¿Qué futuro nos espera con los que ejercen el orden mundial y su capitalismo?


Por: Vanessa Gómez Ramírez 

Una reseña del documental crítico “El Mundo Según Monsanto“, el cual evidencia las consecuencias que ha traído esta multinacional para la sociedad estadounidense, que a través de sus productos le hacen la vida más amable a sus clientes,  pero bajo el costo de dañar el medio ambiente.

 

Hablando de desarrollo en nuestro mundo, a mi juicio, lamentablemente este concepto no se efectúa. El “desarrollo” existente actualmente para unos pocos, los cuales son carentes de ética tanto personal como profesional; malogrando los verdaderos recursos naturales, animales y minerales que la tierra nos brinda para un verdadero progreso futurista.

Hoy en día el desarrollo es de momento y desigual, los tecnócratas actúan en el circuito cultural bajo la lógica de la eficiencia sin pensar los efectos que sus actos pueden provocar. Esta definición del desarrollo a grandes rasgos, pues es un tema bastante amplio,  pone en evidencia que este elemento también define a los seres humanos como personas, ya que para desarrollarnos necesitamos de los otros en factores como la toma de decisiones, la aprobación y la experiencia.

A gran escala se ve que la estructura de ‘desarrollo’ es arbitraria, porque solo se piensa empecinadamente en un modelo económico capitalista e impersonal, el cual vende la idea de que el desarrollo es avance pero a costa de dañar el medio ambiente y los pequeños mercados, aumentando la brecha social. Además se busca ejercer control, como lo he dicho inicialmente, a beneficio de particulares, pasando por encima de los aspectos físicos y morales, enmascarado la realidad, estropeando el igualitarismo y, en mi opinión, dando pasos cada vez más a un ‘subdesarrollo’.

enfermedades

http://www.sxc.hu/browse.phtml?f=download&id=962272

Son múltiples las dimensiones que abarcan el desarrollo, y un claro ejemplo que muestra hacia dónde vamos,  en los aspectos descritos anteriormente como la ética personal, es el Documental Critico “El mundo Según Monsanto”. En este se hace referencia a Monsanto, una multinacional estadounidense, que en la era industrial fue una empresa polémica,  especializada en la producción de insumos químicos para el agua, en productos agroquímicos, semillas de soja transgénica y manipulación genética.

Monsanto siempre ha manejado en sus productos una publicidad engañosa. Su producto más famoso es el Roundup, herbicida y producto agrícola “biodegradable” se muestra como un producto que no contamina la tierra; favorito de los caficultores porque destruye todas las plantas malas; que no implica un riesgo para los humanos o el medio ambiente; y como un sistema sostenible para ayudar a una mejor producción agrícola y más sana.

Otros productos como el PCB (Policlorobifenilos), compuesto químico que se utiliza en transformadores eléctricos, obtuvieron una publicidad engañosa por parte de la multinacional, ya que ocultó la contaminación de este producto por mucho tiempo. No se dijo que provocaba numerosos efectos tóxicos en todo el organismo como la hepatitis y el cáncer, enfermedades por la cuales murió mucha gente. Otro caso es el de las personas que vivían en Anniston, zona de la planta productora, comunidad en la cual envenenaron el agua, contaminaron el medio ambiente, y no hicieron ningún esfuerzo por informar a los habitantes sobre el alcance de la contaminación. Aquí queda resaltado el poco humanismo de los soberanos, los cuales ejercen criminalmente el orden del mundo, no solo agravian irremediablemente los derechos humanos, sino que también estropean el medio ambiente.

El Roundup es un toxico sumamente contagioso, afecta el mecanismo de división celular, e induce las primeras etapas que conllevan al cáncer. Estos efectos no se hicieron públicos por la intención de proteger el desarrollo de los transgénicos, ya que permitía ahorrar tiempo y dinero porque eliminaba las malas hierbas del campo, sin necesidad de la mano de obra.Aparentemente es un avance biotecnológico para la agricultura, pero perjudicial para el consumidor.

Dentro de todo este fenómeno entra a jugar el concepto de racionalidad técnica, el cual es producir bajo la lógica de la eficiencia. Hacer más productos en menor tiempo, esquematizándolos, estandarizándolos y serializándolos para hacer una producción más fácil en el mercado masivo; así de esta manera hacer que los consumidores siempre pidan el mismo producto.

Presidentes como Bill Clinton no permitía crear leyes que afectaran a los transgénicos y a la biotecnología, a esto se le suma también el engaño de la FDA (Food and Drug Administratión) encargada de la regulación de alimentos, suplementos alimenticios, medicamentos humanos y veterinarios; que hace reconocer estos productos como no perjudiciales, sin la más mínima comprobación de ese diagnóstico, y aun sabiendo que son perjudiciales para la salud.

El Posilac es otro producto de la multinacional, es una hormona sintética y transgénica que se les inyecta a las vacas para hacer crecer sus ovarios y “mejorar” su producción de leche, causando enfermedades en los bovinos como la mastitis, mala reproducción, esterilidad y haciendo que sean más vulnerables a las enfermedades. Monsanto aseguraba que no había problemas respecto a la hormona, y la FDA ocultaba documentos con información que constataba las graves consecuencias de la misma. Queda claro entonces que como organismos de control de este tipo, hacen lo contrario a lo que les compete. Claramente esto es falta de ética profesional y moral. Además son dominados por los grandes empresarios y tecnócratas, que ejercen su poder sobre ellos como unos títeres, regulando a interés propio las normas, pasando por encima de cualquier instancia.

El futuro que nos espera es cada vez es más oscuro. Están explotando y exterminando los recursos que nos permiten subsistir, como la mano obrera, el medio ambiente y los animales. Puede haber un sentido de pertenencia por los afectados y los que con esto predicen el futuro, pero en estas circunstancias el miedo predomina haciendo de esta una realidad intocable. Las personas guardan silencio por miedo a perder el trabajo o a no encontrarlo.

La manipulación genética de esta multinacional en sus productos y la imponencia de estos, ha causado excesivas enfermedades y muertes; y a pesar de que estos hechos son comprobados documentalmente, ningún directivo de Monsanto ha sido juzgado. Cada vez más los cultivos transgénicos se expanden, acrecentando imperativamente el consumo masivo.

¿Hasta dónde vamos a llegar?, ¿cuán potente seguirá siendo esta multinacional, contando con el apoyo del Estado?

 

Licencia de Creative Commons
¿Qué futuro nos espera con los que ejercen el orden mundial y sus técnicas capitalistas? by Vanessa Gómez Ramírez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>