LOS OLVIDADOS EN CUARENTENA


Fuente: NuevoDía

Fuente: NuevoDía

Un tiempo de angustia y temor pasaron millones de personas al enterarse que un virus podría quitarles la vida en un abrir y cerrar de ojos. Esto no es ajeno a lo que viven perros y gatos sin hogar día a día, situación que aumentó después de una pandemia y  que transformó la vida de todos, hasta de los más indefensos, que no tienen ni voz, ni voto.

Para nadie es un secreto que la cuarentena del 2020 fue un golpe económico para muchos hogares colombianos, en las que cosas tan esenciales como alimentar a las personas que conforman el hogar, se complicaba cada vez más, y del mismo modo, el de las mascotas pertenecientes a estas. Así que, se comenzó a evidenciar una problemática social sobre el abandono de perros y gatos en el país, y  lugares como Pereira y Dosquebradas no corrieron la suerte de estar exentos a esta.

Aunque no existen cifras oficiales de los animales que fueron abandonados durante la cuarentena en estos municipios, se tiene la certeza que fue algo muy evidente para los ciudadanos de ambas ciudades, y no sólo eso, sino que también distintas clínicas y fundaciones veterinarias de estos dos municipios afirmaron que el abandono de animales domésticos aumentó considerablemente durante este tiempo y que, en repetidas ocasiones, a lo largo de la cuarentena,  las personas abandonan a perros y gatos en sus instalaciones. Por este motivo, se realizó una encuesta a 100 ciudadanos de estos municipios para conocer la opinión de los mismos frente a esta cuestión.

Stephany Loaiza, una de las organizadoras de la fundación EcoVida, menciona que es muy delicada la situación que se está viendo hoy en día con el tema del abandono de mascotas y la gran cantidad de animales que deambulan en la calle, ya que esto puede ser contraproducente tanto para la salud de los animales como de las propias personas a la hora de convertirse en un problema de salud pública por la propagación de enfermedades. En Pereira y Dosquebradas ,existen varias asociaciones que velan por la seguridad y la salud de estos animales sin hogar, ya que el índice de animales callejeros va aumentando cada año de manera alarmante.

En estos momentos de angustia, la fundación, EcoVida, se encuentra en proceso de construcción. “Los pocos recursos que tenemos, los debemos partir para suplir, tanto las necesidades de la fundación, como la de los animales. Además de eso, ya tenemos carta de desalojo del lugar y, por eso, es una de las razones por las cuales comenzamos la obra”, comenta Stephany Loaiza acerca de la situación actual de la fundación.

Andrés Steven Vásquez, ciudadano Pereira y amante de los animales, dice que se necesitan penas más duras para aquellas personas que maltratan o dejan abandonados a sus propias mascotas y que a la alcaldía le falta realizar acciones distintas a la esterilización y vacunación contra rabia de caninos y felinos, propone la implementación de hospitales veterinarios públicos para la atención de estos animales.

Esto es fundamental para la protección de un animal que esté en situación de calle, debido a que distintas personas quieren ayudarlos, pero por su poco presupuesto, no lo pueden hacer. Es el caso de Yesennia Castaño Marín, una trabajadora de servicios generales, quien encontró un gato dentro de su casa y decidió adoptarlo con sus cuidados básicos durante la cuarentena. Un día, al llegar de trabajar encontró a su gato en pésimas condiciones, “estaba re flaco, olía fétido, soltaba una baba verde”, buscó en internet, rápidamente, en dónde se ubicaban las veterinarias públicas de Pereira para que auxiliaran a su pequeña mascota.

“Encontré un lugar que supuestamente era público y gratis, era lo que necesitaba porque yo no tenía plata, cuando llegué allá me di cuenta que era mentira”, aclara Yesennia. En la misma veterinaria la atendieron y le dijeron que el gato tenía sida felino, una enfermedad contagiable para gatos por medio del contacto con sangre. Le explicaron que el gato se podía salvar, pero debía seguir en un proceso veterinario, el cual podría salirle muy costoso, “me dijeron que me donaban la eutanasia y yo tuve que tomar esa decisión. Lo peor es que me tocó irme con ese cuerpo hasta la casa para enterrarlo”.

Frente a esta cruda realidad que sufren muchos animales de la calle, en el mes de octubre, durante el confinamiento, el alcalde de Pereira, Carlos Maya, implementó un Sisbén, para aquellas personas que son, como lo reconoce él, de “condiciones económicas vulnerables”. Esto beneficiaría a familias que pertenecen a estratos 1 y 2 con servicios veterinarios para animales de compañía como perros y gatos, y medicamentos requeridos de manera gratuita. La atención se lleva a cabo en el Bioparque Ukumarí, que apoyaría esta causa, junto con dos universidades de la ciudad.

Steven Martínez, trabajador del Bioparque durante el 2020, menciona que, en medio de la pandemia, la tasa de abandono de animales en Pereira aumentó. Además: “Ukumarí siempre ha tenido un programa que se llama CBA, Centro de Bienestar Animal, que trabaja en compañía con la alcaldía, el cual apoya el bienestar de los animales domésticos. Ukumarí se estrechó en sus instalaciones para traer más animales, e incluso, montaron una sede en Cerritos, cerca de la plaza de toros, para atender adecuadamente a los perros y gatos de la ciudad”.

Creada en: Venngage

Cifras publicadas por la Alcaldía de Pereira que evidencian el avance obtenido por el programa.

 ***

“Siempre hace falta un albergue municipal o un hospital que apoye directamente a los más vulnerables”, estas son las palabras de Carlos Salgado, concejal del municipio de Dosquebradas hacia los animales callejeros. Él demuestra una clara compasión por estas mascotas, velando por sus intereses y cuestionando por qué no obtienen la ayuda suficiente y necesaria. En Dosquebradas, no se ha visto un cambio en cuanto a la protección de animales callejeros “la falta de voluntad política por parte del municipio de Dosquebradas es impactante”, recalca Salgado.

La protectora de animales del municipio de Dosquebradas se ha visto involucrada varias veces en posiciones que le quitan credibilidad a la hora de usar los recursos dados por el municipio en acciones externas a la del bienestar de los animales. Carlos agrega que se le ha dado mucha plata a la protectora y no se ha visto cambio absoluto. “De 800 a 1000 millones de pesos se le ha dado a la protectora de animales y no se ha visto ningún cambio por parte de ella, una tarea que ellos mismos no están delegando de la mejor forma ”, añade.

Ahora bien, la propietaria y administradora de la clínica veterinaria “El Granjero”, Eliana María Barco, en Dosquebradas, habla de las complicadas posiciones en las que se ha encontrado justamente en la época de crisis que estaba viviendo el país. “Tenemos casos registrados con las cámaras, donde vienen las personas, traen un perrito a peluquería, dejan datos falsos, y no regresan jamás. Hemos tenido también casos donde vienen enfermos, atropellados y sucede lo mismo, dejan datos falsos y no vuelven por ellos”.

Ella también expresa que uno de los casos que más le impactó y recuerda durante la cuarentena, fue el de un señor que frenó en frente de su veterinaria, abrió la puerta de su carro, lanzó en una caja a 3 cachorros y se fugó. Al ver esa situación, ellos como clínica, los rehabilitaron, les brindaron los medicamentos necesarios, los vacunaron y buscaron hogares adoptivos. Aunque no todas las veces es tan sencillo darlos en adopción, porque, al ser tan adulto, se dificulta más el proceso, las personas prefieren adoptar cachorros.

Eliana Barco, propietaria de "Clínica Veterinaria El Granjero"

Eliana Barco, propietaria de “Clínica Veterinaria El Granjero”

Manifiesta que la Alcaldía municipal debería hacer muchas más cosas por los animales de la calle, como las esterilizaciones gratuitas, y ofrecer otro tipo de vacunas, además de la antirrábica, que de igual forma son esenciales para garantizar una buena salud a todas las mascotas del municipio, como la parvovirosis, el moquillo y en el caso de los gatos la triple felina y la leucemia.

“Debemos de pensar que no todos los cachorros se van a quedar como cachorros, que ellos crecen,  que necesitan de igual manera condiciones de salud, de al alimento, de cuidados, de vacunas,  y bueno de la idea de cuando una persona piense realmente en tener una mascota, es de qué va a ser para toda la vida”.  Esto comenta Eliana María Barco, Gerente de la clínica, El Granjero, que además da unos tips y consejos para el cuidado de los peludos.

Por otro lado, César Alberto Ríos Mendieta,  médico veterinario zootecnista, que ocupa el cargo como referente del programa de Zoonosis de la Secretaría de salud municipal de Dosquebradas, explica que no tienen registros, ni ningún censo sobre los animales callejeros en Dosquebradas o en Pereira. El programa Zoonosis, en particular, se encargan de prevenir los riesgos y las enfermedades que pueden ser transmitidas de los animales al ser humano siempre desde el enfoque de la salud de las personas y en ese sentido atienden, principalmente a los animales domésticos, con el fin de evitar que ellos se enfermen y/o las personas.

De igual modo, considera que él, en particular, no se preocupa de que estos animales estén en las calles, ya que la misma comunidad, y en especial las personas de los barrios del municipio, acogen a estos perros y gatos en los barrios y les dan alimento. Asimismo, que no está de acuerdo con ningún tipo de SISBÉN para los animales en situación de calle, porque, como él lo afirma, “sería una alcahuetería para con las personas que quieren ahorrarse unos pesos y se aprovechan de este tipo de ayudas”.

Incluso, opina que no está de acuerdo con los cosos o los albergues municipales, ya que según él, “estos solo se dedican a coleccionar animales, que mantienen en jaulas, así que, prefiero que estén en las calles y que las personas les den amor y comida, a que estén encerrado en jaulas”

Foto tomada por: Mariana Ocampo

Foto tomada por: Mariana Ocampo

En contraste, ahora, el concejal Humberto García, dice que el concejo de Dosquebradas ha propuesto  al Gobierno Municipal que tenga un sitio oficial, que se cree un coso municipal en donde se puedan llevar animales de toda índole, prestando servicios veterinarios de calidad, pero que estas son acciones que deben de realizar otro tipo de funcionarios y que ellos legalmente no pueden hacerlo. Del mismo modo, dice que lo ideal sería tener unos comederos para los animales en situación de calle, pero en lugares específicos y seguros, con una supervisión especial, para evitar el envenenamiento o robo del alimento de los animales

Humberto, hace un llamado a la comunidad para que cuando vean cualquier acción en contra de los animales, estos denuncien al instante, teniendo en cuenta que para eso está la ley de protección animal, para que la gente proceda contra estas dolencias, ayudando con información a las autoridades que facilite el proceso pertinente contra estas personas.

Según la guía para manejo de denuncias en caso de maltrato animal, del Ministerio del interior de Colombia, la protección animal es un deber de rango constitucional, al que las entidades públicas y las personas que hacen parte de la ciudadanía deben acatar. La ley 1774 de 2016 hizo un cambio en el código penal y decretó como delito el maltrato animal. Los principios que fundamentan esta ley son tres básicos. El primero, es el de protección animal, que dice que “el trato a los animales se basa en el respeto, la solidaridad, la compasión, la ética, la justicia, el cuidado, la prevención del sufrimiento, la erradicación del cautiverio y el abandono, así como de cualquier forma de abuso, maltrato, violencia, y trato cruel”.

El segundo principio de bienestar animal, en el que se menciona que el responsable de los animales debe asegurar como mínimo:

1. Que no sufran hambre ni sed

2. Que no sufran injustificadamente malestar físico ni dolor

3. Que no les sean provocadas enfermedades por negligencia o descuido

4. Que no sean sometidos a condiciones de miedo ni estrés

5. Que puedan manifestar su comportamiento natural

Y, por último, el principio de solidaridad social, manifiesta que, “el Estado, la sociedad y sus miembros tienen la obligación de asistir y proteger a los animales con acciones diligentes ante situaciones que pongan en peligro su vida, su salud o su integridad física”. Adicionalmente, se expresa que se debe tomar parte activa en la prevención y eliminación del maltrato, crueldad y violencia contra los animales y denunciar todo acto que haga parte de esto.

Creada en: Venngage

García también hace una reflexión al respecto, opina que no es fácil para los animales que viven en las calles, puesto que cuando están enfermos muchas personas los repudian ya sea porque tienen sarna, tienen una lesión por algún accidente u otro tipo de cosas. Hace un llamado para recordarle a las personas que ellos no pueden pedir ayuda, que son animales, que sienten al igual que las personas, y la responsabilidad de todos, es ayudarlos y velar por su bienestar. “Los animales de la calle, como las personas, luchan por el diario vivir”, agrega.

Referencias:

Ministerio del Interior de Colombia

Integrantes: Andres Buitrago, Alejandro González, Nathalia Moreno y Mariana Ocampo.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>