Lobo Sur Pereira, en la sombra de la subjetividad


12239360_918377994904994_6699089805525807065_o

Fotografía: Mauricio Cardona.

La barra popular, Lobo Sur Pereira, fue fundada el 19 de noviembre de 1999 en el barrio San Judas, de la ciudad de Pereira. Un grupo de hinchas fieles, que ocupaban parte de la tribuna sur del estadio Hernán Ramírez Villegas, decidieron unirse en una sola voz para alentar, partido a partido, al equipo de sus amores: el Deportivo Pereira.

A lo largo del camino, como toda barra organizada del país, “los lobos” –como suelen llamarse- han generado un estigma por parte de los ciudadanos, debido a los problemas de orden público que se generan alrededor de su entorno. Tal vez sin el afán de ocasionar alguna gresca, pero si motivados por seguir a su equipo, la barra ha sido protagonista de algunos hechos indecorosos que se han quedado grabados en la memoria de los pereiranos. Circunstancias que se han vuelto más comunes en Colombia, una nación donde el fútbol se ha convertido en un motivo más de muerte para los jóvenes.

1781801_760921133984015_5449833632952708006_oMuchos de estos hechos, quizá amarillistas, son el blanco de algunos medios que se benefician de la rigurosidad de las situaciones para llenar sus planas, captar audiencia y en ocasiones, de manera irresponsable, lanzar juicios de valor que se fundamentan, en su mayoría, en una sola cara de la verdad. Lo que ellos denominan: fuente oficial.

“Como somos un noticiero popular, el tratamiento es más con temas de alteración del orden público, infortunadamente. Cuando se ven implicadas en los hechos riñas y hechos de intolerancia entre hinchas. Pues ese es un tema más judicial que de otro modo, en donde salen lesionados, hay conflictos, donde se afecta el transporte público, por ejemplo… Pues digamos que es la connotación”, afirma Ramón Marín, director de noticias de La Cariñosa, RCN.

En ese sentido, podría deducirse que el interés de algunos medios no va más allá de transmitir a la audiencia ciertas facetas de la barra, que comprometen y denigran la dignidad e imagen de algunos integrantes que se sienten generalizados, como lo expresa Sebastián Cifuentes, miembro de la misma: “Ellos no están individualizando a las personas por cada cosa que sucede, sino que hablan de una comunidad en general a la que pertenecemos. Entonces obviamente sí, nos perjudican y opacan el buen trabajo que se viene haciendo”.

A todo esto se le suma el poco conocimiento que tienen los medios de comunicación regionales acerca de la barra. Causa por la cual algunos periodistas se mantienen al margen y prefieren alejarse por temor o por un posible rechazo por parte de los aficionados. “La apatía no es de los medios, los medios están ahí con el micrófono abierto. ¿Cuántos de la barra quieren que los medios estén? No han visto la importancia de los medios”, ratifica Fredy Gómez, corresponsal de Caracol. A lo que respondería Sebastián: “Es un interés que debemos que tener todos. Es el interés, no particular, sino colectivo de una barra, poder mostrar todo tipo de acciones. Poder tener un contacto que se mueva en este medio para que dé una explicación coherente. Para que demos una noticia verás de lo que sucede”.

Sin embargo, los medios se amparan bajo el argumento de que hace falta un puente de comunicación entre Lobo Sur Pereira y los periodistas, para crear un conducto de información que fluya a la par de los hechos. Parece, entonces, que la información se disputa en una guerra de intereses en la que ninguno asume sus responsabilidades.

Según el Intendente de la Policía Nacional, Ángel Coronado, encargado del acompañamiento a las barras de fútbol en la ciudad, las riñas entre los barristas han disminuido aproximadamente entre 80 y 90%, en Pereira. “En el mes podemos tener uno o dos casos, cuando anteriormente –hablando de dos años atrás- podíamos tener a la semana dos o tres. Y en este momento hablamos de en el mes tener uno o dos casos, o a veces en un mes ninguno. Gracias a la entrega y al compromiso que hay por parte de cada una de estas barras en mantener una buena convivencia dentro de la ciudad”.

Mediáticamente estos datos son irrelevantes, pues como declara Julián Santa, encargado del área deportiva del diario Q’Hubo: “Hace más bulla una bomba”. Por lo tanto, los esfuerzos que hace Lobo Sur Pereira por tratar de mantener el orden dentro y fuera de las canchas, y para mejorar su nombre son tan irrisorias como los intentos de algunos medios de comunicación por cubrir los hechos objetivamente.

“Uno sabe que todo lo que genere en comunicación impacta, por eso es comunicación. Pero nosotros no estamos para cambiar, estamos para informar”, asevera Fredy Gómez. Una manera responsable de informar es cubrir los hechos en su totalidad. Pero ese deber se pierde, y la comunicación se ve deteriorada, si el medio cubre los hechos con una sola parte de la verdad, sugestionando así al público. Porque como dice Fredy: “Claro que hay hechos puntuales, sí hay hechos puntuales. Uno a veces como periodista no se inventa las cosas. Uno acude a una fuente y la fuente la suministra”.

María Rosa Castaño es oyente y lectora habitual de algunos medios regionales. Ella, como muchas otras personas que se informan por medio de los mismos, admite que la percepción que tiene sobre la barra, se ha generado debido a lo que le transmiten los medios de comunicación. “Son vándalos, son destructores y le dan muy mala imagen a la ciudad. Nunca se ha dicho que ellos han tenido un comportamiento excelente, no. Ellos salen del estadio y, en Dosquebradas o en cualquier sitio, hacen sus fechorías”.

Por otra parte, contrario a los problemas de orden público, Lobo Sur Pereira –que funciona como La Corporación del Lobo (CODELO)- se ha venido reformando desde el año 2012, inicialmente con un cambio de líderes. De esta manera se han empapando, poco a poco, sobre los asuntos legales que conciernen al ámbito del fútbol, para darle una mejor organización a su estructura y proveer a sus integrantes de algunos beneficios que ayuden a mejorar su comportamiento dentro y fuera de los escenarios deportivos.

 

Video tomado de Youtube, del canal de Andrés Felipe Rivera Echeverri.


“Después de la reestructuración y de varios momentos por los que ha pasado la barra, hemos tomado otra cara y se ha venido hablando también del concepto de barrismo social. Entre los proyectos de nosotros está: la navidad del lobo, el recorrido por los barrios de nuestra ciudad. Estamos consolidando diferentes proyectos para mostrar la otra cara del lobo. Dando a conocer que la barra no es solo violencia y que el fútbol va más allá de todos los hechos que las personas reconocen como bochornosos”, testifica Juan Esteban Valencia, tesorero de la Corporación del Lobo.

De estas iniciativas se benefician sectores vulnerables de la ciudad, en los que la barra entra para hacer trabajos sociales. Específicamente zonas de estrato uno, dos y tres, donde los líderes e integrantes, en compañía de la Policía Nacional, se integran con la comunidad para tratar de aminorar las necesidades insatisfechas y proveer a los habitantes de los barrios con una ayuda que supla carencias determinadas.

“Hemos tenido los mejores términos con la barra, para trabajar en esa labor de que los muchachos se puedan vincular laboralmente en la oferta institucional que tiene la Alcaldía de Pereira, que puedan acceder a cursos en el SENA. Estamos trabajando para lograr que ellos hagan una carrera técnica en el SENA y en ciertas actividades que buscan atender esas necesidades básicas de sus integrantes”, indica Milton Alejandro Bello, presidente de la Secretaría Técnica de la Comisión Local de Seguridad, Comodidad y Convivencia en el Fútbol.

Pese a todo este dinamismo que se genera en el contexto de “los lobos”, algunos medios de comunicación no curiosean en lo más mínimo, pues como dice Fredy Gómez: “La barra Lobo Sur le va entregar mil regalos a niños de escasos recursos. Pero resulta que la Policía también nos muestra a tres hinchas de la barra que saliendo del estadio atracaron a unas personas…”. Declaración que refleja el poco interés de omitir el costado positivo de una agrupación que intenta regenerar su imagen y no encuentra respaldo en la mayoría de los periodistas. Lo que garantiza que la estigmatización siga en auge.

Aun así, Julián Santa reconoce algunos de los hechos noticiosos positivos que genera la barra y aprovecha el espacio que tiene en el diario Q’Hubo, para exaltar muchos de estos sucesos que para Juan Esteban “son de mucho impacto”: “Trato de no mostrar solo lo malo. Eso es lo fácil. Lo más fácil es mostrar lo malo y ya, quedarnos ahí simplemente, no investigar más. Desde el tema de Lobo Sur, yo me he dado cuenta que ellos también hacen cosas buenas. Por ejemplo que en diciembre recogen aguinaldos para los niños de los barrios, o fechas del día del niño. Entonces a todas esas cosas se les puede dar también un cubrimiento”.

Finalmente, es evidente que la responsabilidad de que el flujo de información entre la barra popular, Lobo Sur Pereira, y los medios de comunicación regionales no exista, es de ambas partes. Es cierto que hace falta un encargado de comunicación por parte de la barra, que les facilite a los medios el trabajo periodístico, dotándolos de testimonios amplios y concretos sobre todos los hechos que ocurren en la esfera de la organización. Pero también es importante, que los medios y todos los periodistas de la ciudad demuestren su interés por los distintos acontecimientos, tanto positivos como negativos, para propalar una realidad verás que no oculte detalles, pero que tampoco desacredite o descalifique la voluntad y la honra de tantos.

En las espaldas del periodismo recae la mayor responsabilidad. Para un tema de ciudad –tan delicado como el de las barras de fútbol- es considerable hacer una mayor cobertura, que contenga las dos partes de una noticia, sin restarle importancia a ninguna. Las sensaciones de la audiencia se originan en el mensaje del emisor, lo que hace irrebatible la regresión de un proceso en el que no solo se esfuerza Lobo Sur sino también la Secretaría de Gobierno y la Policía Nacional.

 

new-piktochart_21399408_4cb5ea000e6a867b8a0d3d12bc8c43ec7289b6db (1)

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>