Los Nativos de Caldas


Diversidad indígena del departamento de Caldas

Diversidad indígena del departamento de Caldas

 

Vivan los indígenas, vivan las comunidades y viva la fiesta de la memoria

Una problemática central de la sociedad actual constituye la falta de información manifestada sobre el reconocimiento de los indígenas. La negación de su identidad por parte del Estado, como del resto de la nación colombiana, representa un hecho de discriminación, exponiendo la violación de los pactos y convenios internacionales de Derechos Humanos. La invisibilización de los indígenas como individuos con derechos y como una manera diferente de ser y de ver el mundo, ha impedido que el país los reconozca jurídicamente y establezca políticas públicas e instancias de participación adecuadas para posibilitar su valoración y desarrollo. Lo anterior se expresa ante los limitados estudios científicos, de información general y sectorial adecuada, que permite una aproximación a la realidad que viven los indígenas.

A pesar de la escasa información recolectada sobre los indígenas en nuestro país, se encuentra el censo nacional producido por el DANE en el 2018, donde se determinó que la población indígena colombiana actualmente cuenta con 1.905.617 habitantes, provenientes de todos los pueblos, representando el 4,4% de la población total del país. Se muestra que actualmente existen 115 pueblos indígenas nativos en Colombia, diferente a la cifra proporcionada en el censo elaborado en el 2005, donde se identificaron 93. Los 22 pueblos adicionales corresponden a nuevos reconocimientos étnicos o pueblos indígenas en zonas fronterizas.

 

Los departamentos en los que se ubica la mayor cantidad de población indígena son La Guajira, con 394.683 habitantes; Cauca, con un total de 308.455; Nariño, cuenta con 206.455 habitantes; Córdoba, 202.621, y Sucre 104.890 pobladores. También se dieron a conocer las etnias con mayor número de miembros. La Wayuu cuenta con 380.460 habitantes, la Zenú comprende un total de 307.091; los Nasa 243.176, y Pastos 163.873 miembros. Estos pueblos concentran el 58,1% de la población indígena colombiana.

Le puede interesar: El aporte de los pueblos indígenas en la construcción del país.

La Constitución Política de 1991 reconoció los derechos fundamentales de los pueblos indígenas. En el 2009, Colombia apoyó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas. Con el Auto 004 del 2009, la Corte Constitucional ordenó al Estado, la protección de 34 pueblos indígenas en riesgo de desaparición por el conflicto armado. El expresidente Juan Manuel Santos firmó el Decreto 1953 de octubre del 2014, a partir del cual se crea el régimen especial para el funcionamiento de la administración de los sistemas de pueblos indígenas en sus territorios, mientras el Congreso promulga la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial que definirá las relaciones y la coordinación entre las entidades territoriales indígenas y los municipios y departamentos.

 

 

Caldas, la provincia de los Embera

El territorio para los indígenas constituye una base espiritual y una base material complementaria. Además de constituir el espacio que liga a generaciones mayores con los antepasados, donde se origina su propia historia e identidad; la tierra es considerada como pariente que da origen a la vida o espacio madre, por esto, se debe cuidar y proteger, siendo vital para las generaciones venideras. Por todo ello, se considera que el territorio vincula a los indígenas con el pasado y también con el futuro, les otorga sentido de unión y de supervivencia en un proceso encadenado de arraigo de identidad y pertenencia.

Los indígenas pertenecientes al departamento de Caldas hacen parte de los pueblos nativos que han habitado ancestralmente la orilla izquierda del río Cauca, entre las actuales ciudades de Anserma y Marmato. De los 27 municipios pertenecientes al departamento, 11 de ellos cuentan con resguardos y parcialidades indígenas tales como: Anserma, Belalcazar, Filadelfia, Neira, Riosucio, Risaralda, Supia, Viterbo, San José, Marmato y Palestina.

 

La diversidad del pueblo indígena asentado en Caldas se expresa particularmente en el ámbito cultural, contando con un aproximado de 68.000 habitantes y un total de 17 cabildos registrados, entre los cuales se encuentran los asentamientos de La Plata y Dachijoma, así como los resguardos de La Albania y Totumal, comunidades originarias de la región Chamí, quienes aún conservan su lengua madre, prácticas de jaibanismo, música y danzas. Estos asentamientos, parcialidades y resguardos luchan arduamente apoyados por “El Consejo Regional Indígena de Caldas” o CRIDEC, organización departamental encargada de defender los derechos de las comunidades del municipio. ”La Asociación de Cabildos Indígenas de Caldas”, también conocida como ACICAL, es otra organización comprometida con el fortalecimiento de los procesos político organizativos, administrativos y autónomos de los cabildos indígenas, apoyando, gestionando y ejecutando proyectos y acciones que permiten el desarrollo integral del pueblo Embera de Caldas. 

Vea también: Embera, conociéndonos para comunicarnos.

La mayor parte de la población indígena se concentra en el municipio de Riosucio, en los resguardos conformados en la época de la colonia, Nuestra Señora Candelaria de La Montaña, San Lorenzo, Cañamomo Lomaprieta y Escopetera Pirza. Durante el siglo XX los pobladores de estos resguardos primigenios migraron de la región del Chamí, o también llamada “Resguardo Chamí nueva población”. Las tradiciones y costumbres de estas comunidades indígenas se encuentran en un alto grado de vulnerabilidad; además, la permanencia del jaibanismo, la lengua Embera y el trabajo asalariado en las fincas ha generado un gran índice de discriminación, abandono estatal, pobreza extrema y asimilación cultural.

 

 

 

 

El español Jorge Robledo, en su libro titulado “Descripción de los pueblos de la Provincia de Anserma”, escrito en 1543, permite un acercamiento a algunas de las costumbres y creencias de los nativos de Caldas:

“Tienen en esta tierra los señores unos ídolos de madera, arreboladas las caras con muchos colores; tienen por fe lo que algunos indios hechiceros les dice; cuando algún indio está malo, llaman a estos hechiceros para que los cure y pronostique lo que ha de ser de aquel enfermo, y la cura que le hacen es ponerle las manos por donde tiene el mal, apretándole las carnes y chupándole, y soplan hacia arriba diciendo que en aquello que chupan les sacan el mal y lo echan fuera; ya estos hechiceros les dan muchas joyas de oro y otras cosas por esto que hacen. Tienen entendido del diablo, porque habla muchas cosas con ellos, que su padre es el que creó todas las cosas, así las del cielo como las de la tierra, y así se les aparece muchas veces en los caminos y en sus casas, y así como lo ven lo pintan”.

 

 Comunidades Indígenas

En el departamento de Caldas las comunidades indígenas manejan su estructura de gobierno propio, y diferentes formas de asociación, clasificando las comunidades indígenas de la siguiente forma:

  • Se considera como Resguardo a la comunidad indígena que es reconocida por el Estado, y posee título de propiedad colectiva sobre su territorio.
  • La Parcialidad es una comunidad reconocida por el Estado y con territorio pero sin titulación.
  • El Asentamiento es una comunidad con un reconocimiento débil por el Estado y sin territorio definido.

A nivel local las comunidades indígenas constituyen los Cabildos, considerado este como “la máxima autoridad político administrativa” legalmente reconocido por la Ley 89 de 1890 y posteriormente, ratificada por la Constitución Política Colombiana de 1991.

 

El Territorio Ancestral San Lorenzo es de origen colonial, el Oidor Lesmes de Espinosa y Saravia lo tituló el 22 de marzo de 1627, pero, se considera de origen republicano, ya que, los títulos originarios fueron destruidos en Anserma durante la Guerra de Independencia, y solo hasta el 18 de marzo de 1835 se expidió un nuevo título. El Resguardo fue reconocido en 1960 por medio del Decreto 1130 del 5 de mayo.

Su población actual es de 12.542 indígenas Embera Chamí, organizados en 21 Comunidades: Pasmí, Playa Bonita, Centro Poblado, Buenos Aires, Danubio, Lomitas, San Jerónimo, Blandón, Sisirrá, Bermejal, el Roble, Costa Rica, Tunzará, San José, Veneros, La Línea, Piedras, Honduras, Llano Grande, La Pradera y Aguas Claras.

La economía de este resguardo proviene principalmente del café, la caña, plátano y en menor medida de productos agrícolas de pan coger, minería artesanal, comercio, ganadería y especies menores. Sus sitios sagrados son el Cerro Buenos Aires, Cascada Pasmí, Agua Salada, Chunzua, Cerro Poolkas, Cerro Huacas, El Quinto Mojón, La Raya, etc.

 

La Parcialidad Dachi Joma se encuentra conformada por indígenas Embera Chamí, provenientes del departamento de Risaralda. Su comunidad se encuentran dispersa en los sectores de Galicia, El Lavadero y San Isidro. Sus costumbres se basan en los rituales de Benecuma y Dora, los cantos del Jaibaná, juegos autóctonos tradicionales como el tiro al arco y Bodoquera, sus artesanías son la cestrería, alfarería y bisutería.  

 

La Parcialidad Indígena de Cauruma, antes denominada Cerro Tacón, está ubicada en el municipio de Supía, Caldas. Se encuentra conformada por una población de 1756 personas del Pueblo Embera Chamí, organizadas en 12 comunidades, distribuidas en 282 hectáreas. Realizan rituales a la madre tierra, su gastronomía se basa en las tortas de bore, envueltos, maíz, chikichoke y estacas. Esta parcialidad se dedica a las artesanías, en la elaboración de aretes, collares, manillas, mochilas y zapatos.

 

 

El Resguardo Colonial Cañamomo Lomaprieta es uno de los más antiguos del país, fue creado mediante la cédula real, expedida por Carlos I de España y Carlos V de Alemania en Madrid, el 10 de marzo de 1540, esto fue ratificado en 1627 por el Oidor Lesmes de Espinosa y Saravia.

Está ubicado entre los municipios de Riosucio y Supía, en la Cordillera Central de la vertiente del río Cauca. Esta comunidad cuenta con una extensión territorial de 4.826 hectáreas y una población de 24.080 indígenas Embera Chamí, organizados en 32 comunidades, 20 de ellas ubicadas en Riosucio y 12 en Supía, en los sectores de San Pablo, Cameguadua, Brasil, Dosquebradas, Tizamar, Alto Sevilla, Bajo Sevilla, Santa Ana, San Marcos, Guamal, San Cayetano y Santa Cruz.

Las Comunidades cuentan con sitios de interés espiritual y cosmogónico para la armonización territorial y realización de rituales, entre ellos, el Carbunco, la Sinifana y Alto Morón. Su economía se basa en los cultivos de caña panelera y café, y en menor medida, cultivos de yuca, plátano, maíz y frijol, y, además, barequeo artesanal de oro, ganadería y artesanías. 

 

El Resguardo indígena La Albania está conformado por 380 personas del pueblo Embera Chamí, y cuenta con una extensión total de 91 hectáreas. Fue creado mediante la Resolución 035 de 1997, expedida por el INCORA. El resguardo se encuentra ubicado al sur Occidente del departamento de Caldas, en los municipios de Risaralda y San José, en el flanco oriental del valle del río Risaralda. Realizan los rituales de benecuma y paruka, sus juegos autóctonos son la vara de premio, chola, cerbatana, tiro al arco, sube y baja y bejuco. Su gastronomía se basa en los envueltos, mote, padachumaombuda y juika. Sus artesanías son las okamas, manillas, collares, callanas y los canastos.

 

 

La Parcialidad de Cartama se encuentra conformada por una población total de 1500 indígenas del Pueblo Embera Chamí, ubicada en el municipio de Marmato. La comunidad cuenta con el reconocimiento del Ministerio del Interior y de Justicia, a partir de la Dirección de Etnias y la Resolución N°0046 del 3 de mayo del 2012. Los juegos autóctonos de esta parcialidad son las canicas y la vara de premio. En su gastronomía encontramos los envueltos y chikichoke. Algunas de sus artesanías son la elaboración de mochilas y cestrería.

 

El resguardo Escopetera Pirza es una comunidad creada a partir de la compra indígena realizada a la española Catalina Gamonares en 1759. Se mantuvo sin reparto en propiedad privada hasta la década de los 50 en el pasado siglo, cuando fue disuelto por el Estado colombiano. Solo hasta el año 2003 el Instituto Colombiano de Reforma Agraria, también llamado INCORA, reconoció las demandas por la propiedad colectiva del territorio perteneciente a las comunidades indígenas, titulando una porción del territorio ancestral.

La economía de esta comunidad se basa principalmente en la agricultura, especialmente de caña, café y cultivos de pan coger, minería artesanal, pesca y comercio informal. Este resguardo se encuentra ubicado en los departamentos de Caldas y Risaralda, entre los municipios de Riosucio y Quinchía respectivamente, contando con una extensión territorial de 5.000 hectáreas y una población de 8.762 indígenas Embera Chamí, organizados en 28 comunidades de Riosucio, como lo son, El playón, Megial, Langarero, Trujillo, Florencia, Agua Bonita, Jagüero, El Carmelo, Alto Bonito, Quimbaya, San José, Pirza, El Olvido, San Antonio, El centro poblado de Bonafont, Claret, Juan Díaz y Buenos Aires.

La Corte Constitucional rechazó el amparo del derecho fundamental a la consulta previa de los indígenas, y progresó con el desarrollo del proyecto sobre la infraestructura vial “Conexión Pacífico”, esto afectó el territorio del resguardo y provocó la desaparición de las comunidades de Langarero y el Playón, y puso en riesgo el Jagüero y Trujillo.

 

 

La Parcialidad Indígena de La Trina se encuentra ubicada en el municipio de Supía, contando con una población de 1541 personas pertenecientes al pueblo Embera Chamí, y una extensión territorial de 319 hectáreas. Esta parcialidad se encuentra organizada en 7 comunidades de municipio. Cuenta con el reconocimiento del Ministerio del Interior y de Justicia, mediante la Resolución 0041 del 24 de junio del 2009. Desarrollan ceremonias de limpieza al territorio y sanación. Los juegos autóctonos de esta parcialidad son las canicas, lucha libre y encostalados. Su gastronomía es diversa, tales como los envueltos, el sancocho y chikichoke. Realizan canastos, collares y mochilas.

 

La parcialidad indígena La Soledad se encuentra ubicada en el municipio de Filadelfia, a la margen izquierda del río Cauca. La comunidad posee un territorio total de 31,9 herctáreas, y se encuentra conformada por una población de 122 indígenas Embera Chamí, provenientes de las comunidades indígenas de Riosucio y Supía. Actualmente la parcialidad cuenta con el reconocimiento del Ministerio del Interior y de Justicia, a través de la Dirección de Etnias, a partir de la Resolución N° 0046 del 3 de mayo del 2000.

 

 

La Parcialidad indígena Ambacheke, es una comunidad conformada por 140 indígenas del Pueblo Embera Chamí. La población se encuentra dispersa en el municipio de Palestina, aunque con mayor concentración en la Vereda La Plata. El Ministerio del Interior y de Justicia, a través de la Dirección de Asuntos Indígenas, Minorias y Rrom, otorgó el reconocimiento a su parcialidad mediante la Resolución 0062 del 22 de junio del 2015.

 

El asentamiento indígena Damasco se encuentra conformado por 142 indígenas pertenecientes a los Embera Chamí, ubicado en el municipio de Neira, Caldas. Su proceso organizativo inició el 17 de junio del 2006, gracias al apoyo del Consejo Regional Indígena de Caldas, con el fin de fortalecer la organización y luchar por la seguridad jurídica de las tierras recuperadas y su propósito de avanzar en el reconocimiento de las mismas.

 

 

El Resguardo indígena Nuestra Señora Candelaria de La Montaña, es de origen colonial, creado el 15 de marzo de 1627 por Lesmes de Espinosa y Saravia, oidor de la Real Audiencia de Santafé de Bogotá, siendo delimitado el 14 de agosto de 1759 por el virrey José Solís Folch de Cardona.

Se encuentra ubicado en jurisdicción del municipio de Riosucio en Caldas, contando con una extensión territorial de 20.300 hectáreas, de las cuales, 3.600 son propiedad de la empresa Smurfi Cartón de Colombia, y otras propiedades aún por identificar de empresas mineras y aguacateras.

Su población total es de 17.506 habitantes Embera Chamí, en 57 Comunidades distribuidas en las siguientes zonas:

  • Zona Fría: El Oro, El Rosario, El Rubí, Getsemaní, La Antioqueña, La Arboleda, La Robada y Llano Grande.
  • Zona Oriental: Barranquilla, Cabarga, El Limón, La Cabaña, La Esperanza, La Florida, La Palma, Las Estancias, Travesías y Ubarba.
  • Zona Centro: El Jardín, El Salado, La Candelaria, La Floresta, La Zulia, Las Minas, Las Partidas, Los Chancos, Pueblo Viejo, Salida al Oro, Samaria, Santa Cecilia, Santa Inés y Tumbabarreto.
  • Zona Ibá Suroccidente: Aguacatal, Alto Imurrá, Alto Medina, Bajo Imurra, El Edén, El Jordán, El Mestizo, El Nevado, El Rebaño, Los Andes, Candelaria Urbana, San Nicolás, Vista Hermosa, Nueva Granada, Hispania y el Carmen.

La explotación agrícola es la principal fuente económica de la población. Sus principales productos son el café y el aguacate hass, también, la ganadería y los productos de pan coger, como los cultivos de pino y eucalipto, propiamente de la empresa Smurfi. Y sus cerros tutelares son Carbunco, Sinifana y Alto Morón.

 

El asentamiento indígena Dachi Drua está formado por 172 habitantes, pertenecientes al pueblo Embera Chamí. La comunidad está ubicada en la vereda la Ciénaga, del municipio de San José, Caldas. Las familias, ya que no cuentan con territorio ancestral, pese a ello, conservan su lengua materna, el Embera Bedea, el tejido, las danzas y el Jaibanismo. Sus rituales son el benecuma y paruka.

 

 

El Asentamiento Indígena Bakurukar se encuentra ubicado en el municipio de Viterbo, y está conformado por 249 habitantes provenientes del pueblo Embera Chamí de Caldas y Risaralda, Embera Katio y Yanacona. La población se encuentra dispersa, ya que no cuenta con un territorio propio, y debido a esto, la concetración comunitaria se realiza en la Finca Santa Helena.

 

El Resguardo indígena Totumal fue creado el 26 de noviembre de 1996, por medio de la Resolución 065 del INCORA. Los habitantes se encuentran ubicados al suroccidente del departamento de Caldas, jurisdicción del municipio de Belalcázar en las veredas de Águila y La Pampa. Actualmente cuenta con una extensión de 53 hectáreas y una población de 810 personas. Sus habitantes conservan las prácticas y tradiciones propias Embera Chamí, como su lengua materna y el Jaibanismo.

 

 

Esta Parcialidad está conformada por indígenas Embera Chamí, provenientes del departamento de Risaralda, los cuales se encuentran ubicados en el municipio de Filadelfia, en núcleos familiares dispersos, debido a la falta de un territorio propio. Esta comunidad fue reconocida por el Ministerio del Interior y Justicia, y la Dirección de Etnias a partir de la Resolución 0061 del 22 de junio del 2015.

 

La Parcialidad Indígena Ansea es una comunidad organizada desde el 2000 en el Consejo Regional Indígena de Caldas. Actualmente se encuentra conformada por 125 Emberas Chamí en un territorio de 25,5 hectáreas. El corregimiento se encuentra ubicado en la vereda El Consuelo, del municipio de Anserma, y actualmente cuenta con el reconocimiento del Ministerio del Interior, mediante la Resolución N° 092 del 30 de julio del 2010. 

 

Le podría interesar: Caracterización del pueblo indígena Embera Chamí.

 

 

Los Chamí, Katíos, Dobidas, y Eperara siapidaras, comparten algunos rasgos que les permite una base de identidad étnica común, como los son su idioma, la tradición oral, el jaibanismo, la organización social, y la reciente participación a través de organizaciones regionales. Los indígenas ‘Embera’, palabra que en su idioma significa ‘gente’, pertenecen al grupo de los Chocoes. 

Los Embera Chamí se caracterizan por su continua resistencia a las incursiones conquistadoras hasta el siglo XVII, cuando la mayoría de los pueblos huyeron hacia las selvas. Este pueblo se destaca por la dispersión de sus asentamientos ubicados sobre las cuencas de los ríos, en donde han desarrollado por cientos de años una cultura adaptada a los ecosistemas de selva húmeda tropical. Su organización política recae en el cabildo, figura que a pesar de ser esencial para las relaciones externas de la comunidad, no ha desplazado el poder de las autoridades tradicionales para establecer formas de control social. Al igual que para los demás grupos Emberá, el Jaibaná, hombre o mujer, tiene una función de gran importancia en el manejo de la vida mágico-religiosa del grupo. Más de 67 mil indígenas Embera hacen parte del departamento de Caldas.

 

 

El auto 004 de 2009 de la Corte Constitucional señala que el conflicto armado es el principal factor de riesgo de la existencia de los pueblos indígenas y la principal causa del desplazamiento, pero que a éste, subyacen otras causas principales como son: los conflictos en torno a la tenencia de tierra, la disputa de las tierras a los indígenas por diversos actores y la falta de legalización de muchos territorios; así como, procesos territoriales y socioeconómicos vinculados con intereses externos. Estos intereses son: el desarrollo de actividades económicas lícitas o ilícitas, especialmente la de cultivos y actividades vinculadas al narcotráfico y las fumigaciones, la explotación ilegal de recursos naturales como la madera, monocultivos agroindustriales y minería, por actores económicos privados o por grupos armados, o en alianza entre ambos.

La Corte señaló que la vulnerabilidad de los pueblos indígenas también obedece a situaciones estructurales preexistentes de pobreza extrema, inseguridad alimentaria, falta de atención en salud y abandono institucional, en medio de las cuales deben soportar los peligros inherentes a la confrontación, y la realización de obras o proyectos de infraestructura por el Estado, como represas, carreteras y bases militares, con graves impactos sobre sus territorios y sus vidas, y sin siquiera realizar la consulta previa en los términos que ordena la ley. La Corte verifica que éste tipo de proyectos causan graves daños a los sistemas de vida de las comunidades y a sus territorios, generando problemas alimentarios que se expresan en muertes por desnutrición.

 

Webgrafía:

https://www.bcnoticias.com.co/el-departamento-de-caldas-tiene-67-mil-indigenas/#:~:text=67%20mil%20ind%C3%ADgenas%20hacen%20parte,en%20resguardos%2C%20parcialidades%20y%20asentamientos.

https://www.caldas.gov.co/index.php/prensa/noticias/1506-reconocidas-comunidades-indigenas-y-negras-de-caldas

http://www.sinic.gov.co/SINIC/ColombiaCultural/ColCulturalBusca.aspx?AREID=3&SECID=8&IdDep=17&COLTEM=216

https://sites.google.com/site/paisajeculturalejecafetero/home/comunidades-indigenas

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook