La creación de un nuevo continente.


Por: Camila Arbeláez

La aparición de un nuevo continente de basura, creado por nuestros desperdicios plásticos, nos acusa con su presencia y nos llama la atención para cambiar nuestro estilo de vida que tanto amenaza el planeta Tierra. Cientos de especies están en peligro debido a la contaminación marítima que se vive actualmente.

Cuando se oye hablar del descubrimiento de un posible nuevo continente muchas preguntas llegan a la cabeza, ¿en dónde estuvo todo este tiempo? ¿Quiénes lo habitan? ¿Qué idioma hablan? Y si le dijera que este posible nuevo continente ha sido creado por usted mismo con la ayuda de otras millones de personas habitantes de toda América Latina, Canadá y Asia, otra serie de preguntas navegarían por su cabeza, pensaría incluso que le estoy tomando el pelo. Pero es cierto, y aunque no sepa lo que está haciendo para crearlo, eso no le quita responsabilidad en esta historia.

Le hablo del continente conocido como isla de basura, sopa de basura, sopa tóxica, el posible nuevo continente que estamos formando a base de plástico y otros residuos no biodegradables. Ubicado en el océano Pacifico y con un tamaño de nada más y nada menos que 1.500.000 kilómetros cuadrados aproximadamente, es uno de los ejemplos más impactantes de contaminación marítima y de lo perjudicial que es el hombre para el planeta.

Son 267 especies que usted, sin ni siquiera estar consciente de esto, está perjudicando día a día; matando aproximadamente a cien mil mamíferos y a más de un millón de aves marítimas cada año con su simple ignorancia.   Y si usted es del tipo de personas que no se interesa en preservar la vida de estos animales, tengo para comentarle que las especies más grandes que se consumen a los peces pequeños llenos de la toxicidad que usted ha ayudado a propagar, resulta siendo su alimento.

Como el señalar a los demás y librarse de toda culpa es normal en nosotros, usted estará pensando que no tiene absolutamente nada que ver en esto, que los únicos culpables en esta matanza son los barcos pesqueros o las plataformas petrolíferas, pero se estima que estos si mucho son responsables del 20% de esta contaminación, lo que nos deja una culpabilidad del 80% al resto de humanidad.

Esa bolsa inofensiva que le dan en el mercado, esa gaseosa que se tomó y que dejó la botella tirada como si nada, ese celular que pasó de moda o que se le dañó sin reparación y que usted botó sin consideración alguna, ese encendedor que se le perdió y que su única reacción fue el remplazarlo por otro; todas estas acciones han dado como resultado ya no una sino también otras cuatro de menor tamaño.

Es necesario crear consciencia en que todo acto por más mínimo que sea, tiene repercusiones.  No debemos confiarnos en que los demás harán su contribución en el rescate de los océanos, es necesario que todos aceptemos nuestra responsabilidad en esta problemática y que hagamos algo para redimirnos.  El dejar de tirar basuras a la calle que van a dar a las alcantarillas, el usar bolsas biodegradables o de tela, el reutilizar las botellas de plástico, el compartir este tipo de información con otras personas, puede darle un cambio de rumbo a esta calamidad.

 

Licencia de Creative Commons
La creación de un nuevo continente by Camila Arbeláez Salinas. is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>