La semilla genuina


 Y aquí vuelvo con mi tradicionalismo, mi madre siempre me dijo y me seguirá diciendo “botar la comida es pecado”. El mundo ya padece incontables casos de hambre, Colombia no puede ser el ejemplo burlesco de exuberancia, debemos tener equidad con lo que se posee, ésa cantidad de alimentos se pudo usar para beneficiar a unas cuantas familias, bien lo dice un agrario en el documental, más razón no podría tener.

Por: Santiago Ospina Vera

 No sé qué irá a suceder si definitivamente perdiéramos nuestras raíces, si se nos olvidara de dónde venimos, o quizás no sea culpa nuestra, puede pasar, puede pasar que alguien más cambie nuestra forma de forjar las cosas y lleguemos al punto de regirnos por parámetros de terceros.

Pues hay un ejemplo clarísimo de cómo nos quitan años de tradición, en este documental llamado 9.70 de Victoria Solano, nos muestra el delicado estado económico  del agro en Campo Alegre. Perdónenme lo tradicionalista, pero no acepto que una práctica patrimonial que viene de años de tradición, se cambie por un método casi artificial, donde no solo se le resta calidad al cultivo trabajado duramente por los campesinos, sino que también se le resta dinero al bolsillo de los agricultores.

Es lógico que el agricultor guarde su mejor cosecha para luego sembrarla nuevamente, y así, sacar un alimento de buena calidad, lo que no es justo, es que se prohíba esta forma de hacer las cosas, reemplazándola por un método menos natural, y peor aún, que ellos tengan que comprar su propio producto.

Hay otro factor embarazoso de la situación, y es esa forma de encargarse de aquellas incautaciones “ilícitas”, ¿cómo es posible que se opte por botar la comida?, porque así es como los campesinos le llaman a esa medida, botar la comida, y estoy de acuerdo con esa expresión incondicionalmente porque eso es lo que se hizo, se desperdició una gran parte de alimento.

Y aquí vuelvo con mi tradicionalismo, mi madre siempre me dijo y me seguirá diciendo “botar la comida es pecado”. El mundo ya padece incontables casos de hambre, Colombia no puede ser el ejemplo burlesco de exuberancia, debemos tener equidad con lo que se posee, ésa cantidad de alimentos se pudo usar para beneficiar a unas cuantas familias, bien lo dice un agrario en el documental, más razón no podría tener.

Gran parte de la población colombiana vive gracias a esto, siendo un problema que afecta a la mayor parte de la población colombiana debe ser causa más que suficiente para alarmarse y no desestimar las propuestas.

Bueno, y como si no fuera suficiente la manera como se trata al agrario de criminal por usar semillas no certificadas, ahora también es considerado un pirata, donde se debe respetar los “derechos de autor” de las transnacionales, pues tenemos tratado de libre comercio con un país que ha combatido la piratería impenitentemente.

Colombia tuvo un día importante cuando se culmino el tratado de libre comercio con Estados Unidos, debíamos adaptarnos a las condiciones del tratado, así que aceptamos las exigencias, una de esas era el de sólo utilizar semillas certificadas, lo cual muchas personas ya sabían que sería un problema, pero no pensamos, o mejor dicho, que a usted señor presidente no se le paso por la cabeza que esto se le saldría de las manos. Pero bueno, lo que ahora debemos pensar es que va a hacer usted presidente, para que no incremente el descontento y la protesta.

Me gusta lo que dice el senador Jorgue Enrique Robledo en el documental, eso de que “la semilla es la vida del agricultor”, aplica mucho en Campo Alegre, aquí la situación monetaria depende de esto, de la semilla, y no de cualquier semilla, es la semilla genuina, esa que dejaron los abuelos a sus hijos y que ha dado de comer a generaciones.

Me pregunto si de verdad debemos levantarnos contra el régimen, bloquear vías, despilfarrar leche y otros alimentos en forma de protesta para así hacerse sentir, porque entonces ¿de qué vive el campesino si no es de su amor a la tierra? Ésta ley 9.70 y lo que ha generado es sólo un síntoma de lo que vendrá.

P.D Me he estado entrenando durante tres semanas para el III Campeonato de Taekwondo del Eje Cafetero que se haría el 30- 31 de Agosto y 1 de Septiembre, pero por motivo de orden público, el paro y la complicada situación de las vías se aplazó. En estos pocos días nos hemos dado cuenta de que el asunto va en serio. El paro tiene en paro todo.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>