EL OCASO DEL TRANSPORTE MASIVO EN PEREIRA


 

En el año 2002, el Gobierno Nacional como política de Estado toma la decisión de financiar e implementar los distintos medios de transportes masivos en ciudades de mas de 500 mil habitantes. Esta estrategia, como una solución real y efectiva a la creciente crisis del sector de transporte público, que para la época se empezaba a evidenciar con deficiencias estructurales y de cobertura.

Es por eso que para el área metropolitana centro occidente, conformada por los municipios de La Virginia, Pereira y Dosquebradas, se le cofinancia un sistema de transporte masivo que permitiría movilizar  unos 120 mil usuarios diarios. De esta manera se tendría un sistema de trasporte público y auto sostenible de acuerdo a las diferentes medidas que se debían tomar para el crecimiento de los carros particulares y el decrecimiento del uso del transporte público o transportes amigables con el medio ambiente.

La innovación de este sistema de trasporte masivo, es la chatarrización de un gran número de automotores que causaban  problemas de contaminación ambiental por el mal estado en que los propietarios mantenían estos vehículos, a causa de la falta de mantenimiento adecuado de los mismos.

De esta manera, es como se da vida a Promasivo S.A., quien sería la encargada de operar el sistema de transporte masivo de el área metropolitana centro occidente.

Hasta la fecha, el Megabús está generando perdidas cuantiosas, ya que se estimaba que este transportaría 120mil personas y las cifras más cercanas  se ubican en 30 mil usuarios.

Es claro que al no generar los recursos necesarios para la operación del Megabús la eficacia de la prestación del servicio se vería afectada al no cumplir con las obligaciones contractuales que se pactaron con el operador PROMASIVO SA. Es que hay innumerables llamados de la ciudadanía en cuanto a la obligaciones de seguridad vial olvidada por las empresas, además de la permisividad de los Organismos de Tránsitos que incrementan este fenómeno.

El código nacional de tránsito establece la obligación de que cualquier automotor debe tener llantas de una profundidad de 1.5 cm.

Sin embargo, es notorio el estado de deterioro y desgaste de las llantas que utilizan los diferentes articulados del Megabús, ignorando el peligro que correría un vehículo de esa envergadura con pasajeros. Esto implica la imposibilidad de frenar rápidamente un vehículo de ese tamaño, pues tan solo una mancha de aceite en las losas ya tendría un resultado caótico. Según información suministrada por el mismo organismo de tránsito, sólo las inspecciones se limitan al SOAT vigente y licencia de conducción al día.

En los medios de comunicación, se han registrado las diferentes protestas que han llevado a cabo los conductores de los buses alimentadores del sistema de transporte por falta de pago. No puede ser que un sistema que su operador deba ceñirse al fiel cumplimiento de la ley y del contrato de operación, no cumpla con el mínimo de obligaciones, pues en muchas oportunidades se han llegado a deber hasta dos y tres meses de salario.

Lo que se ha expuesto hasta el momento, es tan sólo la punta de un iceberg que día a día se va descubriendo, como cuando la marea abandona el correr de la playa a sus profundidades, pues los usuarios empezaron a sentar su voz de protesta por no tratarse de un sistema ágil. A esto se le suma que no todas las zonas de las diferentes comunas de las ciudades que componen el área metropolitana occidente, se encuentran cubiertas y beneficiadas por rutas alimentadoras.

En recientes informes periodísticos se ha mostrado las más grande inconsistencias del operador PROMASIVO S.A., ya que de  34 articulados que operan, tan sólo hay en circulación 17 de ellos. De allí la explicación a la interminable espera que debe vivir cada usuario en estaciones.

La razón que explica esto es la falta de mantenimiento oportuno y así fueron quedando uno a uno fuera de servicio estos vehículos, ya que la empresa optó por extraer las piezas de los vehículos averiados como cualquier yunker para proveerlas a los otros vehículos agravando y devaluando la flota.

En manos de las administraciones municipales se encuentra la solución para que el trasporte masivo del área metropolitana alcance su punto de equilibrio y lo mas importante es que preste el servicio y que por un valor pequeño pueda una persona trasportarse si lo quiere, por los distintos puntos cardinales de la ciudad.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>