Violencia, una interacción no discriminativa.


Los homicidios son un acto violento que no discrimina género, raza, nacionalidad o ideología. Un abrebocas al acto principal de la violencia en Colombia, y en el mundo. 

 

Tomado del diario El País

Tomado del diario El País

Últimamente ha sido referente de hechos históricos para la expresión de las mujeres en el mundo, a través de movimientos feministas muchas de estas han generado grandes diferencias en la opinión pública mundial. Países como Francia y Chile han sido ejemplos de los grandes movimientos y movilizaciones de los colectivos feministas en fechas importantes para la historia del desarrollo de los derechos de las mujeres.

En Colombia, los feminicidios y ataques a mujeres son, o se hacen ver por los medios, muy frecuentes. Ataques con ácido, asesinatos, violencia intrafamiliar y más son las formas en que realizan los agresores estos atentados. Así se forman diferentes campañas movilizadoras digitales en contra de la violencia, específicamente contra las mujeres. Aunque la violencia contra las mujeres tiene trasfondos diferentes a los homicidios de los hombres, puesto que los colectivos buscan la abolición de todas las formas de violencia. Los feminicidios hacen referencia a los asesinatos a mujeres por situaciones ligadas netamente al género, un acto no aceptado por la sociedad actual, como ninguna forma de violencia.

Este panorama podría generar un ideal de apoyo para el fin de la violencia, en el año 2018, según la Dirección de Investigación Criminal e INTERPOL (DIJIN), se registraron 972 homicidios en donde el género femenino fue la víctima. A comparación con el total de homicidios registrados en el 2018, separados por género representan 8,55% el género femenino y el 91,45% el género masculino, teniendo alrededor de 9.000 homicidios de diferencia. Y es que la violencia en Colombia se ha convertido en una situación de alta complejidad, puesto que es un país permeado por demasiadas situaciones violentas, pero que busca una paz estatutaria desde hace muchos años de diferentes formas, desde pedagogía infantil hasta tratados de paz con las partes.

Muchas zonas en el país se han visto afectadas por la violencia al pasar de los años, tanto zonas rurales como urbanas. La violencia en la historia de Colombia está en cada una de sus etapas, por donde quiera que lo vean. A pesar de esto muchas personas aprecian el país, sus personas y lugares.

La lucha ha sido difícil, puesto que se ha creado una reputación frente al imaginario extranjero y los colombianos siempre están en disposición de mejorar esta reputación.

A pesar de los esfuerzos, el país sigue siendo un referente de la violencia, no sólo en Latinoamérica sino en el mundo entero. En épocas pasadas algunas ciudades como Medellín, Cali y Bogotá (las ciudades principales del país) fueron las más afectadas por todos los tipos de violencia, aunque esto no ha cambiado de manera drástica se le suman algunas ciudades más.

Colombia ha pasado por diferentes épocas de violencia extrema, una de las más recientes fue la época del narcotráfico en el país, que estuvo llena de dolor, sangre y rencor para las familias de todo Colombia. Para el año 1985 ya estaban en auge los carteles del narcotráfico, y con ello las guerras internas entre las bandas criminales y con el mismo estado, sumándose al conflicto armado que ya se veía décadas atrás.

Una guerra totalmente cruel: paramilitares, guerrilleros, narcotraficantes y las fuerzas armadas, todos contra todos; esto generó nuevas formas de violencia, entre estos el famoso sicariato, popularizado en los años ochenta, caracterizado no solamente por el hecho de asesinar por encargo, sino por la utilización de motocicletas para el acto homicida. Increíblemente esto se convirtió en un ideal: los asesinatos en Colombia se cometen en motocicleta. Los datos brindados por la DIJIN muestra el número de homicidios registrados por vehículo en el año 2018.

Es inevitable reconocer que los actos violentos están muy arraigados a la actualidad colombiana, sin embargo aún hay personas que están buscando la paz que tanto han anhelado, actualmente se siguen conociendo las diferentes manifestaciones ciudadanas que defienden la Jurisdicción Especial para la Paz, que concilia todos los actos delictivos del conflicto armado en Colombia teniendo en cuenta a víctimas y victimarios.

Tampoco, a finales del 2018 se quedaron atrás las manifestaciones ciudadanas por los asesinatos de los, actualmente, más de 170 líderes sociales asesinados en ciudades intermedias, capitales y zonas rurales.

Así como las mujeres que salieron a manifestarse en las calles conmemorando a las 140 personas, entre estos la mayoría mujeres, que el 08 de marzo de 1911, en Nueva York, murieron incendiadas en una fábrica textil. Los colombianos y colombianas se están cansando de aquella historia de sangre, y están en disposición de cambiarla.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>