Crisis de planeación


 En la pasada administración, se intentó sacar adelante un proyecto de revisión del POT que, por aturdido, no pasó ni siquiera la instancia de la autoridad ambiental y por lo tanto perdió una gran oportunidad.

Por: Daniela Gil.

Por parte de los gremios y los corporados  se hizo un trabajo sensato y se apoyó el asunto, con equipos dedicados exclusivamente a elaborar propuestas y a revisar los planteamientos de la Alcaldía. Y finalmente, este ejercicio se frustró y el trabajo se perdió.
Esta administración inicio con la idea de que era necesario, ahora sí, revisar el Plan de Ordenamiento Territorial, puesto que, en teoría, la vigencia del formulado en el año 2000 había caducado.

En el proceso Llevan casi dos años en el intento, y pareciera que va a quedar trunco, siete funcionarios renunciaron a trabajar con el secretario de Planeación de Pereira, Carlos Arturo Caro, dijeron que por falta de acompañamiento del directivo en la formulación del Plan de Ordenamiento Territorial y la pérdida de garantías para mantener los procesos de ordenamiento y desarrollo territorial transparentes, objetivos y oportunos.

Los funcionarios que renunciaron son Olga Lucía Monsalve, Luis Fernando Montes, Margarita María Pino, Héctor Vásquez Morales, Claudia Marcela Giraldo, Marcela Acevedo Cevallos y Carlos Felipe Montes, quienes laboraban en la Subsecretaría de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano y las coordinaciones del Plan de Ordenamiento Territorial,  del Sistema Ambiental Municipal, del Sistema de Espacio Público y Equipamiento Colectivo, entre otros.

Se escuchan argumentos, de lado y lado, con respecto a lo que allí pasaba que, la verdad, empezaba a tomar tintes novelescos; y, como en cualquier matrimonio, cada uno tendrá sus razones para las discusiones. Pero, más allá de las pasiones quedan los hechos, se fueron unos buenos profesionales y calificados profesionalmente para la tarea que estaban desarrollando, y la que pierde es la ciudad.

De todas maneras, aunque es obvio se debe acompañar a la alcaldía, el resultado parece fortuito.  Hay cosas que, por experiencia, las primeras autoridades del municipio saben que son de difícil trámite después del segundo año de la administración, en época electoral.  Un proyecto de acuerdo para cobrar valorización, por ejemplo, o una revisión del POT.   En las dos, a esta alcaldía, parece haberle cogido la noche.

Según dijeron quienes desertaron de la secretaria de planeación, el jefe asignó un recurso menor al requerido para el buen desarrollo las tareas establecidas, retrasó procesos de contratación y, al parecer, y les exigió  asumir los costos de mantenimiento y socialización de uno de los procesos más importantes de la actual administración.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>