Omayra Sánchez, el rostro eterno de la tragedia


Food-Event-Ticket-1

Realizado por: Katherin Gómez Moncada, Camila Villegas, Margarita Echeverry, Christian Camilo Castaño y Juan Sebastián Traslaviña.

Tras la profunda herida que no cicatriza, Armero ha cumplido 34 años después de que la avalancha compuesta por lodo y lava, borró prácticamente por completo la próspera población del Tolima, ubicada a 48 kilómetros del nevado del Ruiz, tras de 69 años de inactividad, la erupción tomaría por sorpresa a los pobladores cercanos. El gobierno al recibir alarmas y advertencias por múltiples organismos vulcanológicos, no le prestaron la atención debida, tras la erupción que se produjo a las 11:30 pm, el 13 de noviembre de 1985 quedó sepultada la población de Armero, cubriendo el 85% del municipio.

 

                                                    

Esta tragedia que por décadas quedará marcada en la historia de Colombia, cobró más de 23.080 vidas, 3.000 hectáreas invadidas por el lodo, 6.000 casas destruidas (incluyendo Chinchiná) y 200 kilómetros de vías afectadas. Así mismo,  afectó la económica de la zona, debido a que Armero producía cerca de una quinta parte del arroz de Colombia, además de algodón, sorgo y café, tras la catástrofe se perdería 20.000 toneladas de sorgo, 35.000 bultos de café, 13.000 toneladas de arroz, 300 toneladas de maní y 12.0000 cabezas de ganado, los depósitos de las sucursales bancarias que operaban en Armero perdieron alrededor de 1.025 millones de pesos, cifras estimadas con base en reportes de ministerio de salud, ministerio de agricultura, DANE,  Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Himat, Asobancaria, Fenalce, Fedearroz.

 

Aun después de 34 años, la tragedia continúa presente en la memoria de aquellos que sufrieron la pérdida de familiares y amigos, para cada uno el suceso lleva un rostro y nombre diferente, el de un padre, un hijo o un amigo, sin embargo a nivel nacional e internacional el rostro de Omaira Sánchez, una niña de 13 años, se convirtió irrefutablemente en un símbolo del sufrimiento y la agonía que pasaron los protagonistas del desastre natural que, según el periódico El colombiano, es el más grande por ser el que a cobrado más vidas en Colombia.

El-Le-n-Dormido-DEspert

Los últimos momentos en que Omaira luchaba por sobrevivir se convirtieron en uno de los recuerdos más representativos de la avalancha de armero, la pequeña agonizaba frente al expectante y curioso lente de los medios y a partir de esto su corta historia la llevó a ser un emblema de esperanza para la comunidad, quienes poco tiempo después le entregaron su fe.

Más de 300 placas de agradecimiento a Omaira Sánchez se encuentran en lo que ahora es el campo santo del antiguo Armero, justo donde murió la niña y se encuentra su tumba, las inscripciones reconocen los favores y milagros cumplidos, según los creyentes, por la niña.

Además de cientos de tributos, ofrendas y obsequios dedicados a Omaira, el área está visiblemente enfocada en el turismo pues vendedores locales aprovechan la idolatría y el fetiche que existe alrededor de la muerte de la niña para comercializar distintos objetos con su rostro momentos antes de morir.

“Al cementerio llevan muchas muñecas, herraduras, puntillas, matas de sabila, muñecos y las ponen encima de la tumba como fetichismo o cosas de agüeros, desde el punto de vista de la iglesia somos respetuosos, pero hay que decir la verdad, eso no está bien” Padre de la parroquia de Armero, Humberto Rodríguez Rivera.

Velones negros, cintas, muñecas quemadas, piernas, camándulas, plantas, entre otros objetos que se encuentran en la tumba de Omaira que, por lo general, son utilizados para llevar a cabo actos de hechicería, brujería o trabajos maléficos para hacerle daño a personas. Esto se explica por la cantidad de amuletos que no sólo rodean el lugar de la tumba de Omaira, sino que de igual manera por todo el campo santo.

 

“La tumba de Omaira y todo Armero, se encuentran todo tipo de cintas, velones, entre otras cosas que se han utilizado para hacer brujería, hechicerías y trabajos maléficos para lastimar y, en la tumba de Omaira, todas las muñecas que están ahí, me imagino que se encuentran rezadas o van con intención de lastimar” Padre de la parroquia de Armero, Humberto Rodríguez Rivera.

 

Un lugar que se convirtió en una atracción para personas que su único interés es llevar a cabo rituales u observar una locación en donde una menor de edad murió frente a las cámaras, además de esto algunos individuos se aprovechan de los ojos curiosos de los espectadores para sacar provecho de la situación. Las principales personas que asisten a esta zona son forasteros que vienen de distintos lugares del país a pedir milagros y son los que más llevan a cabo rituales y dejan objetos, en comparación a los habitantes que se encuentran en Armero Guayabal.

34-a-os-han-PASADO-de-la-tragedia

 

“A el espíritu de Omaira le piden muchas ayudas, en el lugar se encuentran muchas ofrendas, muchas personas van a ver el camposanto, pero especialmente personas que vienen de otros lugares, son las que más van a pedirle y llevan cosas” Uriel Martinez Cardona, taxista de Armero.

 

El padre de la parroquia de Armero Guayabal, al ser un representante de la iglesia, no aprueba las posturas que han adquirido las personas al llevar a cabo estas acciones, de modo que se a dirigido hasta el lugar donde se encuentran estos objetos para evangelizarlos, se quiere llevar a cabo un proyecto donde se realice una fosa común, con el fin de disminuir estas posturas irrespetuosas.

 

“Se tiene la posibilidad de recoger todos los restos y colocar una fosa común, con una lápida bonita y tumbar el resto de lápidas y organizar el cementerio como si fuera un sendero o un bosque, la propuesta está, pero como hay leyes que no permiten muchas cosas” Padre de la parroquia de Armero, Humberto Rodríguez Rivera.

                   GALERÍA FOTOGRÁFICA 

 

IMG_0441

 

IMG-0432

IMG-0408

IMG-0438

IMG-0447

IMG-0472

IMG-0475

IMG-6397

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>