momentos: 5 horas de caminata hasta la finca Estrella de Agua en donde almorzamos y descansamos, y posteriormente 6 horas más hasta llegar al Páramo de Romerales, finca La Primavera, en donde acamparíamos la primera noche.

Amaneciendo el domingo, el cielo se tornaba más nublado que de costumbre y un aguacero torrencial acechó la montaña durante casi todo el día, por lo cual fue imposible iniciar con los recorridos. El cansancio y las condiciones físicas regulares de Juan Camilo y Juan Felipe los obligaron a descender lo antes posible, razón por la cual decidieron no continuar con el recorrido. No obstante, yo me sentía en las condiciones óptimas para terminar con el cometido acompañada de la guía Natalia Sterling, por lo que decidimos movernos hacia la finca La Playa ubicada a 20 minutos de La Primavera.

El lunes iniciamos el recorrido al Paramillo del Quindío en donde evidenciaríamos el territorio árido que habría dejado la extinción del nevado,  las lagunas secas o formadas por la deglaciación del antiguo nevado y la poca vegetación desértica que surgió obstinadamente de entre las peñas. Este recorrido toma 6 horas hasta el primer pico de la cara sur y 6 horas de nuevo al descenso.


El martes dimos inicio al recorrido que nos dirigía hacia los Termales Cañon, pasando por la Laguna El Encanto. El camino hasta la laguna toma 5 horas con la posibilidad de acampar en las Cuevas de López para terminar la ruta hasta los termales iniciando temprano en la mañana, pues son 6 horas adicionales de camino.

Decidimos finalizar el recorrido hasta los termales en un solo día y en total fueron 9 horas y media de camino sin pausas extensas y a buen paso; acampamos allí y al otro día iniciamos el t¡retorno a Romerales a las 10 de la mañana.

El último recorrido fue el ascenso al Nevado del Tolima, el cual tomó 6 horas desde el Páramo de Romerales. La parte más difícil del camino son los arenales del propio nevado; pues se avanza un paso y se retroceden 10.

El nevado del Tolima se encuentra localizado entre los municipios Ibagué y Anzoátegui y tiene la característica principal de estratovolcán de forma cónica casi perfecta, alcanzando una altura de 5215 msnm. Latitud norte 4º40′ y longitud oeste 75º20′. En la actualidad posee un casquete glaciar con un área de 2.328 kilómetros cuadrados, es decir casi tres mil kilómetros menos que los calculados por el Agustín Codazzi en 1990. En cambio, cien años atrás el nevado tenía un área de 8.600 kilómetros cuadrados de superficie. Varios estudios realizados por expertos aseguran que es el próximo nevado en extinguirse.

Fotografía: Ecohuellas   Deshielo del Nevado del Tolima en un lapso de 17 años.

Fotografía tomada de Ecohuellas. Deshielo del Nevado del Tolima en un lapso de 17 años. Todos los derechos reservados Universidad de La Salle.

PÁRAMO: TIERRA SAGRADA QUE REZA POR SUPERVIVENCIA.

Desde tiempos inmemoriales los páramos fueron considerados por los indígenas como áreas sagradas; hoy son explotadas, pisoteadas y amenazadas por las manos del hombre.

Foto: Angie Ortiz  Páramo de Romerales (Montaña la pirámide en la esquina superior izquierda)

Foto: Angie Ortiz Páramo de Romerales (Montaña la pirámide en la esquina superior izquierda)

Se encuentran en los andes por encima de los 3.000 metros sobre el nivel del mar, y son ecosistemas especiales localizados entre zona de bosque cerrado y nieves. El páramo de Romerales, ubicado entre los departamentos Quindío y Tolima, se encuentra a una altura de 3.700 msnm y debido a la variación de temperatura entre día y noche se les conoce como trópico frío.

Éstos frágiles ecosistemas de alta montaña cumplen una función vital para la regulación del ciclo hidrológico del país, además de albergar una gran diversidad biológica con mas de 4.700 especies de plantas, 154 de aves y 70 de mamíferos de los cuales sobrevive apenas la mitad.

Los páramos son de gran importancia no solo por su papel de reservas hídricas; sino que cobran ímpetu a su conservación al ser captadores de los gases de efecto invernadero y grandes retenedores del mismo carbono por la materia orgánica de su capa vegetal. Esto quiere decir que de ser degradados, serían una fuente potencialmente peligrosa de emisión de CO2 a la atmósfera.

El creciente aumento de la superficie de suelo sin vegetación y la variacion de la humedad por incremento de la evaporacion genera un descenso considerable en la capacidad de retención de agua que se refleja en desequilibrios en la regulacion hídrica. genera problemas de abastecimiento de agua para gran cantidad de la población.

La ganadería y la agricultura desarrollada en el ecosistema de páramo produce una cantidad de alteraciones en la tierra debido a la introducción de especies pertenecientes a otros lugares; por ejemplo la introducción del ganado ovino, bovino y caprino se encuentra entre los principales usos del suelo de páramo y ocasiona la desaparición de la vegetación por el pisoteo de los cascos, la contaminación de las aguas por excremento o agroquímicos, el drenaje de las turberas y la disminución de la capacidad de retención de agua del mismo. La disminución de la vegetación es directamente proporcional a la extinción de las especies herbívoras que pierden su fuente principal de alimento o especies que hacen su refugio a partir de la vegetación, razón por la cual se afectaría el ecosistema completo.

infografía

Investigación propia

En el páramo de Romerales se distribuyen varias especies amenazadas, de las cuales sólo unas pocas aún hacen presencia. Entre las especies que han sido vislumbradas o percibidas esporádicamente en algunas ocasiones, se encuentra el Cóndor Andino, la Danta, el Oso de Anteojos, los Venados, la Guagua, el Tigrillo, el Ocelote y los Conejos. Sin embargo, verlas es un trabajo arduo debido a la huida constante de éstos animales para refugiarse de su cazador potencial: el hombre. La prueba fehaciente de la presencia de estos animales en el páramo son los rastros de heces encontrados a lo largo del camino. Pequeñas bolas de excremento reafirman la sobrepoblación de conejos que habitan el lugar, precedidas por las que son dejadas por gatos de tamaño mediano (pumas, tigrillos u ocelotes).

UN ECOSISTEMA AMENAZADO

Los Frailejones son la vegetación que predomina en el ecosistema de páramo y superpáramo, siendo las reservas principales de agua de la zona. Crecen 1 centímetro por año y en alturas superiores a los 3.900 metros existen Frailejones de hasta 4 metros de altura.

Foto: Angie Ortiz  Frailejón de superpáramo en el Paramillo del Quindío 4600 msnm.

Foto: Angie Ortiz Frailejón de superpáramo en el Paramillo del Quindío 4600 msnm.

De una familia de 5 Frailejones, sobrevive 1; pues son víctimas constantes de las pisadas bovinas y humanas, las vacas se rascan contra ellos y los parten, pues a pesar de su aspecto rústico a simple vista, son potencialmente delicados y al tacto son como motas de algodón humedecido.

Esta vegetación es de gran importancia para la conservación de las fuentes hídricas, ya que poseen un cilindro hueco en su interior que retiene grandes cantidades de agua manteniendo en humedad constante y proporcionando nutrientes esenciales a la tierra. Lo que está sucediendo últimamente con estos Frailejones es que por cuestiones de cultivos y ganadería se están desplazando hacia las zonas más altas de la montaña, y con ellos la expansión de dichas actividades de agricultura. Es por esto que han llegado a brotar en zona de superpáramo y cuando ya no tengan hacia dónde más subir porque se encontrarían con la nieve, entonces se extinguirían.

Infografía

Investigación propia

La única alternativa posible para detener el calentamiento del planeta es disminuir las emisiones globales de gases de efecto invernadero con el fin de mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 2 grados centígrados.

La mitad del paìs se vera afectada por cambios en los patrones de las lluvias, las sequías serán mas fuertes, la desertificación afectara el 8% del territorio. Factores como incendios son unas de las problemáticas más comunes en zona de páramos. Muchas veces ocasionados por residuos dejados por turistas, o mayormente ocasionados por los mismos campesinos para adaptar las tierras a zona de cultivo, cuya acción genera la pérdida gradual de la formación de frailejones y con ellos, la capacidad de almacenamiento e infiltración de agua en los suelos y por consiguiente la contaminación del agua.


CORPORACIONES AUTÓNOMAS CON SOLUCIONES INCONCLUSAS

Las Corporaciones autónomas como la CRQ y Cortolima están en gestión constante de soluciones para la preservación de uno de los reservorios de agua más importantes del país. Planes de contingencia, restricción de actividades y regulación del turismo son algunas de estas; sin embargo los portavoces de las entidades competentes, en este caso Jhon Edward Londoño, gestor de delimitacion de paramos de la CRQ, aseguran que no está en sus manos la responsabilidad total de salvar estas tierras, pues factores provocados por personas ajenas al lugar son difíciles de prevenir. “Son temas que incluyen no solamente la competencia de la corporación sino también la competencia de otras instituciones como es Parques Nacionales porque prácticamente que están atravesando a zona de Parques”. Así lo expresó Consuelo Carvajal Fernández, líder en el proceso de áreas protegidas de Cortolima. Un caso puntual es el de los incendios causados en su mayoría por pescadores o incluso los mismos campesinos, ya sea para la adaptación de suelo al cultivo o por conflictos entre ellos mismos.

Es tiempo de pensar en la importancia del agua para la vida y por la vida. Incluso el cuerpo humano es un 70% agua. Cuidar los páramos, disminuir la emisión de gases y contrarrestar el fenómeno del niño también está en nuestras manos. La situación precaria de los páramos recae mayoritariamente sobre el estado; no obstante, este no posee un sistema de gestión óptimo que devengue por la conservación de la zona, sino que por cuestiones administrativas también influye más en el deterioro de este ecosistema que en pro de su ayuda.

Si alguna persona quiere disfrutar de las nieves colombianas, tienen tan solo un par de décadas antes de que el Parque Nacional Natural Los Nevados se convierta en el Parque Nacional Natural los paramillos. En poco menos de 30 años Colombia ya no tendrá ningún pico glaciar y los páramos perderán su característica de nieves y se convertirán en grandes áreas de tierra árida; pronto el reservorio de agua más grande de Colombia estará convertido en desierto.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>