Mujeres que retornan.


Por: Dámaris Ortiz 

Falta de oportunidades, fragmentación en el núcleo familiar, desigualdad en el campo laboral y falta de apoyo son sólo algunas de las problemáticas que rodean a las mujeres que retornan del extranjero en condiciones económicas precarias

Mujeres que retornan, mujeres  que  decidieron en su mayoría  emigrar en busca de un futuro mejor para ayudar al sustento de sus hijos y/o  familias, gracias a un estudio realizado por la AESCO  sobre crisis, remesas y retornados se pudo concluir que “el 36% de quienes  han retornado son cabeza de familia” ya que  no cuentan  con el estudio,  ni los medios para surgir y mejorar su calidad de vida, además  en el  papel que deben asumir frente al  hogar, buscan mejores condiciones de empleo que las que pueden encontrar en su propio entorno social y cultural.

Las mujeres que han retornado a nuestro país específicamente al departamento de Risaralda se han estrellado con  la idea  de que  deben empezar de cero. Según la AESCO “quienes han regresado al país y a la región, lo han hecho en condiciones económicas muy precarias” haciendo frente a un fenómeno que azota a la ciudad de Pereira como es el desempleo, además muchas de ellas no tienen un seguro de vida o propiedades de las cuales puedan depender economicamente.

La emigración no solamente es una problemática  que ataca a la población risaraldense o pereirana, sino que se ha convertido en un fenómeno social a nivel Latinoamericano debido a la desigualdad y falta de oportunidades que existen en el mundo y que afectan en un gran porcentaje a las mujeres, migrar no sólo representa una oportunidad de progreso y desarrollo económico a nivel individual, familiar y colectivo además se proyecta como la solución radical a todos los problemas.

El hecho de que las mujeres sean las que emigren con mayor frecuencia hacia otros países, trae consigo  efectos negativos en el entorno familiar que repercuten en el ámbito social, ya que muchas de ellas parten del país dejando consigo hijos pequeños bajo el cuidado de abuelos, tíos y hasta de hijos mayores entre otros que como  consecuencia afecta  el proceso de crecimiento y el  desarrollo afectivo, dejando prácticamente huérfanos a sus hijos ya que al no contar con una figura maternal y mucho menos paternal pueden desorientarse (Drogas, prostitución, embarazos, aborto etc.) afectando aún más las relaciones de poder y socio-afectivas dentro del núcleo familiar.

En el campo económico estas mujeres se desempeñan a nivel laboral como  meseras, niñeras y empleadas domésticas, ya que son trabajos que en el extranjero se consideran como demandantes y duros, otras más se dedican a la prostitución gracias a la idea que se crean de que es uno de los oficios con  mayor rentabilidad, sin embargo al llegar a nuestro país deben lidiar con el hecho de que estos trabajos no son ni los más demandantes, ni los más remunerados en Colombia  en comparación con países  extranjeros como España y Estados Unidos.

Muchas de estas mujeres a pesar de contar con la ayuda del gobierno y en nuestro caso de la alcaldía articulados con programas de emprendimiento no se  ven lo suficientemente amparadas para iniciar una nueva vida ya que además de  hacerle frente a los problemas económicos también deben manejar los que se encuentran a raíz de su vida individual, familiar y social, por lo que se deben reforzar los contenidos y oportunidades orientados a cultivar de manera integral todos estos ámbitos.

 

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>