DE LA TIERRA AL PULMÓN


 Sus playas de arena blanca, sus aguas cristalinas y tranquilas, y su riqueza paisajística, hacen de Santa Marta un lugar único; pero donde debemos tener cuidado lo que respiramos.

Por: Yeraldin Aguirre Álvarez, Sebastián Herrera Ortiz.

 La Perla de América como es conocida Santa Marta, una ciudad que está más cerca del sol y bañada por el mar.

De la tierra al pulmón es un reportaje elaborado por Yeraldin Aguirre y Sebastián Herrera, estudiantes de tercer semestre de comunicación social y periodismo de la Universidad Católica de Pereira, donde su interés primordial era el de mostrar y dar cuenta de una problemática que está afectando a la mayoría de los pobladores de Santa Marta y en especial afecta y acaba con la vida de algunos mineros que laboran para la  Multinacional Drummond Ltd, el reportaje enseña un análisis de todo lo que se ve afectado en la ciudad, de las quejas que tienen algunos sectores como el de la pesca. así mismo los autores de este hacen un llamado a conciencia:  ¿Qué estamos haciendo para cuidarnos y cuidar nuestros intereses? ¿Deberíamos tomar conciencia y sentido de pertenencia?

Maelvis Preen, compañera sentimental y ahora viuda de Darwin Castillo, quien tenía 29 años a la hora de su muerte. Él era palero en la Multinacional Drummond Ltd., y se encargaba de organizar el carbón que se descargaba dentro de los buques, pero solo duró en este cargo un año y cuatro meses ya que no se daba cuenta de una enfermedad silenciosa que estaba acabado con él, a tal punto de provocarle un derrame pleural en el pulmón izquierdo.

“Después de haberle realizado su tratamiento le toco ingresar de nuevo al trabajo, con lo cual no estuve contenta porque yo lo sentía respirando mal todavía y se lo comenté al médico, entonces le mandaron el tratamiento nuevamente y unas placas, las cuales no se las hicieron porque COLSEGUROS quería que el médico les justificara en un reporte porque le debían repetir el tratamiento y las placas”

Maelvis y Darwin al ver que no obtuvieron respuesta por parte de la empresa de salud, y sin otra opción para Darwin que reintegrarse a su trabajo como palero, aun con su quebranto de salud se reestableció en su oficio, ya que sin más días de incapacidad corría el riesgo de ser despedido. Algo que no entiende Maelvis es el por qué no reubicaron a su esposo conociendo la causa de su enfermedad. Al pasar el tiempo Darwin volvió a recaer, pero esta vez con un derrame pleural en el pulmón derecho.

Esta recaída fue fatal para él, tanto que hubo que realizarle una intervención quirúrgica porque los pulmones los tenía completamente cubiertos de materia, esta fue la información suministrada por parte del cirujano encargado del caso en la Clínica Mar Caribe en la ciudad de Barranquilla.

Hasta este momento, tres años después del fallecimiento de Darwin Castillo, en la Clínica Mar Caribe no se han pronunciado con las verdaderas causas de su muerte, pero Maelvis está completamente segura que fue a causa del carbón, y no de un paro respiratorio como se lo dieron a conocer al momento del fallecimiento de su esposo.

Lo que causa la enfermedad.

El enemigo silencioso que afecta la salud de los trabajadores en las minas, mas exactamente en el Complejo Minero “El Descanso”, ubicado en jurisdicción de los Municipios de Becerril, Agustín Codazzi, El Paso, La Jagua de Ibirico y Chiriguaná, Departamento del Cesar, este enemigo es conocido como “Polvillo de carbón”.

Si bien la roca percé es perjudicial para la salud, el polvillo es mortal, y cuando el tamaño del polvillo es de tres micras se vuelve totalmente dañino para el ser humano, ya que alcanza a pasar por las vías respiratorias y llegando a los alveolos pulmonares, y es aquí cuando aparece el conocido “cáncer del minero, o pulmón negro”.

Las personas que desarrollan esta enfermedad no se ven afectadas en las vías aéreas, sin embargo contraen algo más agresivo denominado fibrosis masiva progresiva, en la que se forman cicatrices en extensas áreas del pulmón, como de 1,5 centímetros de diámetro.

El periodista y abogado penalista Alejandro Arias, instauró una denuncia contra la Multinacional Drummond Ltd., donde argumenta que en el puerto de esta Multinacional el polvillo de carbón nunca se ha medido por debajo de las tres micras, siempre alrededor de las 10 micras.

La denuncia de Alejandro motivó una investigación de la Contraloría General de la República, donde llegaron a confirmar, que los resultados de las estaciones de monitoreo de la calidad de aire alrededor de la zona del puerto de Drummond y de Prodeco eran falsos.

Cuando  la Contraloría General de la República realizó la visita correspondiente, se encontró con que las estaciones de monitoreo estaban siendo manipuladas por los mismos operarios del puerto, y los monitores estaban ubicados al otro lado de la zona de riesgo debajo de una siembra de palos de mango, afirmó Alejandro en las declaraciones que hizo.

Desde que se empieza la manipulación con este mineral se debe tener pleno conocimiento del riesgo que implica esta manipulación, y durante los primero 10 años de esta actividad se deben llevar a cabo exploraciones radiológicas de tórax cada 3 años.

Como se tituló la Corporación Nuevo Arcoíris en un artículo que publico acerca del polvillo:”Aspirar polvillo del carbón, es como fumarse 100 cigarrillos al día”.

“En Colombia no hay ninguna entidad que tenga la capacidad de decir cuántas personas están siendo afectadas de manera mortal  por el polvillo, no solo es la mina sino el corredor férreo, son 176 kilómetros en el que el polvillo se está esparciendo” (Alejandro Arias).

En la Multinacional Drummond Ltd. solo existen 175 trabajadores con afecciones pulmonares y respiratorias, sin contar otro tipo de dolencias que aquejan a los empleados tales como: enfermedades de la columna, accidentes laborales, hipoacusia (sordera), enfermedades de los hombros entre otras.

Lo que sorprende a los empleados de la Multinacional, es la poca preocupación por parte de los administrativos, y es tal la preocupación que decidieron acudir a dos entidades creadas para velar por sus intereses SINTRAMIENERGETICA (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Minera, Petroquímica, Agrocombustibles y Energética) y ASOTREDP (Asociación de Trabajadores Enfermos de la Drummond Puerto) que nació el 2 de marzo del 2010.

Ésta última es la que más peso tiene, ya que el número de enfermos venía en aumento desde 2006, año en el cual Drummond Ltd., cumplió diez (10) años de hacer presencia en Colombia, tiempo suficiente para que empezaran a aparecer graves enfermedades respiratorias por el polvillo del carbón, así como las enfermedades mencionadas anteriormente, producto del trabajo con maquinaria pesada en jornadas superiores a 12 horas diarias, entre otras causas.

(Cabe resaltar que la Multinacional Drummond es la única empresa en el mundo, que tiene una asociación de trabajadores enfermos).

¡Hasta donde llega la avaricia!

No solo la salud de las personas se ven afectadas por la explotación de las minas, también su integridad y su seguridad se ven expuestas a grandes peligros y amenazas, una de ellas es el desplazamiento forzado por parte de algunas empresas encargadas de la explotación de las minas.

Según Isabel López desplazada de Mechoacán, en una entrevista que hizo para Verdadabierta.com, “si esas tierras no tuvieran carbón o petróleo, de pronto a nosotros no nos hubiesen hecho lo que nos hicieron”

Ella es una de tantas víctimas del desplazamiento forzado por parte de los “paras” como los llaman ellos.

En 1996 el Icora (ahora Incoder) entrego a 131 familias pobres campesinas la finca Mechoacán de 4.700 hectáreas, en la jagua de Ibirico, en el Departamento del Cesar, parte de los predios de Mechoacán están encima de la mina de carbón “El Descanso”, con reservas de 1.760 toneladas de carbón, que la convierten en una de las minas más grandes de América Latina.

Dichas tierras les fueron entregadas para que las trabajaran y así poder dignificar a estas personas trabajadoras, pero lastimosamente desde el año 1999, según ellos, comenzaron a ver presencia de personas al margen de la ley, que se metían sin permiso en las casas; como en la de Rafael Zúñiga, que en las horas de la noche llegaban a su vivienda a amedrentarlo, para sembrar temor en él y su familia. Las tácticas de los “paras” era sembrar terror entre los habitantes para obligarlos a abandonar sus tierras.

Lógicamente por temor a ser agredidos, algunos de los habitantes de Mechoacán abandonaron sus tierras, y las familias que no lo hacían los obligaban de otra forma, falsificando las escrituras y cambiando los títulos de propiedad de las parcelas de los campesinos, de esta manera las tierras pasaron a manos de los testaferros para después negociarlas con las multinacionales del carbón, sin importar la ley que dice que las parcelas entregadas por el Icora, no pueden ser vendidas hasta después de 15 años.

De las 128 parcelas de la finca Mechoacán, 124 ya están en manos de la Multinacional Drummond Ltd., y varias parcelas restantes fueron compradas a las personas que se beneficiaron del desplazamiento de los parceleros originales.Fuente (verdadabierta.com)

¿Y el ecosistema?

Desde el punto ambiental, no cabe duda que el transporte del carbón, en la forma que se ha venido haciendo en el área de Santa Marta, produce serios impactos en la salud humana y en ecosistemas tan frágiles como lo es marino.

Algunos de estos impactos son los derrames de residuos de carbón y esparcimiento de polvillo durante el tránsito de las tractomulas en su recorrido desde las minas al puerto de Santa Marta. El polvillo está afectando la calidad del aire y la salud, y atenta contra el ecosistema.

El daño de la infraestructura urbana, ruido y problemas de tránsito,  se ha incrementado por el paso de vehículos semejantes que cargan otros productos de exportación.

El también ambientalista Alejandro Arias explicó: “una de las afectaciones ambientales de da frente al mar, el polvillo se deposita en la superficie y genera una especie de nata que opera como un blackout y no deja pasarla luz y si no hay luz abajo no está sustentando el ecosistema, es decir lo está terminando de  degradar”.

Los residuos de mineral de diferentes tamaños, que terminan depositados en el agua, perjudican la vegetación acuática y los ecosistemas bénticos, por el transporte del carbón desde la barcaza a las bodegas de los buques fondeados.

Así mismo esto causa fracturas, aplastamiento y otros efectos sobre ecosistemas, corales y organismos del fondo marino producidos por los accidentes de las barcazas. En los últimos años más de 1.600 toneladas de carbón han sido derramadas tras el hundimiento de barcazas, con los correspondientes efectos nefastos sobre el medio ambiente. Por ejemplo, el 90% de los corales sufrieron blanqueamiento o quebramiento luego del hundimiento de la barcaza ‘Liliana’.

Las turbulencias en el fondo marino por los remolcadores que mueven las barcazas, generan la remoción de sedimentos.

Es importante señalar que el ecosistema marino no es el único afectado, la naturaleza (árboles, cultivos, etc.) hacen parte de la gran afectación por el polvillo del carbón. Los cultivos de plátano y guineo que hay en el sector han comenzado a degradarse, ya no  alcanzan los tamaños ideales ni la periocidad, porque son plantas que funcionan con sol. Por ejemplo las hojas de los plátanos son muy grandes y por esto comienzan a servir de depósito igual que como pasa en el mar, la recubre y no permite el paso de la luz; terminan siendo sepultadas y por efecto del calor que genera el polvillo del carbón en contacto con el sol, los cultivos sensibles terminan muriéndose.

Todos estos efectos producen disminución de la calidad de vida de los pobladores, afectación de su salud, alteración del corredor turístico, congestión vial, contaminación del aire y riesgos de accidentalidad.

Así mismo la pesca en Santa Marta se ha visto gravemente afectada, Carlos Julio Maz pescador de la bahía de Santa Marta  dice que la pesca se ha reducido casi al 100%, el pescado se ha ahuyentado por el carbón. Años atrás el tiempo máximo que invertía un pescador era de 3 a 4 horas diarias, teniendo como resultado 40 o 60 manos de peces, y esto en lenguaje económico, suponía para ellos aproximadamente $120.000. Actualmente estas cifras han mermado alarmantemente,  7 u 8 manos diarias, invirtiendo más del doble de tiempo.

Santa Marta hoy cuenta con la bahía más contaminada de todo el continente americano. Así quedó consignado en el informe REDCAM 2012 de contaminación publicado por el Invemar.

¿Qué ha pasado con la contra parte?

Los pronunciamientos acerca de este tema no han sido muy constantes, y  cuando se trata de hablar de las enfermedades pulmonares no lo han hecho.

En la página de la RCN Radio el día 6 de febrero del 2013 publicaron el siguiente comunicado:

“La Asociación de Trabajadores Enfermos de Drummond Puerto en Santa Marta (Asotredp), reporta por lo menos 400 casos de trabajadores de la multinacional carbonera, a quienes no les responden por tratamientos médicos, salarios o son despedidos, por padecer enfermedades pulmonares (cáncer) debido a la actividad minera. Según el sindicato, Drummond tiene cerca de 4.500 trabajadores con contratos indefinidos y casi el doble de empleados contratados bajo la figura de tercerización.

Jaader Pérez, trabajador activo de Drummond en Santa Marta hace 16 años, asegura con base en “el reporte médico de la Junta Nacional de Calificación de Invalidez”, que padece “neumoconiosis o cáncer de pulmón”, como consecuencia de la actividad de cargue de mineral en Santa Marta. Por ese polvo de carbón que tiene en sus pulmones dice Pérez que “ni la compañía Drummond, ni la ARP Colmena, me quieren responder”.

“La enfermedad principal que me está afectando es la neumoconiosis de los mineros de carbón, una enfermedad diagnosticada de origen profesional. Aunque también tengo enfermedad de columna, rodilla, hombro y una afección auditiva”, afirmó Jaader Pérez, quien agregó “no estoy recibiendo lo que por ley debo recibir. La ARP Colmena y la Drummond son manipuladoras, me quieren presionar para negociar y por eso no hay salario para uno”.

Aníbal Pérez, Presidente de la Asociación de Trabajadores Enfermos de Drummond Puerto, aseguró que han presentado decenas de demandas y tutelas de trabajadores de Cesar y Magdalena, “pero casi todas son falladas en contra de los empleados. La compañía les quita los beneficios de salud y de salario”.

“400 trabajadores ha despedido esta multinacional entre los departamentos de Cesar y Magdalena, con fallos que favorecen a Drummond. Muchos empleados salieron por accidente y acoso laboral. Por ejemplo, yo salí acosado de la empresa por afiliarme a SINTRAMIENERGETICA (Sindicato de trabajadores de Drummond en Magdalena)”, afirmó Aníbal Pérez.

Asotredp también reporta hasta la fecha “15 casos de trabajadores con cáncer de pulmón en la mina”. Drummond tiene dos minas en Cesar, Pribenow y El Descanso, ubicadas a casi 300 kilómetros de distancia del puerto de cargue de Santa Marta.

“Con estadísticas reales tenemos 24 muertos por accidentes laborales en 17 años de operación de Drummond. En 10 años también hay un reporte de 10 mil accidentes laborales”, advirtió Aníbal Pérez.”

 ¿Qué estamos haciendo para cuidarnos y cuidar nuestros intereses? ¿Deberíamos tomar conciencia y sentido de pertenencia?

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>