El gran porcentaje de la paz


 

Por: Carolina Toro

Por medio de las mentes construir una necesidad de paz, a través del cambio individual, para que luego se logre colectivamente por medio del ejemplo a seguir y cuándo las personas opten por practicar este cambio se podría lograr el alto porcentaje de la paz.

 

Según la Real Academia Española, la paz es la “buena correspondencia de unas personas con otras, especialmente en las familias, en contraposición a las disensiones, riñas y pleitos”. Con esta definición podemos decir que en Colombia no hay paz  y no por el hecho de que existan grupos armados, sino porque la violencia empieza desde la más mínima agresión entre las personas.

En Colombia las situaciones de violencia se evidencian diariamente en los diferentes medios de comunicación, prueba de ello son las noticias diarias, llenas de casos de muertes,  violencia intrafamiliar, riñas políticas  y trata de personas, que dejan a miles de familias sufriendo por la desaparición de sus integrantes. Pero esto no es gratuito, la historia del país ha estado marcada por grandes olas de violencia, lo que tiene gran influencia en la actualidad.

La paz no es solamente que se desmovilicen guerrilleros, que las pandillas entreguen sus armas, que la policía atrape bandas de ladrones o que las cárceles estén llenas de personas que han cometido delitos, la paz  viene profundamente ligado con la moral y ética de cada persona.

Por eso, aunque se estén desarrollando los diálogos de paz y la intensión sea la terminación del conflicto armado, el problema no va ligado solamente a la colisión entre las FARC y el gobierno colombiano. Lo que está claro es que Colombia está siendo testigo y víctima al tiempo, de violencia en cualquier grado y cada vez más es evidente que  necesita y ansía la paz.

“Dado que la guerra comienza en la mente del hombre, es en la mente del hombre, donde la defensa de la paz debe ser construida. La paz requiere adoptar una definición positiva, que acepte y asegure abundancia, comprensión acerca de la necesidades de interdependencia, preferencia por soluciones holísticas y el valor de la compasión o fraternidad. Porque la paz no es un mero rol de las instituciones, sino una responsabilidad de todos los seres humanos, individual y colectivamente” (Olaya, 2012).

En un mundo como el de hoy, las personas se hacen cada vez más incapaces de poder controlar  en sí mismos los sentimientos que pudieron ser causados por alguien más o los que impulsan a agredir y esa es la mayor causa de violencia.

Entonces en las mentes, es donde debe fluir la necesidad de paz y  paciencia. Aunque controlar las emociones, para muchos puede ser sencillo y para otros más difícil, construida esa paciencia y necesidad de paz, pueden nacer otro tipo de sentimientos; por ejemplo la voluntad de mejorar en cuanto a la comprensión del otro y ocupar su lugar para poder entender ampliamente su propia realidad. Ahora, ya que hay paz individual, podría haber paz colectiva.

Las guerras que se dan en diferentes países, muestran cuánto dinero se gasta en la compra y fabricación de armas.  El ser humano compra su propia destrucción, participando de los diferentes conflictos o las guerras, con comportamientos propios de odio o de inconformidad,  sin advertir que esa paz podría conseguirse desde sí mismos.

Ahora, surgen las preguntas… ¿vale la pena seguir económicamente invirtiendo en la propia muerte?, o ¿vale la pena seguir agrediendo y atentando contra las personas?.

Estas son preguntas que llegan a una misma respuesta:
“Debemos buscar en la sabiduría, en el bien común, el camino de la rectitud… desarrollar a un hombre con valores, responsable y sensible, quien creará una sociedad compasiva.”(Olaya, 2012)

Sería adecuado dedicar la vida a practicar el humanismo y el cambio individual para mejorar. Si unos contribuyen a la paz seguro otros verán este ejemplo, y tal vez se deje de invertir en armas,  se pueda escoger un líder que busque la paz, uno transparente, que rompa la historia de violencia. Aunque suene poético, es razonable que si en todos los países  cada una de las personas optara por cambiar, habría una paz unificada, y allí se lograría el gran porcentaje de la paz.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>