Administración que Lleva a la B


foto-final

Fabio López

El Deportivo Pereira además de una larga historia de mal desempeño futbolístico, se ha visto rodeado de diferentes situaciones. En la ciudad la crisis del equipo se la endosan al actual presidente Álvaro de Jesús López Bedoya, quien ha tenido líos con la justicia y debió pagar cárcel en Europa años atrás. Pero existen más personajes del pasado de este equipo que le dejan una historia  de corrupción y malos manejos administrativos. En el año de 1982 Octavio Piedrahíta Tabares, considerado un respetable comerciante dedicado al mundo del calzado, compró las acciones del Deportivo Pereira. Anteriormente dueño del Deportivo Independiente Medellín y luego del Atlético Nacional, Piedrahíta llegó a la capital risaraldense para conformar un conjunto con nombres importantes. Era la época donde los “dineros calientes” ingresaron al fútbol colombiano y el Deportivo Pereira no fue la excepción. La imagen del equipo quedó empantanada por la administración de Piedrahíta. quien fue asesinado. Otros directivos corruptos que vendrían en los años siguientes como: Ramón Ríos Bernal cuando era presidente del Pereira y Jaime Acosta ex gerente deportivo quien actualmente está acusado de lavado de activos a través de la transferencia de los jugadores Felipe Chará, Rafael Castillo y Felipe Benalcazar. Por el mismo caso, también está acusado Gonzalo Bedoya, otro ex dirigente de ese equipo. Además, la Fiscalía encontró presuntas irregularidades en el ingreso de dineros al club, bajo la figura de gastos de representación. El dinero, al parecer, provenía de personas vinculadas con grupos paramilitares. Una de esas personas es un hermano del extraditado jefe ‘para’ Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’, quien al parecer también era el propietario de las transferencias de jugadores de las divisiones inferiores.

En 1997 el Pereira sufrió un gran revés deportivo: en la temporada 1996-1997 perdió la categoría después jugó tres años en la segunda división (primera B nacional), y en el 2000 (época en la que Ríos era presidente del equipo) volvió a la primera división. El ascenso no garantizó mejores campañas y tras once años, en 2011, debió regresar a la B, donde poco a poco se fue hundiendo. Actualmente las deudas del Deportivo Pereira ascienden a 17.000 millones de pesos,  aunque en mayo del 2013 las directivas alcanzaron un acuerdo de pago con sus acreedores, la Superintendencia de Sociedades ordenó la liquidación debido al incumplimiento de sus obligaciones. Pero el problema va más allá pues  algunos creen que la liquidación sería una buena salida ya que permitiría la creación de una nueva persona jurídica en reemplazo de Corpereira. La Dimayor y de la Federación Colombiana de Fútbol son las entidades que se encargan de determinar si  recibe o no a un nuevo afiliado.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>