¿De quién es la culpa?


Por: Valentina Ruiz Posada

Hasta el sol de hoy, estamos en un país que no conoce la paz.

la foto (4)

Al período comprendido entre 1810 y 1816,  la Patria Boba, se caracterizó por los intensos combates en el periodo preindependentista colombiano, para definir la forma de gobierno que el nuevo estado debería tener. El conflicto de los criollos dividido entre los Centralistas contra los  Federalistas ; desencadenaría una guerra interna,  todo esto sin haber asegurado antes, la independencia total de los españoles.

Alrededor de los años luego de la independencia de Colombia, se ha marcado el país y sus hechos, por las formas de gobierno,  dinámicas que han  fracasado llevándonos a ser una  nación con conflicto armado. Año tras año se han evidenciado estrategias presidenciales, con el fin  de no tener guerra civil, inequidad o violencia social, estas se han malogrado en su totalidad.

La búsqueda del país no es la felicidad sino el silencio de las armas, desde años atrás, los momentos de diálogo han sido el propósito principal de los que ahora se hacen llamar, ex-presidentes.

Un juego que ha tenido sus perdidas más que sus ganancias, ahora y siempre debemos rendir cuenta a todos aquellos muertos, desaparecidos o víctimas; que ha dejado el conflicto en el país.

Comenzemos en 1982 hasta 1986, lapso donde ejerció la presidencia Belisario Betancurt, primer strike,  en esta presidencia se desataron muchos de los conflictos que transcurrieron en el tiempo de los 50 años de violencia en Colombia, tenemos la toma del palacio de justicia, la cual fue acarreada por la traición que hubo del gobierno hacía el M-19, con los Acuerdos de Corinto y dejó los actuales desaparecidos,  trabajadores secuestrados ese 6 de noviembre; todos victimas del tanque de guerra, una maquina la cual mataba a sangre fría, ordenada por el mismo presidente. Rebosando la copa, llegan las masacres que tuvieron lugar en Tocueyó en el departamento del Cauca, por el mismo movimiento insurgente, además del posicionamiento de los carteles del narcotráfico.

Pasamos de tiempo, 1990 a 1994 Cesar Gaviria Trujillo, segundo Strike, aquí hubo un contraste de hechos paradójicos, en primer lugar, la desmovilización del grupo ELP y una fracción del ELN, como resultado de los anteriores diálogos de paz, el gobierno, combate en la época de guerra desaforada contra el narcotráfico y su exterminación, que trajo consecuencias sociales severas.

Y como si fuera poco, 1998 a 2002 Andrés Pastrana, tercer strike, llega con bombas y platillos gritando la idea de regalarle zonas de despeje a la guerrilla en 3 municipios del país, así llevar a cabo los diálogos, los cuales fracasaron por falta de estrategia y engaño de los integrantes en los movimientos insurgentes, quienes toman ventaja y producen secuestros, asesinatos, actividades ilícitas en las zonas de despeje. Expandiendo una vez más el dominio de los grupos  guerrilleros y paramilitares.

Al término de la presidencia, llegamos al penúltimo ex-presidente de Colombia Alvaro Uribe desde 2002 hasta 2009, aunque este presidente no tuvo hechos que marcaron el conflicto directamente, aquí nos preguntamos: ¿hizo o no control del conflicto armado?, es un paradigma que aun se encuentra en investigación por posible relación con el cartel de Medellín y los paramilitares. El gato encerrado que se encuentra en esta parte de la historia, son las miles de victorias en la entrega de secuestrados, la ausencia de violencia en las calles, los actos terroristas que estaban siendo eliminados, sin diálogos de paz. Versus, la llegada de escándalos,  como la parapolítica y los falsos positivos en sus años de gobierno y manos involucradas.

Hoy por hoy, se está realizando una nueva negociación de paz, con la presidencia de Juan Manuel Santos, por un lado, llenando de fe a Colombia y su largo conflicto, pero en particular a  quienes ciegamente creen en su discurso donde destaca que “no se repetirán los errores del pasado” y llenando de burla a otro grupo, quienes denomina su poder, como fácil manipulación de títeres, por parte de las FARC.

Estos fallidos procesos de paz, crean sólo imaginarios y tiene como realidad la dominación del conflicto y sus actores.

Pero, ¿Quién tiene la culpa?, los años han pasado y las tierras cada vez son más  del conflicto armado, las espadas han sido aporreadas por el enemigo y el país ha tratado de implementar estrategias silenciosas para penetrar  a los bosques. donde se encuentran amarrados ciudadanos inocentes. Casi todos los presidentes han sido sumisos ante el grupo insurgente o sus estrategias de corrupción, han dado pie a olvidar cerrar las puertas de los atajos y dejar entrar aquellos que son sus enemigos. Así, dejando a un país ignorante de saber que es la paz.

Que reine la equidad,  se suprima la codicia, que la respuesta no sea una bomba más, sino el respeto a la vida y el derecho, ahí se encuentra el sueño colombiano.

“Se repite el hecho de la silla vacía

Licencia de Creative Commons
¿De quién es la culpa? by Valentina Ruiz Posada is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>