Después de viejo no llega la calma


Por : Juliana Rodríguez

Los ancianos  considerados por la mayoría de la sociedad como un estorbo, son aislados, marginados, desechados, se convierten en material inerte e inútil para el ritmo de la sociedad actual. Movimientos lentos, pensamientos ambiguos, enfermedades irreversibles, gasto permanente sin retribución monetaria. Para muchos éste es el significado de un abuelo o anciano.

 

IMG_0986-3

 

Existen lugares establecidos para el cuidado de los adultos mayores, no con el fin de que sus familiares simplemente se deshagan de ellos, sino para que el trato digno que ellos merecen si sea recibido. Los ancianatos cumplen la función de servir a estas personas, de darles el cuidado, apoyo, respeto y tranquilidad que necesitan y merecen.

La mayoría de casos los ancianos que llegan a estos lugares son personas abandonadas por sus propias familias, las cuales se desinteresan por el bienestar de estas personas que dieron su vida por que ellos estuvieran bien, quienes los criaron y protegieron hasta valerse por si mismos. Así es pagado éste esfuerzo.

Aunque cabe destacar que no siempre es así, muchas veces los ancianos se quedan solos en las casas porque ya sea su hijo, hija, cualquier familiar a cargo de él, trabaja y no puede mantenerse las 24 horas del día con el, y llegan a estos lugares a cubrir esas necesidades de atención, ya que muchos no pueden valerse por si mismo.

Pero hay que ser realistas, en este tiempo, los ancianos son excluidos, sé de muchas historias por las cuales estos seres no terminan en buenos términos en los ancianatos. De ser abandonados en la calle, ‘recogidos por el gobierno’ y llevados a estos lugares hasta  terminar allá a través de engaños de la propia familia.

He conocido casos de adultos mayores que han terminado resignados al abandono de sus familias y viven felices, prefieren compartir la compañía y el tiempo con otros semejantes, personas que si se preocupan por su bienestar, voluntarios que asisten a estos lugares, o personas curiosas como en mi caso por conocer el interior no solo de estos lugares, sino del ambiente y el recurso humano que destila sonrisas en estos lugares.

El abandono es general, no solo de las familias, del mismo gobierno, su preocupación es temporal. Vale la pena decir que su preocupación es en momentos de elección electoral en donde muchos con la intención de recoger votos llegan a estos lugares con promesas inconclusas, y con preocupaciones momentáneas.

El anciano es un ser vulnerable, que merece atención especial. Ellos agradecen una conversación, una sonrisa, una mirada cálida, un toque de manos, un: ¿Cómo está?, una pregunta que puede llegar a alterar o impartir una emoción.

He tenido un acercamiento a estos seres que a lo largo de su vida han acumulado experiencias, ideas, conocimientos, enseñanzas, sueños y metas cumplidas, crecimiento personal, sabiduría; esa que alguien como yo que apenas empieza a conocer a profundidad la vida necesita escuchar.

El abandono es inminente y triste, la soledad que afrontan, es cada día sesgada por el apoyo incondicional que las personas a su alrededor, no sus familias, no sus allegados, les ofrecen. Los ancianatos, son esos lugares donde muchos encuentran una última esperanza, una sonrisa que alienta, una mano que empuja, y el abrigo del verdadero significado de solidaridad.

Es imposible entrar y no cogerles afecto, es imposible no llevarse de ellos las mejores de sus sonrisas he historias, es imposible ir y no querer volver para alegrarles el día, al menos un poco, una vez más.

Son personas maravillosas, que no merecen estar tristes, nostálgicas, desamparadas, o con frío; son seres maravillosos que se merecen lo mejor de cada personas que llegue a conocerlos. Ayudar con cosas materiales es bueno, pero ayudarlos a sonreír cada día, eso es un milagro.

 


Licencia de Creative Commons
Después de viejo no llega la calma by Juliana Rodríguez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://expresiondigital.ucp.edu.co/?p=6928&preview=true&preview_id=6928&preview_nonce=43722e2499.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>