“Sólo le pido a Dios “


Por: Mauricio Fenández B. - Christian Prada H.

Masacrado de trujillo.“Los silencios que guardamos están llenos de vida, pero es preciso que esos silencios hablen para que surja la vida”

Entre balas, gritos y desconsuelos la vida de 342 personas a terminado, el destino designó que fueran ellos los encargados de sufrir en carne propia el terrorismo y la barbarie. Trujillo uno de los 42  municipios del Valle del Cauca ve como sus hijos han sido descuartizados.

El retumbar de una filosa motosierra aún dice presente, los disparos,  se recuerdan como un  eco que no logra camuflarse ni entre  los gritos agudos  de aquellos que lentamente morían.

El soñar es para los vivos, eso lo tiene claro cada familiar de las víctimas, los cuales se rehúsan a dejar de pensar en sus seres queridos, los mismos que a manos de unos sanguinarios vieron sus esperanzas esfumarse con el tiempo, pero no con el olvido. La impunidad no es una opción,  23 años de lucha, de rabia, de anhelar la justicia cada mañana. El rostro de los hijos, padres, hermanos, primos y amigos pide respeto por la memoria no sólo de !sus muertos! también de !sus desaparecidos!

La tortura no cree en el consuelo, pisotea la dignidad. La muerte es ahora quien se prepara para atacar tan lenta, frustrante y dolorosamente . Entonces, las heridas se manejan con un poco de sal,  siendo esta la manera de recordarle a la víctima que hay algo peor que la misma muerte. Los verdugos no tienen perdón, mutilaron a sangre fría, descuartizaron sin piedad. Entonces no hay que tener piedad con ellos.

El Parque Monumento ubicado a las laderas del municipio es un homenaje a la personas que partieron, a sus sentimientos y sueños frustrados, es el deseo de recuperar y recordar a quien ya no está, es la forma de  resistir al olvido. Justicia es el único deseo de los familiares que lloran sin consuelo a sus seres queridos.

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) las Auto Defensas Unidas de Colombia (AUC) los narcotraficantes donde se involucran  nombres como  Diego León Montoya, alias “Don Diego” y  Henry Loaiza Ceballos, alias “El Alacrán” junto a la participación de la Policía y el Ejército Nacional deben pagar por tanto daño cometido. En el 97 el presidente Ernesto Samper Pizano pide perdón por la masacre y omisión del Gobierno, el cual sigue omitiendo a sus responsables, no olvidemos que olvidar no es una  opción.

“La liberación el 10 de marzo de 2009 del Coronel retirado del Ejército Alirio Antonio Urueña Jaramillo y el entonces Teniente de la Policía José Fernando Berrio Velásquez, implicados en la “Masacre de Trujillo”, por parte del Juez Néstor Ramos, del Tribunal Penal del Municipio de Tuluá, Centro del Valle del Cauca, argumentando que los cargos imputados por la Fiscalía debieron ser de homicidio agravado y no con fines terroristas, ocasionó la indignación de los familiares de las 342 personas asesinadas y desaparecidas”.

¿Falso o positivo? no lo sé. En el 90 a las dos a.m del lunes dos de abril,  se escucharon unos balazos y desde ese entonces  en Trujillo sólo un espíritu de muerte ronda en el asfalto. Centenares de cuerpos descuartizado, amarrados a un costal y sumergidos a las agua del río Cauca hacen parte de esta historia.

“El Cementerio Clandestino” como se le conoce al Río Cauca es quizá la única fosa  común en la que descansarán los cuerpos de quienes jamás aparecieron, y de los cuales sus familias aún esperan noticias.

“Los silencios que guardamos están llenos de vida, pero es preciso que esos silencios hablen para que surja la vida”  revivir a sus muertos con el recuerdo, que la impunidad no reine. Esa es la única venganza que se tiene presente. Se pretende que los culpables paguen, no con dinero pues “a nuestras víctimas no las compra el dinero”.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>