Una segunda oportunidad para el campo


tomada de Lohas Beans

¨Hoy ya gracias a Dios estamos exportando nuestro café y salimos adelante”

 

Después de la masacre que la vereda La secreta (Ciénaga – Magdalena) sufrió en 1998, esta hermosa comunidad logró salir adelante y mostrarle al país que tiene mucho más que dar que violencia. Silver Enrique Polo Palomino, goza de los beneficios de un proyecto auto sostenible que la unidad de restitución tierras le ayudó a desarrollar no solo para su beneficio sino el de la comunidad. El proyecto cuenta con 56 socios activos y se ven beneficiadas 125 familias, pero este no siempre fue su panorama.

Alrededor del 98 Polo y cientos de familias de La Secreta fueron obligados abandonar sus tierras, solo con lo que pudieran llevar en sus manos, los paramilitares había infundido terror entre la población decidieron huir antes que correr la suerte de algunas familias que habían sido asesinadas deforma violenta. Este campesino de 45 años tiene una visión muy positiva de su futuro, por esta razón prefiere dejar en el pasado el dolor que les causo los abusos de los grupos guerrilleros, al despojarlos de sus tierras. “No es algo que no pueda comentar, pero he contado tantas veces esa historia, que aprendí que es mejor no darle fuerza a esos recuerdos que solo pueden traer tristeza” dijo Silver.

Según el portal Rutas del conflicto, entre el 12 y 13 de octubre de 1998, alrededor de 80 paramilitares del Bloque Norte de las Auc y de las Autodefensas del Palmor, causando la muertes a cerca de 20 campesinos  y obligando a mas de 90 personas a abandonar sus predios. algunas de las víctimas fueron maltratadas y torturadas “un padre y un hijo a quienes obligaron a bajar de un vehículo,  los amarraron, los torturaron con palos y machetes y los mataron en la vereda Corea el primer día.  Luego, los ‘paras’ llegaron a una finca y amarraron a los trabajadores y a la familia dueña, incluidos sus hijos menores de edad.  A las 5 de la mañana se llevaron a los padres, al hijo mayor y un obrero de la finca y los asesinaron en un lugar conocido como el Cerro de La Teta.” estos grupos guerrilleros que delinquían en la zona produjeron el desplazamiento de 1.010 personas en 1998, según el antiguo Registro Único de Población Desplazada.

Después del despojo Polo se fue a Barranquilla buscando alguna oportunidad que le permitiera darle algo de comer a sus cinco hijos. Su suerte no fue la mejor y al cabo de dos años tuvo que desplazarse a la zona bananera donde trabajo por un tiempo. “Luego deambulando de un lado a otro” comentó.

tomado de: Presidencia de la República

 

 

Magdalena ocupa el decimoquinto lugar en reclamaciones, con 297 solicitudes correspondientes a 13.245 hectáreas. URT

 

Según la URT hasta la fecha se han presentado un total de 97.534 solicitudes, de las cuales 54.268 correspondientes al 56%, han sido habilitadas por el ministerio de defensa. seguido de esto el 40.050 solicitudes ya han terminado su tramite administrativo, de estas 12.915 ya se encuentran ante un juez, de estas 4.537 ya han sido resueltas con sentencia.

En el 2012 con la apertura de la sede de la unidad de restitución de tierras en Santa marta una luz de esperanza apareció para Polo y su familia, “como buen campesino que soy escuchamos mucha radio, nos enteramos que iban hacer la apertura de la nueva oficina de restitución de tierras en santa marta y nos acercamos, pues  yo como representante de la comunidad de La secreta”. Contó Polo. A pesar de las dificultades logro representar a la comunidad y conseguir que el ministro de ese entonces Juan Camilo Restrepo priorizara la intervención en su vereda, para así restituir las tierras a todas las familias víctimas.

 

infografía proyectos productivos

infografía proyectos productivos

“Con las primeras 28 familias el proceso duró diez o doce meses luego fueron saliendo más y ahora van 100 familias restituidas.” Silver Polo

este tiempo de trabajo implica para la Unidad de Restitución de Tierras un trabajo interdisciplinar en la reconstrucción de los hechos y en el reconocimiento de los predios la sub directora de la unidad Alcedis Coneo Barboza, cuenta que uno de los mayores retos que ha presentado el proceso en la individualización de los predios, debido al alto nivel de informalidad que maneja la población campesina, “nosotros en nuestro programa tenemos una prueba comunitaria, hacemos cartografía social, ante la desaparición de todas estas características que por lo general ya han desaparecido.”

Después de restituidos los predios por parte de la unidad de URT, las familias se vieron en la tarea de organizarse para darle un giro a la difícil situación por la que pasaban pues sus predios estaban en malas condiciones y no contaban con capital para invertir. Mediante un fallo expedido por un juez de tierras se ordena a las organismos gubernamentales competentes apoyar a Silver Polo a iniciar un proyecto productivo de café orgánico, que le garantizara sostenerse económicamente.

“En vista del engaño al que hemos sido sometidos todo el tiempo, por intermediarios de nuestro producto insignia que es el café, nos vimos en la tarea de organizarnos y hacerle frente nosotros mismos al negocio. recibimos obviamente capacitación y nos ayudaron en el tema de la organización y logramos ya nosotros directamente hacer parte del negocio, empezamos desde cero pero hoy, ya gracias a Dios estamos exportando nuestro café y salimos adelante. Gracias a dios hemos vendido la cosecha a muy buen precio y adicional a eso nos estamos ganando un valor agregado al venderlo en el exterior”. La Asociación de Agricultores Orgánicos de la Secreta (Agrosec),  la cual encabeza Polo, han logrado devolverle la vida, al verde de las montañas del magdalena.

 

 

 

Todo esto ha sido posible gracias a las capacitaciones y ayuda técnica que brinda la URT, pues brindó a la comunidad el conocimiento necesario para hacer de su producto y su empresa un modelo a seguir.

“Dentro de la Unidad de Restitución de Tierras hay un equipo especializado, con ingenieros agrónomos entre otras profesiones, que han acompañado a la víctima en toda la implementación del proyecto productivo, la unidad dispone de hasta 55 salarios mínimos” Alcedis Coneo

La subdirectora también expresó la preocupación de la URT no solo por restituir el predio sino también por brindarle a la víctima una forma de salir de las condiciones precarias en las que se encuentra por causa de la violencia.

“Nosotros pudiéramos habernos quedado como estado, en el deber de restituirle, pero no quisimos quedarnos hay, estamos hablando de una víctima que prácticamente lo ha perdido todo, entonces para recuperar su proyecto de vida vas ser muy difícil que tenga un capital para reinventarse y generar proyectos, por eso hemos apostado a los proyectos productivos” y mostró su emoción por este proyecto.“De las noticias que más me emocionó fue el caso de la secreta, 128 tonelada exportan al año”, 

 

 

Al igual que Silver, al occidente del país en una vereda de Quinchía Risaralda, se encuentra Luz Marina Guapacha una mujer de 38 años que esta a la espera del inicio de su proyecto productivo.

El coordinador de la unidad de restitución de tierras seccional Pereira ,Eisenhower Zapata, cuenta que este es el primer proyecto productivo que se inicia en Risaralda. En el eje cafetero el departamento con mayor número es Caldas, acarando que se encuentran aún en desarrollo. “El eje cafetero tiene apenas 21 sentencias, de las cuales 11 son por compensación, 10 han sido procesos de restitución de tierras, en los de restitución es donde se ordena hacer el proyecto productivo en cada predio rural que se está avanzando”

Ella regreso a su predio hace aproximadamente tres años pero no fue hasta el 31 de octubre del 2016, que el juez de tierras le hizo la entrega formal de su tierra y se le informo la implementación de un proyecto productivo a pesar de estar nuevamente en su tierra, la falta de recursos para empezar un proyecto obliga a los integrantes de la familia a desempeñarse en otras actividades “El esposo mío en este momento tiene que trabajar en una mina, para poder mercar” Luz Marina.

El predio en el que se iniciara el proyecto pertenece a su madre Rosalbina de Guapacha, pero en vista de que ya es una mujer mayor, la encargada de todo es Luz Marina. Ella junto con su esposo y sus dos hijos fueron obligados a salir de su tierra por el EPL en el año 2003.

“El esposo mío les hacía mandados a ellos y ya pues en esa época se puso que el ejército iba y era una requisa y otra, y un día el esposo mío les dijo que él ya le daba mucho miedo eso de estar  yendo por allá a hacerles mandados, porque el ejército en esos días era muy agresivo. Entonces nos dijeron que si no les íbamos a colaborar que nos fuéramos de por allá, como ellos a veces llegaban a la casa y acampaban ahí en la finca por hay dos o tres días a veces hasta semanas y el ejército era por ahí cerca en la escuela, entonces nos daba miedo, el día que el esposo mío dijo les dijo que no les colaboraba más, ellos dijeron que si no íbamos a servirles, que entonces nos fuéramos si no queríamos problemas.

Un día mientras ella asistía a una reunión de desplazados escuchó información sobre el apoyo que brinda la unidad de restitución y se puso en contacto para obtener una ayuda en su situación “el señor dijo que los que tuviéramos tierras así que nos hubieran hecho ir, podíamos ir a un programa que se llama restitución de tierras allá en Pereira y que ya luego lo visitaban a uno y así empezamos”

“El proyecto productivo se tiene que concertar con la misma víctima” Eisenhower Zapata. 

Aunque su proyecto no ha iniciado la familia ya tiene definido en qué consistirá su proyecto y ha expresado al grupo de técnicos de la URT cuáles son sus expectativas.“Yo creo que eso por allá es caliente, entonces caña y cacao si Dios quiere la meta que tenemos es para una mejor calidad de vida, porque después de que volvimos de por allá, porque cuando nos fuimos esto estaba sembrado en caña y ya cuando volvimos eso no tiene sino rastrojo”

Este proyecto sin duda le brinda a esta familia una esperanza de recuperar todo lo que han perdido y les muestra en el campo otra oportunidad de generar ingresos económicos que nos los obligue a buscar profesiones peligrosas y mal pagas. Pero esta vez cultivaran su tierras no solo con la experiencia que han adquirido con los años, sino también con las capacitaciones y los conocimientos que les brindara la unidad, enseñándoles que el campo es una muy buena opción económica, si se maneja de forma organizada.“la verdad nos dio mucha alegría, pues porque la idea es que si Dios quiere y nos va muy bien, vamos a poderle dar un mejor futuro a los hijos.” comento Luz Marina.

 

 

 

 

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook