Kiko, el tesoro de Belalcazar


“Cuando me pongo el disfraz me transformo literalmente”, repitió varias veces Jaime Osorio cuando le cuestione sobre su papel de ‘Kiko’ en el municipio de Belalcázar, Caldas. Ya retirado y dedicado a la agricultura, Jaime recuerda con mucho orgullo y nostalgia cuando por su imitación perfecta del personaje se dio a conocer en toda Colombia.

‘Kiko’, como es conocido por todos los habitantes del pueblo, se levanta a las cinco de la mañana y se organiza para ir a trabajar en su finca, que queda a 30 minutos de su casa en la vereda Monte Redondo, en la cual cosecha café y cacao. Sus dos hijos, que cumplen un papel muy importante en su historia, salen también en horas de la mañana a estudiar.

Desde muy joven Jaime ha recorrido toda la zona cafetera en busca de trabajo, se considera el ‘mejor recolector de café de Colombia’ y su secreto es hacerlo con pasión. En todas las partes cafeteras que trabajó se dio a conocer como ‘Kiko’ debido a que lo imitaba con mucha naturalidad, las personas le hacían corrillo para divertirse con su interpretación.

Después de recorrer la zona cafetera, ‘kiko’ decidió regresar a la tierra que lo vio nacer. Allí comenzó a trabajar en la finca de la ‘chusma’, perdón, de su padre, que curiosamente se llama Don Ramón. Allí dice Jaime, perfeccionó su técnica de recolección de café. Ya viviendo en Belalcázar se casó y formó su hogar.

Dejó a un lado sus imitaciones de Kiko, ya era un adulto dedicado a la formación de sus hijos. Un día su hijo enfermó y permanecía llorando de dolor, a Jaime se le ocurrió la mejor idea para calmar el llanto de su hijo y decidió imitar a Kiko con tanta naturalidad que su hijo seguía llorando… pero de la risa al ver a su padre con los ‘cachetes de marrana flaca’, y desde eso retomó sus interpretaciones para hacer feliz a su hijo.

En Diciembre del año 2011 su hija vio un comercial en televisión, RCN realizaría un concurso en la ciudad de Bogotá en homenaje a Roberto Gómez Bolaños ‘El Chavo del 8’ que consistía en encontrar a los mejores imitadores de los personajes que él creó. Cuando ella vio este anunció no dudó en decirle a su padre, para ella él era ganador de este concurso, pero Jaime no quería presentarse.
Se acercaban las audiciones en Pereira el 19 de Diciembre y Jaime decidió asistir, se preparó lo que más pudo pero la odisea fue conseguir el disfraz. Buscó por todo el pueblo y no lo encontró, entonces decidió mandarlo a hacer con la vecina suya que trabajaba como sastre en el pueblo.

Llegó el día de la audición, “Una tempestad horrible, se estaba cayendo el cielo así no voy a ninguna audición, en otra ocasión será” decía Jaime entre risas porque al final si fue a la audición. “Cuando llegué a Pereira con todas las expectativas me reciben con un ‘La audición fue cancelada por la lluvia tan intensa’ yo no creía que después de ese viaje en bus me tocara devolverme a Belalcázar con las manos vacías… y así fue jajajajajajaja”. En esa semana el canal RCN lo llamó para que se presentara en Cali y Jaime no lo dudó.

Captura-de-pantalla-2017-05-11-a-las-3.33.53-p.m.
(Foto tomada por Juan David Rivera)


Ya en Cali Jaime era exaltado entre los demás, los camarógrafos de RCN lo escogían para hacer las pautas del programa, habían visto el potencial de ‘El Kiko de Belalcázar’.

Pasaron las horas y era el momento de entrar en escena. “Los camarógrafos me calmaban, me aconsejaban que no me asustara con el ‘Señor Barriga’… cuando escuché esto me dio pánico escénico, yo no sabía que el Señor Barriga era jurado, pero aproveché su presencia para interactuar con él y sacarlo todo a mi favor”.

Jaime entró al escenario, era el foco de las cámaras, toda Colombia lo estaba viendo en televisión y en especial sus dos hijos que esperaban lo mejor de su padre; salió y sorprendió, con su imitación logró que a Edgar Vivar, que personalizó al Señor Barriga, se le salieran las lágrimas. “Si pudiera escoger un ganador ya sería usted, me recordó mucho a Carlos Villagrán, te vas para Bogotá” fueron las palabras de Edgar Vivar hacia Jaime, el sueño de sus hijos se cumplía.

Al llegar a Bogotá todo fue diferente, el disfraz se lo prestaba el canal y todo era más organizado. Allí Jaime tenía muy buena competencia debido a que estaban los mejores imitadores del país, pero él no se apabulló y con todo su ímpetu realizó su mejor trabajo.

El ganador del concurso se ganaría un carro último modelo y la posibilidad de representar a Colombia en el concurso de México que realizaba televisa con $300.000.000 de premio gordo al ganador. Jaime avanzó junto con su compañera ‘La Chilindrina’ que curiosamente también venía desde Belalcázar, cada que avanzaba llamaba a su casa para anunciarles a sus hijos, uno a uno fue venciendo a todos sus contrincantes de escenario. Jaime ganó el concurso en Bogotá, “la rabia que tenía yo de no poderle contar a mis hijos que yo había ganado era inmensa, el canal no permitía esto porque el programa era pregrabado y la final aún no salía. Me tocó irme para Belalcázar y guardarme mi alegría”.

Al llegar a Belalcázar no pudo contarle a nadie que él era el ganador, entonces se salía con la mentira de que tenía que volver para presentarse en la final. “estuve 1 semana completa de incógnito en Belalcázar hasta que me fui para México”, empacó maletas y junto con su compañera salieron rumbo a Bogotá, allá los esperaba el vuelo para México DF.

“Llegué a México con todas las expectativas, pero allá me ‘conejearon’ no me dejaron participar en ningún concurso y me aislaron en un hotel junto con mi compañera. El canal RCN se hizo responsable de nosotros pero nunca nos llevó a ningún concurso. Lo peor fue que sí nos llevaron a la final del concurso, pero como espectadores, muy triste la verdad y más triste al ver que el Kiko que estaba participando era pésimo, la verdad fue todo una farsa. A los creadores del concurso no les convenía que ganara el ‘enemigo’ de Roberto Gómez Bolaños, por eso no me dejaron participar porque yo me ganaba eso” habla con total seguridad Jaime a quien no se le ve mucha tristeza en los ojos cuando cuenta esta historia.

Recordemos que Carlos Villagrán tuvo varios inconvenientes con Roberto Gómez Bolaños por la autoría de este personaje. Roberto denunció a Carlos porque estaba usando el personaje después de acabadas las grabaciones del programa, ‘kiko’ pertenecía a Roberto Gómez Bolaños porque fue él quien lo creó. Carlos Villagrán se aferraba al argumento de que él era el intérprete del personaje, por consiguiente él podría presentarse como ‘kiko’ cuando quisiera.

-Don Jaime, ¿A usted no le da tristeza recordar que lo robaron prácticamente allá en México?
-Para nada, yo disfruto mucho los momentos, además allá en México RCN nos dejó a La chilindrina y a mí un taxi totalmente gratis. Conocí todo Ciudad de México en ese taxi, todo era pago por el canal, entonces
dígame usted ¿Cómo me voy a sentir mal?
Respondió mientras jugaba con su mascota, ‘Lucho’, un pincher cachorro que había conseguido hace menos de 2 semanas.
-Sonreí.

Al preguntarle cómo había sido el recibimiento acá en el pueblo sonrío y me dijo “Todo el pueblo me recibió como un héroe de la patria, había un camión de bomberos esperándome, me sentía como Nairo Quintana volviendo a Colombia, lo que ellos no sabían era que yo venía de México y no de Bogotá, creían que apenas había ganado el concurso allí”

- Don Jaime y ¿Cómo ha cambiado su vida después de ganar este concurso?
- Mi vida cambió totalmente, el carro que me gané lo vendí y con la plata que obtuve termine de construir mi casa, organicé mi finca y me dediqué a cultivar café y cacao.
- ¿No volvió a imitar a Kiko?
- Claro que sí, estuve en varios eventos de invitado, me pagaban muy bien, pero por unas discusiones con mi manager no continué, además mi papá se enfermó y mejor me vine a la finca para ayudarle. Ahora estoy muy feliz con la agricultura

Jaime Osorio dejó a un lado su papel de Kiko, aunque cuando lo llaman para eventos de caridad es el primero en decir “SI”.

El ‘Kiko’ de Belalcázar no es egocéntrico ni humillante con sus cosas, ahora no saca mejores juguetes que su vecino ‘El Chavo’ y tampoco come tortas de jamón en la cara de ‘la chilindrina’, el prefiere llevar sonrisas a las personas y más que todo niños que no se encuentran en su mejor estado económico o de salud. Tiene un corazón enorme y lo refleja cada que sonríe.

 

 

Crónica realizada por Juan David Rivera R.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>