Armero, 34 años de una tragedia


Por: Sofía Duque Aristizábal, Sofía Aranda, Sebastián Patiño, Valeria Rios, Isabella Borja y Natalia Vitola

Noviembre 11, 2019

Dentro de dos días, tres décadas hacia el pasado, miles de vidas se apagaban debajo del fango caliente o quedaban atrapadas en medio de ruinas. Algunas, muy pocas, lograron sobrevivir para contar su historia al mundo, para mantener vivo el recuerdo de uno de los pueblos agrícolas más prósperos de Colombia. Y hoy, 34 años después, el Volcán Nevado del Ruiz (Caldas, Colombia) se agita inquieto recordando a Armero. Hoy, las autoridades anuncian una alerta amarilla por actividad volcánica.

Armero antiguo

Antes del 13 de noviembre de 1985

Noviembre 11, 1985

No se había emitido ninguna orden de evacuación, nadie sabía que 48 horas más tarde Armero sería borrado del mapa y que Colombia entera lloraría las vidas de quienes caminaban, este día hace 34 años, ajenos a la tragedia. El país entero, bajo el mando del expresidente Belisario Betancourt, se encontraba consternado por el intento de tomarse el Palacio de Justicia tan solo cuatro días antes por parte del M-19.

Más de un centenar de personas murieron aquel seis de noviembre y otras fueron encontradas posteriormente en fosas comunes. Tal vez, esa concatenación de hechos tras hechos como un libreto del destino fue lo que condenaría al pequeño pueblo tolimense a ser solo ruinas en un campo Santo.

Sin embargo, de Armero se dice era próspero. Los sobrevivientes y los diarios lo recuerdan como un lugar de comercio que poco tenía que envidiarle a Ibagué, con su propia plaza de mercado, con una hermosa calle real ubicada en la 11, con un gran coliseo de pesas conocido por recibir a grandes deportistas, y con una hermosa iglesia blanca que se presentaba altiva e impoluta al borde de la avenida principal.

Era un pueblo de clima cálido, lleno de oportunidades, con aroma a flores; tal vez con un par de prostíbulos y discotecas, con hoteles para los viajeros frecuentes, con secretos en esquinas y besos robados entre estudiantes de colegios femeninos y masculinos. Como haya sido el pueblo tan solo dos días antes de desaparecer, con toda su belleza y abundancia, con aquellas vías adornadas de árboles verdes y de fachadas blancas; solo se puede vislumbrar lo que la mente de los sobrevivientes logren robarle al tesoro de recuerdos de una mente cansada de tantos años.


Un mar de lodo caliente

En Colombia aún no se ha visto un desastre natural más grande y temible que el de Armero, las pérdidas y la angustia aún se retuercen en el corazón de las personas que vivieron la tragedia en carne propia. La avalancha no sólo sepultó a más de 23.000 de 26.000 armeritas junto con un municipio entero. No. Asestó otro golpe a la tristeza patria que se respiraba por aquellos días.

34 años después se conoce el rumbo exacto de la avalancha, las horas que pasaron eternas y cruciales antes de llegar al pueblo, los kilómetros recorridos por el fango, e incluso tres décadas más tarde el sentimiento es agrio. La noche del 13 de noviembre de 1985, a las 5:00 p.m el Volcán erupcionó provocando una lluvia de ceniza, arena y material volcánico sobre la ciudad.

A las 9:30 p.m, la avalancha (ocasionada por el desprendimiento de grandes bloques de hielo tras la erupción) viaja por el cauce de los ríos Lagunilla, Chinchiná, Azufrado y Gualí con un inevitable rumbo hacia Armero. Según las autoridades, en algunos puntos del macizo volcánico el mar de lodo alcanzaría aproximadamente 40 metros de altura.

Cerca de la 10: 40 de la noche, la avalancha llegó hasta Chinchiná (Caldas) por el otro costado de la cordillera central y tan solo una hora después una segunda avalancha arrasó con Armero y parte de Mariquita (Tolima) cubriendo casi 20.000 hectáreas de llanura tolimense con una mezcla de lodo, árboles y piedras.

Sin embargo, en la radio nunca se emitió una noticia sobre la erupción del Ruiz, no se activaron las alarmas de emergencia en el municipio, nadie escuchó nada más salvo la transmisión del partido entre Millonarios y Cali. El único aviso que tuvo Armero fue el breve fogonazo de rojo intenso acompañado de un estruendo antes de ver la ceniza caer.

La marea de lodo caliente devoró un municipio dormido y 34 años más tarde se hablaría de muerte del alcalde de Armero, sentado en su escritorio pidiendo auxilio al gobernador Tolimense, apodado Moncho, mientras este jugaba billar. A la mañana siguiente, Belisario no creería las consecuencias hasta que fue imposible negarlas.

Una pérdida y un regalo: la historia de Marina

Era la mañana del 14 de noviembre de 1985, cuando Luz Marina Clavijo se dirigía hacia la casa de su suegra y de algunas cuñadas en Cartago (Risaralda). No había nada de particular aquella mañana, pero lo que comenzaría como un día corriente pronto se convertiría en el principio de una búsqueda sin respuesta.

Marina, de 30 años solamente, llevaba apenas algunos meses casada con Guillermo Restrepo o el Negro como ella lo llamaba de cariño debido a su cabellera azabache ondulada y piel trigueña. Sin embargo, su amor del uno por el otro comenzó cinco años antes de darse el sí en el altar cuando los noviazgos eran largos y pacientes. Y desde entonces hasta la fecha, Guillermo sigue siendo su esposo pese a haberlo perdido inesperadamente en Armero.

Lo de inesperado se debe no solo por la amenaza de una erupción, sino porque ese 13 de noviembre Guillermo debía irse por los pueblos del Tolima comerciando como usualmente lo hacía, y sin embargo algo lo llevó a desviarse del rumbo y partir por Caldas hasta elegir descansar en Armero. “Él estaba como predestinado para eso. Además nadie sabía de una alerta y él no estaba preparado para una evacuación” asegura Marina perdida en el recuerdo.

“Yo me vine a dar cuenta al otro día en la casa de mi suegra y mi cuñada, porque no sabía qué era ese alboroto y me dijeron que había explotado el Nevado del Ruiz y que había borrado Armero… y yo pensé en él. Porque esa noche me desperté como a las 11 y sentí algo en mi corazón, sentí que él me llamó” recuerda Luz Marina con voz entrecortada. Y fue en ese instante en que la búsqueda comenzó, pues llamada tras llamada y sin saber de Guillermo, ella decidió viajar a Ibagué.

“La ida a Ibagué fue en vano, allá nunca iba a encontrar nada, era infinidad de heridos. Así que el domingo en la noche compre tiquetes para ir a buscarlo a Bogotá y eso también fue en vano, porque a los rescatados les cambiaban el nombre en el hospital o incluso ni los identificaban. Eran montones de heridos y de muertos” (Marina, víctima de la tragedia)

Con el paso del tiempo y sin saber nada de su esposo, Marina decidió ir a Ibagué a reclamar el edicto de defunción por desaparecimiento de Guillermo, el cual salió en los periódicos como otra persona presuntamente fallecida en la tragedia. Ese día, lo recuerda Marina como uno de los más duros en su vida “Han pasado ya 34 años de la tragedia y a mi me afectó muchísimo. Durante siete años yo caminaba por la calle y veía a los loquitos buscándolo a él, porque a uno le decían que podía quedar con amnesia o loco, y yo siempre me imaginaba que me lo iban a traer algún día en un carro sin piernas o cosas así. Y fue un momento muy duro para los sobrevivientes el haber perdido alguien así, porque la tragedia estaba anunciada para los de allá no para nadie de acá (Cartago).

Edicto de defunción por desaparecido de Guillermo Restrepo

Sin embargo y tras duros años tratando de sobrellevar la pérdida de su esposo Marina decidió rehacer su vida y no con otro hombre sino con una maravillosa hija, Melissa Clavijo. Una pequeña adoptada con solo un añito de edad por Marina y desde entonces ese ha sido el motor para volver a ser de Marina una mujer alegre “Fue una bendición que me envió el señor, porque haber perdido a mi esposo, esos siete años tan duros y yo sola hacer los trámites de adopción, pues nunca me imagine que me pudieran decir que si y lo hicieron, me entregaron a mi niña”.

Hoy, Marina sonríe recordando a su esposo y la bondad que hizo se enamorara de él. Además, asegura su vida ha estado llena de bendiciones junto a Melissa y personas que la aman. Ella nunca perdió el contacto con la familia de su esposo, quienes aún la quieren con la misma fuerza que cuando le dio el sí a su negro en el altar; además la familia de Guillermo acogió a Melissa como su nieta y sobrina adorada y aún que ella nunca lo conoció hoy lo llama papá.

Luz Marina Clavijo, víctima de la tragedia de Armero

Armero, la ventana al renacer de los organismos de socorro

La tragedia de Armero marcó el renacer de los organismos de socorro Pereiranos, a pesar que la ciudad de Pereira no se vio afectada por este hecho, dejó un gran impacto para los entes que prestaron primeros auxilios y rescate aquel 13 de noviembre.

Armero queda a 4 h 16 min (194.5 km) por Padua-Letras de Pereira, y esta fue uno de los principales cordones de apoyo en aquel momento junto con Manizales, La cruz roja, los bomberos y la defensa civil son los tres órganos principales que socorrieron ese día la emergencia desde Pereira.

Antes de 1985, estos entes no estaban regulados por leyes, protocolos, maquinarias y tácticas, todo era muy básico, sin un conocimiento especializado, a raíz de la emergencia de Armero se creó una ley 1019 de 1985 que es la llamada Sistema Nacional para la Atención y Prevención de Desastres (CNPAC) a raíz de la calamidad se comienza a mirar con otra lupa cómo se van a comenzar a afrontar las emergencias en el país, y se dio paso a organizar los planes municipales y tener conocimiento sobre los riesgos que se podrían tener en caso tal de alguna calamidad de aquella magnitud, que movió a un país entero.

Esto permitió hacerles ver la necesidad a los entes de que no estaban lo suficientemente preparados para afrontar calamidades de esa magnitud, así que cada uno junto con el estado comenzaron a implementar normas, a capacitarse más, a contar con maquinaria más eficaz y al momento de contar con voluntarios ser más exigente, con la creación de escuelas y grupos especializados. En ese tiempo se utilizaba sólo la herramienta manual, como palas picas y las mismas manos de los voluntarios.

La Ley 1523 del 2012 dice que la cruz roja bomberos y policía y administraciones municipales y departamentales hacen parte del sistema nacional. La ley 1523 dice “la gestión del riesgo es responsabilidad de todos”.

Esa noche La Cruz Roja de Pereira apoyo a municipios aledaños parte de caldas, Villa María, Chinchiná, posterior a eso hubo voluntarios que fueron apoyar en Armero, pero la primera respuesta fue apoyar a Caldas.

“La experiencia de los voluntarios fue crucial, ellos dicen que encontraron muchos cadáveres, muchas personas y familias afectadas que no tenían donde dormir, la zozobra de la gente y todo ese tipo de cosas marcó la vida de cada voluntario de la cruz roja” Manuel Antonio Olaya, coordinador de la gestión integral del riesgo de la seccional Risaralda.

En este momento dependiendo de la emergencia, en relación con armero, la cruz roja de Pereira cuenta con una disponibilidad de 25 voluntarios, y ya hoy por hoy la cruz roja está más capacitada, tienen una ley que los rigen a que tienen que estar preparados para cualquier emergencia siguiendo los tres lineamientos que tiene la ley 1523 que es conocimiento del riesgo, reducción del riesgo y manejo del desastre como tal.

A nivel interno la cruz roja de Armero dentro de la avalancha había voluntarios y todos perdieron la vida, no solo la cruz roja, sino bomberos y defensa civil, por que quedaban muy cerca una de la Otra y perdieron todos la vida, entonces se creó condiciones de seguridad que si va a ver emergencias de cualquier cosa se deben tomar las medidas pertinentes antes de salir a atender cualquier emergencia.

La cruz roja de Risaralda optó por medidas como conocimiento, entrenamiento, crear grupos especializados para rescate montaña, otros para búsqueda y rescate, se empieza a crear una serie de líneas de trabajo a raíz de eso.

“En este momento si hay una emergencia en Pereira la cruz roja cuenta con grupo de rescate donde se tienen todos los equipos para atender desde trabajo en alturas, desde trabajó en montaña, no se tiene búsqueda con perro, en eso se han tenido evolución, porque antes realmente solo eran voluntarios” Manuel Antonio Olaya, coordinador de la gestión integral del riesgo de la seccional Risaralda.

Ya a los voluntarios se les hace hacer una serie de cursos y de preparación específica.

El protocolo que se maneja en la defensa civil es que cada departamento atiende su propia emergencia y las primeras respuestas de apoyo los departamentos más cercanos, la defensa civil estuvo trabajando en labores de rescate y apoyo durante dos semanas en armero, y se llevaban a diario entre 10, 15 o hasta 25 voluntarios, porque ellos iban por un lapso de horas y volvían a la ciudad, solo tres días pernoctaron en el lugar de la tragedia.

La magnitud de la emergencia de armero fue muy grande y una de las más históricas para Colombia, pues se pidió apoyo de todos los organismos de socorro de varias partes del país
“La defensa civil de Pereira vio la necesidad de más capacitación y fue allí donde se crearon las escuchas para capacitar a los voluntarios, más uniformes, y equipos especializados, cada emergencia crea la necesidad y se va viendo las falencias de cada institución”- Marta Eugenia Hurtado Patiño, radio operadora de la seccional Pereira defensa civil.

Esa noche de la emergencia la institución no solo ayudó de manera presencial, sino a través del radio por donde se comunicaban, como por ejemplo desde el terremoto de armenia desde aquí se manejó por radio.

Una emergencia grande que ha atendido la defensa civil en los últimos años en el municipio de Dosquebradas la explosión de Villa Carola, que fue la explosión de un poliducto de gasolina y hubo un número grande de muertos, gente quemada, ya que el fuego bajo por el rio y las viviendas que se ubicaban a su alrededor se incendiaron también. “Eso fue a las 4 de la mañana y por ahí a las 5:30 de la mañana y estaban 35 voluntarios en el sitio” Marta Eugenia Hurtado Patiño, radio operadora de la seccional Pereira defensa civil.

La tragedia de armero marcó a todos los organismos de socorro de Pereira y cada emergencia marca de una manera diferente a cada institución y voluntario que va a prestar la labor.

INFOGRAFÍA

INFOGRAFÍA

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>