Un regalo incompleto de cumpleaños para Pereira


Por: Daniela Gil

En Colombia, por décadas se ha utilizado los recursos del erario público para satisfacer necesidades y ambiciones personales, para lo cual se destinan cuantiosos recursos en la elaboración de obras de todo tipo, que podría decirse servirían sólo para dar cumplimiento a las respectivas coimas que cada gobernante de turno ha comprometido dar para de esta forma cumplir a todos sus colaboradores y aportantes de las respectivas campañas.

Las obras realizadas por las entidades territoriales, generalmente son vagas en sus estudios, insuficientes en la justificación de la necesidad pero relucientes al momento de incrementar sus costos.

Nuestra ciudad no se escapa a tal problemática, puesto que se ha presentado todo tipo de obras que no cubren las necesidades de la población y por el contrario hacen un daño inmenso al ser ejecutadas por los impactos económicos negativos para quienes tienen que sufrir en carne propia los inclementes cierres de calles, martillos, serruchos y retroexcavadoras.

Para el sesquicentenario de Pereira, el alcalde Enrique Antonio Vásquez Zuleta  anunció como un majestuoso regalo la realización de la calle de la fundación que comprendería el tramo de la calle 19 entre carreras 11 a 6 para así rebautizarla como la primera de la fundación y traería como novedad el estar compuesta por andenes mas anchos y cambio de apariencia en cuanto a diseños y colores. El presupuesto aproximado era de 4000 millones de pesos y la fecha de entrega estaba predestinada para el 30 de agosto y que se convirtiera en un regalo al cumpleaños de la capital risaraldense, sin embargo, para ese entonces no estuvo finalizado el proyecto.

Era previsible el retraso por tratarse de improvisación en la ejecución de una obra civil de tal magnitud que en realidad no le reportaría beneficio real a la comunidad, pues transitar antes o después por esta calle sería la misma cuestión, inversión en transformaciónes físicas pero los trancones y los vendedores informales estarían deambulando por ella igual que antes.

En la contratación pública se ha llegado a la nociva tradición de acudir a la ley de contratación pública para adicionar los contratos o licitaciones en ejecución, cuando en estos se presentan imprevistos financieros o técnicos que  por obvias razones no son determinados en el inicio del proceso contractual, porque de hacerlo, esto le estaría determinando al proponente la pérdida del proceso de selección o de licitación. Por supuesto, la calle de la fundación no fue la excepción.

La pregunta que podría la ciudadanía hacerse es:

¿No es previsible que una calle que no ha sido intervenida en décadas no tenga que hacerse sustitución de sus redes de acueducto y alcantarillado?

Debe plantearse la respuesta porque es por esa razón que inicialmente se determinó la solicitud de adicionar al presupuesto  2700 millones de pesos más para la finalización de la obra, pues esto incluiría lo que inicialmente no estaba estipulado en la propuesta presentada para la correspondiente licitación.

Con total desfachatez, por parte de la primera autoridad civil del municipio, el señor alcalde se manifestó diciendo que igualmente estos recursos no serían suficientes para finalizar las obras por lo que se haría necesario la inyección de más recursos públicos. Mil felicitaciones había recibido ya la ciudad en su aniversario pero sin su tan anunciado regalo de la administración municipal.

Se le cuestiona a la administración municipal el no haber invertido dichos recursos en programas que generen sostenibilidad fiscal del municipio, o si ella no se diera por lo menos ser invertidos en programas sociales en pro de la ciudadanía para de esta manera disminuir niveles de pobreza extrema o de analfabetismo.

Mientras esto sucede se desperdician recursos públicos en banalidades de los señores dirigentes políticos para satisfacer un antojo y de esta manera quedar en el recuerdo de cortar la cinta de inauguración, cuando cientos de niños y niñas esperan ansiosos recibir programas sociales para practicar deporte o becas sociales que les permitan tener un futuro promisorio y que de esta manera se produzca desarrollo para la región.

Y es que no es para menos, nuestra ciudad geográficamente es privilegiada, por ello no puede darse el lujo de seguir eligiendo mandatarios que desean satisfacer sus intereses personales con el despilfarro de los recursos públicos que cada día se tornan más escasos por la forma en que estos se destinan a obras que no son necesarias para el desarrollo de una ciudad, de una capital, y no de un departamento sino de un eje, de un eje cafetero.

Para nadie es un secreto que, la ciudad, se encuentra económicamente en una difícil situación, y ello se refleja en la ciudadanía con un índice de desempleo cercano al 20%, quizá porque la misma tenga que soportar el peso de ser la ciudad más importante del eje cafetero, donde se han prometido diferentes programas para reducir mes a mes estas cifras.

Antes que político, una ciudad de esta importancia requiere de un gerente que permita administrar como una empresa a la ciudad, donde todos y cada uno de los ciudadanos sean partícipes de las decisiones que en ella se tomen para hacer parte de la solución porque ya hacen parte del problema. Un gerente que determine la necesidad de las diferentes obras que se pretendan desarrollar en la ciudad, pues que como es bien sabido, se requiere de megaobras que solucionen distintas problemáticas para que de esta manera se dinamice la  economía y de paso, dar solución al problema que se pretenda abordar con una obra necesaria.

Por ello es que en la ciudad se encuentran obras inconclusas como lo es el anillo longitudinal, inconclusa porque la actual administración municipal no dio continuidad a lo ejecutado por su antecesora y ha dejado a medias una solución para el embotellamiento del sector de la Avenida 30 de Agosto. La razón: falta de recursos. Recursos despilfarrados en la calle de la fundación como lo han denunciado las diferentes veedurías ciudadanas conformadas en la Personería Municipal de Pereira.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>