El ‘Pollo’ anda en dos ruedas


Jeep de El Pollo

Un día que empezó caluroso pero lleno de energía. Cuando el reloj marcó las 2 de la tarde en punto comenzó el desfile de Jeeps Willys, Yipao. En este desfile se pueden ver cuatro tipos de vehículos: los que llevan productos agrícolas, que llevan comida, flores, madera; trasteo típico, donde se veían jeeps que llevaban cantidades ridículas de tesoros; elección libre, donde se decoraba el automóvil con la temática que se desee; y por último, piques.

Cuando llegué a la carrera 14, donde se ubica La Octava Brigada, busqué a una persona con gran reconocimiento, Julián Andrés Ceballos Castaño o como se le conoce en el mundo de los piques, “Pollo”. Un joven de 25 años de edad, que va vestido de alpargatas, pantalón negro, camisa blanca, sombrero y carriel.

El Pollo empezó con su carrera en los piques de jeep hace cinco años y ha sido campeón de esta categoría por cinco años. Este año no pudo participar debido a su gran cantidad de victorias, pero eso sí, con todo el gusto se presentó a dar su show.

Los almacenes Éxito lo patrocinan desde hace unos tres años “además de por el color, por las piruetas”, dice el Pollo. Su padre, Manuel Gonzalez, maneja el Willys blanco conocido como “Loba” y es patrocinado por almacenes Super Inter, y por último uno de sus hermanos, Jhoan Manuel Gonzalez, maneja un jeep anaranjado que es patrocinado por Constructor. Esta práctica está muy presente en la familia.

Pero no solo están los picadores en el desfile, su madre, Mary Isabel Ceballos, también los acompaña. Siempre se ha sentido un poco inquieta ya que sabe que es una práctica riesgosa pero se siente mucho más cómoda sabiendo que acompaña a sus seres queridos. Además ellos también se sienten más seguros con la bendición de su madre y su acompañamiento.

El truco de picar un jeep es llevar una baja velocidad y un gran peso en la parte de atrás (de 1800 kilos a 2000 kilos). Es más aconsejable hacerlo en dos llantas, porque con una puede representar un riesgo ya que solo se utiliza una llanta para frenar. En Yipao y Piques Loba (la empresa que su familia posee), tienen unos troques especiales que son importados y que solo ellos poseen, afirma Julián.

Después de hablar un breve instante conmigo volvió a su jeep para continuar con el desfile. Aquí ya empezaron las muestras de piques. Su familia tiene un especial movimiento que fue inventado por su padre que consiste en salirse del jeep, dejarlo que ruede y el conductor se sube a la carpa, después se baja y deja que el carro gire un poco, entonces vuelve a la cabina del conductor.

Julián le agrega algo a ese movimiento, se cuelga con sus piernas en la parrilla delantera, primero sentado y después acostado en el aire, se puede ver en su cara la felicidad que le causa picar un jeep le produce. El público aplaude, grita y silva con histeria; niños, adultos y ancianos disfrutan de lo que ven y piensan lo mismo que yo: “definitivamente esto solo se ve en este país”.

El Yipao que más recuerda es el primero en el que participó. Se llevó una gran decepción porque aunque ganó, los jurados lo descalificaron porque su auto estaba modificado para poder dar giros de trompo, explica Julián, que sin excepción alguna todos los jeeps deben estar mejorados para hacer piques.

Jeep de El Pollo 2

“La primera vez, y única, que tuve un accidente fue la primera vez que piqué”. Este evento marcó al Pollo, aprendió de él y desde ese entonces se concentra en exceso en lo que hace, “vienen amigos, la gente de los miradores, cualquier cosa, pero yo solo me concentro en eso”.

El desfile continúa y ahora junto a su padre y su hermano se dispone a hacer un show. Su padre hace a la perfección el movimiento que inventó, el Pollo lo replica y el segundo jeep Loba lo hace también, pero Julián y su hermano empiezan a dar vueltas estando muy cerca y se agarran una mano, a manera de saludo, todos aplauden.

El desfile continua el recorrido hasta la Plaza de Bolívar de Armenia, y el jeep amarillo del Pollo, con sus casi dos toneladas en la parte trasera, con su bocina especialmente ruidosa, se lleva todos los aplausos por donde pasa. Y déjeme decirle, su papá en el jeep blanco llamado la Loba no se queda atrás… que animales para entretener.

 

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>