La cuenca del río Otún ‘es muy ambiental’


Expresión digital habló con el biólogo Ricardo Walker y esto fue lo que nos contó sobre el tema ambiental en la cuenca media del río Otún.

tumblr_lurcht3XOE1r2msax

Por: Steven Morales Palacio

La cuenca media del rio Otún es una de las principales zonas productoras de hortalizas en el departamento de Risaralda y además cuenta con una gran biodiversidad, en plantas, árboles, aves, reptiles y demás animales. El biólogo Ricardo Walker que vive en el corregimiento de La Florida desde hace 12 años, se ha dedicado a estudiar la gran riqueza del sector, conoce su historia y los problemas que tiene.

En un principio la zona fue habitada por los Quimbaya, quienes eran grandes orfebres y productores de sal. Luego vino el conquistador Jorge Robledo buscando oro y posteriormente la colonización antioqueña a principios del siglo XX, que dejó como resultado la fundación de Pereira. En La Florida el proceso fue un poco diferente, parte de la colonización fue por lo antes mencionado y el otro tanto producto de la violencia de los 50s entre liberales y conservadores. Allí se asentaron liberales venidos del Tolima y otras partes del país.

Los colonizadores llegaron abriendo montaña y surgieron los primeros asentamientos en 1930. Walker cuenta que se construyeron “las fincas que vienen hasta hoy en día, hay casa viejas de esa época en la Suiza donde está Villa Amparo, en donde hubo una influencia caucana: entonces la tapia pisada y después el bareque”, que era de Antioquia.

Con el nacimiento del municipio de Pereira hace 150 años y la ley Segunda de 1952, se empieza a proteger la zona, se crea la Reserva Forestal Central, que busca proteger los bosques y el agua de Pereira, que es tomada del Otún. La encargada de salvaguardar el Otún, eran las Empresas Públicas de Pereira (EPP).

“Empieza la compra de tierras –dice Walker- más o menos en los 60s. Compraron las cabeceras de la cuenca como tal. Habían desde la suiza hacia arriba de entre 60 y 70 familias que salieron de ahí, se les compro todo eso”.

En los 70s se crea el Parque los Nevados, el INDERENA, la Escuela Nacional de Guardas Forestales en la Suiza y EPP empieza con la reforestación. Se siembran varias especies de árboles, entre ellas el Urapán, “esta es de las urapaneras más grandes del país, eso es un árbol traído de la China, con Acacia Australiana, Eucaliptos, con Alisos, que el Aliso es de la américa tropical, realmente no era tal de la zona, pero sembraron grandes alisales” también, cuenta Walker.

Dicen los viejos que en la zona los primeros animales que se vieron en peligro por la influencia humana fueron los grandes mamíferos, abundaban los Osos Anteojos, las Dantas Andinas y las Pavas Caucanas, pero gracias a la compra de tierras y la topografía del lugar, se conservaron los bancos genéticos, y agrega Walker de que como “nunca acabaron con los pájaros, ni en su totalidad con todas las especies como tal, entonces a los años sucesivos, estos restauradores, estos dispersores de semillas, los guatines, transportando sus semillas grandes, los osos, las dantas, las pavas, todos estos animales fueron aumentando” en número y por eso, la zona se ha restaurado-protegido.

En la actualidad la entidad encargada de cuidar la cuenca del Otún es la CARDER, que maneja las áreas protegidas y se encarga del control ambiental.

A nivel de Colombia, la cuenca del Otún es la que tiene el mayor número de figuras de conservación, “casi toda la cuenca tiene una figura de conservación que eso es algo supremamente importante y Risaralda en eso sí, hay que darle todo el reconocimiento, Risaralda es líder en la creación de áreas para la conservación”, dice Walker. Contrario a esto, en varias investigaciones del blog Tras la Cola de la Rata, se habla de que en la cuenca del Otún hay un gran problema ambiental.

Para empezar hay galpones, marraneras, monocultivos, deforestación y agroquímicos. Los galpones y las marraneras vierten el estiércol directamente al rio, lo que genera un alto riesgo sanitario, por las enfermedades que puedan contener; los monocultivos, son abonados con gallinaza y agroquímicos, estos últimos que contienen metales pesados y la deforestación se ha dado en los cerros aledaños a La Florida, para abrirle paso a la urbanización.

Las autoridades ambientales han evadido sus responsabilidades, la CARDER se ha desentendido de los temas antes mencionados y sigue permitiendo el uso de agroquímicos, que como ya se mencionó contienen metales pesados, para decirlo en otras palabras, todos los pereiranos, estamos tomando agua contaminada con metales pesados. Pero bueno, “realmente La Florida es muy ambiental a pesar del cuento hortícola y toda está vaina”, concluye Walker.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>