Zona Bajamar en Buenaventura


Por: Jessica Ceballos Rangel          

Según el Dane, Buenaventura cuenta con 377.105 habitantes y tiene el mayor índice de desplazamiento interno forzado por conflicto armado en el país. Las acciones son perpetuadas principalmente por bandas criminales como La Empresa, Los Rastrojos, Los Urabeños y Los Buenaventureños; quienes mantienen una disputa por las zonas de Bajamar, ya que el apoderamiento de estas zonas les ayuda a operar con mayor facilidad en el tráfico de drogas, armas y en la delincuencia común. Estos grupos armados trabajan con el micro tráfico, realizan atracos, extorsión, vacunas y robos.

Todo lo anterior ha sido fruto de la pobreza extrema y falta de oportunidades que ha vivido Buenaventura a través de los años. Las bandas criminales crean terror, desestabilizan y generan miedo en la población, esto ha llevado a que los medios de comunicación en reiteradas ocasiones hablen del puerto más importante de Colombia como un foco de violencia y violación de los derechos humanos (DDHH).

Colombia-Valle-Del-Cauca-Buenaventura-Manglares-677

Foto: experienciacolombia.com

Las zonas de Bajamar en el Pacífico colombiano y en Buenaventura son lugares con riqueza y biodiversidad ictiológica (diversidad de especies) únicas en el país, allí aflora el profundo bosque de manglar que al bajar el agua de mar ofrece a la vista un sin número de especies marinas y terrestres.

Buenaventura se ha caracterizado por su crecimiento desigual el cual por mucho tiempo se asemejó a una gran correa (AV principal “Cabal Pombo”) donde se sitúan los barrios hacia los lados,  y no permitía su crecimiento hacia otras calles y avenidas, todo esto obligó a que parte de su población construyera casas de madera sobre terreno del mar, creando barrios en zonas de Bajamar. A estos terrenos se les relleno con la corteza de los inmensos troncos que eran utilizados en los aserríos (sitios donde se trabaja la madera) y luego se les agregó tierra y balastro.

Con el tiempo y debido a las grandes migraciones que se dan hacia Buenaventura sobre todo de gente del Pacífico, se fueron construyendo más barrios en la zona que fueron rellenados con basura. Había partes que se rellenaban y operaban como “AV principal” y hacia los lados se iban construyendo palafitos (puentes) que eran los que colindaban con los bosques de manglar y eran construidos con madera y chonta, un árbol que es propicio para construir en zonas lacustre (zonas fáciles de inundar).

De esta manera se fueron formado los barrios de Bajamar logrando un crecimiento atípico en una de las ciudades más pobladas del departamento del Valle del Cauca. Los recursos naturales ayudaban a los pobladores en su batalla contra la pobreza y la miseria ofreciéndoles alimentos característicos de la zona como las jaibas (plato apetitoso de la región), cangrejos, variedades de moluscos (piangua, caracoles, piacuil) y algunas especies de aves. La tarea era sencilla, simplemente sacar un anzuelo y pescar desde sus propias casas o canoa, su medio de transporte más utilizado.

Las fuentes de empleo de estas personas ha sido el puerto (muelle de carga) donde han trabajado como adicionales (hacer reemplazos), en la zona de cargue y descargue de madera o mercancía de los barcos costaneros (barcos que recorren todos  los municipios de la Costa Pacífica).

La situación empeoró sobre todo con la privatización de Colpuertos en 1990, pues esto generó  poco acceso a la actividad laboral y gestó una problemática de violencia que se vive actualmente.  La falta de oportunidades laborales y de acceso a la educación media y superior, (Según un informe realizado por la Universidad del Pacífico en el año 2009, la zona tiene el mayor índice de iletrados en Colombia) propiciaron esos estados de violencia que se manifiestan en las zonas de Bajamar en Buenaventura.

Barrios como Lleras, Punta del Este, Santa Cruz, la Playita, la Inmaculada, Santa Fe, Kennedy y Sanyú, presentan un alto índice de desplazamiento intraurbano lo que ha generado asesinatos  con armas de fuego y objetos corto punzantes, personas descuartizadas y desaparecidas; especialmente las victimas de estos hechos ha sido la población masculina. Lo anterior implica que una cantidad de madres tengan que asumir la responsabilidad de sacar adelante a sus familias, pues su compañero sentimental es posiblemente uno de los asesinados, se encuentra desaparecido o hace parte de los grupos armados.

Las mujeres terminan siendo víctimas de esto, entrando en situación de desplazamiento por la violencia y por los proyectos de las entidades oficiales y privadas de construir muelles de carga y descargue. El irse hacia otros barrios en el interior de la ciudad, implica que se pierdan las comodidades para el acceso a su sustento.

 

 

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>