La ética del periodista en los nuevos medios


Por: Nathalia Montealegre Triana

 

En la actualidad  los medios digitales han cambiado la lógica de producción de contenido, hay una ruptura del modelo tradicional de comunicación, los receptores han dejado de ser pasivos para ser activos y se vuelven prosumidores. En este afán por crear información, ¿Cómo el periodista puede conservar su ética al comunicar y cuáles son los retos a los que se enfrenta?

 

Las audiencias se mueven por la convergencia de medios, es decir, por los diferentes formatos y géneros  como la fotografía, el vídeo, los audios y sus derivados, los receptores quieren constantemente una comunicación interactiva, la cual consiste en una  participación activa, donde se puede elegir qué ver y cómo verlo.

Estos nuevos lenguajes son llamados hipermediaciones “los procesos de intercambio, producción y consumo simbólico que se desarrollan en un entorno caracterizado por una gran cantidad de sujetos, medios y lenguajes interconectados tecnológicamente de manera reticular entre sí” (Scolari, C. 2008: 112). Los seres humanos en la nueva era, disfrutamos y exploramos las redes sociales para nuestra “conveniencia”, allí muchas personas son fascinadas mostrando su vivencias cotidianas, sus costumbres, hobbies, alegrías, tristezas, de su intimidad, la cual es mucha veces utilizada para sacar nuevas tendencias en el mercado. Por ello hay entidades tan poderosas que pueden acceder a nuestros perfiles de internet, para utilizarlos como bases de datos en el mercado, “vivimos en una continua vigilancia electrónica, una desconfianza que nos envenena” (Mujica, 2013).

La red social Facebook vende bases de datos a muchas empresas que desean saber las tendencias del momento, las personalidades de los jóvenes, sus estados de ánimo, sus desamores, entre otros. Cuando esta compañía compró Whatsapp esto fue lo que sucedió, “cuando todo es gratis, quizá debes pensar que la mercancía eres tú. Te ofrecen servicios a cambio de tu privacidad. Cuando se vende WhatsApp, lo que realmente se compra es la base de datos”, afirma el abogado Carlos Sánchez (2013) especialista en derechos civiles en Internet.“Información es poder, y mientras más información tiene el Estado acerca de nuestras actividades y vidas privadas, mayor control puede ejercer sobre nuestros destinos” tal como se afirma en el Consultorio Ético de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI).

Como periodistas debemos conocer estas redes sociales, para ingresar a buscar inclusive  información del Estado; internet es una herramienta útil si se sabe manejar con prudencia, paciencia y respeto. Los entes públicos cuelgan en la red archivos que todos los ciudadanos debemos conocer y podemos acceder a ellos, debemos de ser el puente para que las comunidades conozcan estos documentos. Los comunicadores debemos de saber aprovechar estos medios digitales para velar por la integridad y la dignidad de las comunidades,  que sean respetados sus derechos, siendo el puente entre la comunidad y el Estado.

 

Nathalia Montealegre Triana

Nathalia Montealegre Triana

 

 

Es deber ético mantener invioladas las fronteras que separan lo íntimo y personal, de lo público y expuesto a las miradas de todos. Esa actitud de respeto le da al periodista un peso moral y fortalece su credibilidad y su influencia en la vida de la sociedad (Restrepo, 2013), pero aquel que vuelva su vida privada en pública debe aceptar las consecuencias de un periodista. De igual manera la responsabilidad en los medios digitales es de carácter obligatorio, porque la información está en un continuo flujo, en donde todos tienen la oportunidad de publicar, modificar, difundir, agregar o eliminar algun mensaje.

 

Ante este flujo de comunicación, el reto del periodista será realizar un periodismo más riguroso será filtrar la cantidad de información que existe en la red, ser capaz de encontrar nuevos enfoques a los temas coyunturales, autorregularse ante el afán por sacar una chiva sin antes verificar un hecho, contrastar fuentes y tener prevención de las repercusiones que podrían tener un contenido, porque el periodista, trabaja con y para los seres humanos, no con objetos que pueden ser manejables o desechados,  sino con humanos que piensan, deciden que ver y cómo tratar el contenido que reciben.

 

 

Licencia de Creative Commons
La ética del periodista en los nuevos medios by Nathalia Montealegre Triana is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>