El único bien, de los periodistas


Por: Juan David Jiménez

 

En el marco de la labor del comunicador social periodista, existe una ética asociada simultáneamente con la leyes que nos conglomeran como civilización. Es decir, la ética del comunicador debe incluir las normas universales de nuestra sociedad, ya que debe estar en función de ellas, debe ser un supervisor, y en nuestro caso especifico el perro guardián de la democracia.

La ética es el valor de seguir las normas que hacen bien al semejante, es discernir con transparencia y actuar con rectitud, es un valor que se encuentra (o no) en todas y cada una de las acciones del los seres humanos, está inmersa en ámbitos familiares, políticos, económicos y laborales, dándole a cada uno de estos un uso y relevancia de talla.

Ahora bien, la importancia que tiene la ética asociada a las acciones laborales, depende enteramente de la labor desempeñada; en el caso de los comunicadores y periodistas, ésta hace parte entrañable del ejercicio, ya que, encontrar y divulgar la verdad es un trabajo, solo legitimado por unas acciones empapadas de ética.

La responsabilidad laboral de un comunicador tiene delimitaciones infinitas, puesto que sus acciones tienen consecuencias que atraviesan muchas instancias y personas, perjudicando o por el contrario exaltando un contexto político o social. Por ejemplo, imaginémonos un reportero noticioso de un periódico local (en donde la cantidad de lectores es relativamente poca). Un día por despiste y haciendo caso omiso a su ética, decide publicar una noticia no corroborada, la cual termina siendo falsa; las consecuencias son perjudiciales en varios aspectos, pues además de calumniar al personaje de la noticia, comete una grave falta con la verdad y con el periodismo, afectando igualmente la imparcialidad y veracidad del medio, por supuesto éste es sólo un caso a pequeña escala.

El comunicador social – periodista, Ricardo Corredor Cure, en una conferencia para la Universidad Católica de Pereira dijo que “la importancia de la ética no es un tema trasversal, sino lineal” refiriéndose al carácter categórico, transparente y objetivo de la ética en lo concerniente al periodismo, pues los derechos humanos han trazado una línea de referencia para catalogar las decisiones y acciones correctas. En resumidas palabras, el marco de los derechos humanos debe ser la guía para tomar decisiones (2014).

En ese orden de ideas, el tema de la ética se vuelve tan importante como la libreta de un reportero, o la cámara de un camarógrafo, se convierte en una herramienta indispensable para concebir el ejercicio de un comunicador.

Concluyendo, un comunicador o periodista sin ética, es un profesional mediocre, corriente y sin el más grande bien; Corredor Cure a propósito señaló “lo que tiene un periodista en el fondo… es su ética”, ya que sin ella no podrá defender el objeto vital: la verdad”.

 

Referencias bibliográficas:

Corredor R. (2014). Conferencia sobre las implicaciones de las redes sociales y la tecnología en el ‘nuevo periodismo’. Universidad Católica de Pereira.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Comparte la publicación
Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInShare on Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>